Moción de censura

hernandez-mancha
El PP ha arrojado a los mentideros políticos la idea de que este partido político está valorando la posibilidad de presentar una moción de censura contra el gobierno de Rodríguez Zapatero.

La moción de censura se encuentra regulada en el artículo 113 de la Constitución y en los artículos 175-179 del Reglamento del Congreso de los Diputados. El modelo que se siguió en nuestro proceso de elaboración del texto constitucional optó por incorporar el establecido por la Ley Fundamental de Alemania, conocido como “moción de censura constructiva”.

La “moción de censura constructiva” se diferencia de la simple moción de censura en que su presentación requiere la presentación de un nuevo candidato a la Presidencia del Gobierno y su aprobación implica la investidura automática del candidato propuesto en la moción presentada.

La consecuencia de esta diferencia es que en nuestro sistema apoyar una moción de censura implica no sólo censurar al Presidente, sino dar la investidura al nuevo candidato. Es más fácil reunir los apoyos para una censura sin investidura, que para una censura con investidura.

La “moción de censura constructiva” buscaba y consigue dar estabilidad a los gobiernos en épocas de gobiernos minoritarios en los que esta arma parlamentaria puede ser utilizada simplemente para desgastar al partido en el gobierno, el cual tendría que formar nuevamente gobierno, ya que probablemente sea el único capaz de reunir los apoyos suficientes para una investidura.

Una posible moción de censura presentada por el PP cuenta ya con los votos en contra del PSOE (169), ERC (3), IU (2) y BNG (2), lo que supone la mayoría absoluta del Congreso (176), a los que se les podría añadir los votos en contra o las abstenciones de Nafarroa Bai y de UPyD. Al requerirse mayoría absoluta para la aprobación de la moción de censura una abstención tiene la misma consecuencia que un voto negativo.

La posición de PNV y CiU, muy rebotados con el PSOE de Zapatero por la pérdida de los gobiernos de Euskadi y de Catalunya, será curiosa, ya que ambos estarán deseosos de devolverles la patada a Zapatero, pero eso implicaría apoyar al PP, que si bien es al menos tan de derecha como ellos, mantiene una posición enormemente hostil hasta el día de hoy hacia los nacionalismo periféricos. Aunque la primera legislatura de Aznar (1996-2000) demuestra que nada es imposible en la política española.

Presentar una moción de censura perdida de antemano es una estrategia que el PP ya empleó con Hernández Mancha y el PSOE contra Adolfo Suárez. Los resultados fueron variables: el PSOE logró la mayoría absoluta más grande de nuestra historia democrática y Hernández Mancha perdió al poco tiempo el liderazgo popular.

Es probable que la moción de censura no sirva para otra cosa que para unos días de atención mediática centrada en el Congreso y para generar una profunda insatisfacción entre los proponentes y sus votantes, por no decir nada sobre las repercusiones que tendría en el “liderazgo” de Rajoy.

Éste tendrá que ver realmente la oposición que tiene entre los suyos no tanto entre los pocos que dirán “no” se presente la moción, sino entre los que la apoyan con poco entusiasmo, los que lo hagan por la unidad del partido o los que simplemente guarden silencio; serán estos los que le pidan cuentas tras el rechazo de la censura.

11 comentarios en “Moción de censura

  1. De acuerdo con la esencia,sobre todo con lo del liderazgo de Rajoy. Lo que me pregunto es cómo resistirá el Gobierno los embates de la oposición, especialmente del PP, a tenor de la situación económica imperante, aunque ya se evidencian tímidos signos de recuperación.
    Asimismo, el gobierno de Zapatero adolece de una preocupante incapacidad para comunicar sus logros. Un defecto que urge borrar, cuanto antes.

  2. Me gustaría que el señor Centeno evidenciara los “tímidos signos de recuperación”, sobre todo porque no todos sabemos de economía.

    Respecto al asunto central, es irreal plantear seriamente una moción de censura, no porque no deban los unos o porque no se lo merezcan los otros, sino porque como bien apuntas, las matemáticas están hechas.

  3. Yo creo que no es comparable la moción de censura de Felipe contra Suárez que la de Hernández Mancha contra Felipe, cuando este tenía más de 190 diputados.
    En todo caso, creo que esta se parecería más a la de Suárez-Felipe, sólo que con una gran diferencia, si el líder opositor es fuerte, lo puede hacer presidenciable, si es débil, como en este caso, yo creo que le defenestra.

  4. Geógrafo, la moción de censura tiene otras consecuencias políticamente más interesantes desde el punto de vista del PP:

    1) Se celebra un largo debate en que el Congreso se convertirá en un circo mediático, con todos los focos apuntando hacia el Presidente del Gobierno y su soledad política.

    2) Los defensores de la moción cuentan con un tiempo de palabra ilimitado para argumentar los motivos que les llevan a presentarla. Luego, el candidato propuesto, cuenta con tiempo ilimitado para presentar su programa de gobierno alternativo.

    3) El debate que se genere nos mostraría a todos los grupos criticando al PSOE, atacándolo abiertamente, y desgastándolo ante la opinión pública. El hecho de que ERC o PNV diga que no votará por Rajoy no pillará por sorpresa a nadie, pero el nivel de crítica que puede recibir el Presidente sí abrumaría a muchos.

    4) El término “moción de censura” evoca, irremediablemente, la sensación en el ciudadano de que el Gobierno está en problemas. Es una operación de desgaste que en plena crisis puede dar sus frutos.

    Al final, el ciudadano medio se quedará la sensación de que el Gobierno se ha salvado por los pelos, que todos el mundo le ha dado por todos los lados, y que estamos en plena crisis.

  5. Mario, se venderá ante todo el resultado. Si para medir el apoyo al gobierno se utiliza la moción de censura, puede salir “el tiro por la culata”. Yo recuerdo la moción de Hernández Mancha y sí tuvo seguimiento mediático y consecuencias funestas para el proponente.

  6. En Catalunya Maragall hizo lo mismo con Pujol y no le fue mal. Creo que los ciudadanos son conscientes que no van a ganarla, pero te da protagonismo durante unos días. El problema es Rajoy: si fuera una persona que se presentara por primera vez, aire fresco, tendría mucho sentido en un contexto como el actual.

  7. A lo mejor el candidato a sustituir a ZP no es Rajoy sino un mirlo blanco tipo Duran que se comprometa a hacer ellecciones en Otoño… Por ahí van los tiros… Y a lo mejor a IU no le importaba ir a las elecciones (peor no le puede ir) y saldrían las cuentas

  8. yo estoy con Mario. esa era mi idea inicial. pero veo que en el Pp o en el electorado se prefiere la idea de las elecciones anticipadas.

    lo q dice Mario está claro. una moción de censura es una mala noticia para el Gobierno. y una oportunidad de presentar un plan alternativo de gobierno. no se trata de la moción de Hernández-Mancha, de un partido débil al que le faltaba la pata del Cds (y el prestigio de Suárez) contra un gobierno del Psoe por segunda vez elegido por mayoría absoluta a pesar de los males domésticos q ya se podían vislumbrar, pero tras la exitosa entrada en la Comunidad Europea, y la permanencia en la Otan.

    se parecería más bien a la de González contra Suárez, aunq en realidad hay cosas importantes que las distinguen.

    y aquí es donde hay q calcular muy bien si se presenta, cómo se presenta, con qué consecuencias, y con qué respuestas a dichas consecuencias.

    1ª escena: se presenta la moción para ganarla, aunque no sé cómo. según he leido, el presidente investido sería Rajoy, que no sé si gobernaría por 2 años o más. si solo fuera por dos años, el PP presentaría otro candidato en 2012 para sacar la mayoría absoluta tras las políticas que en estos dos años nos sacaran realmente de esta catástrofe económica e institucional.

    2ª escena: se presenta la moción de censura sabiendo que está perdida de antemano, pero como el más importante reclamo de publicidad para castigar a un gobierno que ha sido anticonstitucional (estatutos, memoria histórica) y antieconómico (omisión en el cambio de modelo productivo cuando la economía iba mejor q bien, y destrozo de la poca economía que había cuando la crisis, que antes se había negado y renegado) a un tiempo. de paso, la moción de censura subrayará otros puntos esenciales, sin los cuales las pequeñas medidas concretas o la misma sentencia del Tc sobre estatuto, aborto, etc., pueden quedarse en nada. esto es, se planteará la reforma laboral y sindical profunda y amplia pendiente desde los años 80; la reforma educativa profunda y amplia dado el fracaso anunciado de la ley del 90; se planteará la reforma electoral para ahuyentar el decisionismo de partidos nacionalistas que no pueden representar el interés general; se planteará la reforma administrativa, la del suelo urbanizable, la municipal, y la de la Justicia.

    dado que la escena 1ª resulta hoy mismo muy improbable, analizaré la 2ª.

    es muy posible que en línea con su discurso y tanto más sabiendo que está perdida de antemano el Psoe reproche al PP que presenta una moción no constructiva, destructiva, anti-patriota, apocalíptica, negativa, etc. y con eso se conformará.

    la respuesta es clara: se presenta como medida de presión para que el gobierno convoque elecciones, medida constructiva donde las haya para acabar con estos años perdidos. se presenta para decirle al pueblo la verdad, que ni siquiera este recorte del gasto se ha hecho bien ni servirá para nada (simplemente algunos se han hecho más pobres) cuando en cambio el PP tiene una alternativa completa de gobierno.

    la moción puede plantearse ahora en verano o durante el curso q viene, en otoño, cuando los datos del paro, etc., vuelvan a ser los previsibles, y más si se sube el Iva, a pesar de lo esperable del verano en el tema del empleo (puede subir el empleo, pero como todo será más caro, no subirá el PIB, lo cual acabará provocando más destrucción de empleo: incluso subiendo, necesitaría hacerlo a más de un 2% para crear empleo, según dicen, y no vamos a esperar al 2000nunca cuando podemos hacerlo ya).

    obviamente, la moción se pierde. ¿qué hace Rajoy? convocar un congreso del PP antes o después de las municipales y proponer a Ruiz-Gallardón como su sustituto, incluyendo el escaño de diputado. hay un mínimo de debate interno. Fraga deja la presidencia de honor y se la deja a Rajoy. ya no cabrá más que preparar las generales con la intención de ganarlas por mayoría absoluta sea cual sea la participación, y sin oscuro 23-F de por medio, como fue el caso de las fechas posteriores de la moción de González a Suárez. ¡nueva era!

    nota: en cualquier caso, haya o no moción, que además depende de cálculos del tipo elecciones autonómicas en Cataluña, trajes y caballos, etc., propongo una manifestación económica por primera vez en España, reverso de las huelgas generales que los sindicatos no harán, y si hicieran, no en beneficio de la economía. esto es mucho más fácil que la moción y se puede hacer ahora en verano, acaso como un aperitivo de la moción de censura y con gran repercusión mediática también.

    saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s