Un año de incomunicación política

sala-de-prensa-moncloa
Cuando terminó el proceso electoral hace más de un año, escribí una entrada sobre lo que a mi juicio debía cambiar en la comunicación política del gobierno, la cual era, en mi humilde opinión, uno de los lastre del gobierno de Zapatero.

A los tres meses escribí algo, a los seis meses volví a hacerlo y ahora me gustaría hacer una revisión empleando los mismos puntos que expuse en la entrada de hace doce meses.

1) La comunicación política es una obligación del Gobierno y un derecho de los ciudadanos.

Muchas veces no se saben las posturas del gobierno, ni sus argumentos y los motivos de sus decisiones. El gobierno da la impresión de que está encerrado sobre sí mismo con miedo a sacar la cabeza públicamente.

Una comunicación rápida y fiable es un presupuesto para que haya confianza por parte del ciudadano, siendo la confianza en este periodo de crisis más necesaria que nunca.

Quien calla por temor a errar no provoca ninguna confianza. Quien cuando habla dice cosas tales como que le gustaría ser “ex ministro”, menos. El silencio y las ocurrencias no son ni lo que el país necesita ni siquiera lo que le conviene al gobierno.

2) Dirección de la comunicación política desde La Moncloa.

Parece que el nombramiento de una nueva secretaria de Estado de Comunicación no ha cambiado casi nada respecto a lo Moraleda hacía o no. Una de las diferencias que encuentro es el lanzamiento en tropel de ministros a las televisiones en determinadas ocasiones y el acierto de que Zapatero fuera entrevistado el día que dimitió el ex ministro Bermejo.

De todas formas tengo la impresión que no existe una dirección única en materia de comunicación y que cada uno de los principales actores del gobierno y del PSOE viene haciendo lo que le parece bien. La impotencia para contrarrestar los ataques a Touriño durante la campaña gallega es un síntoma de la poca capacidad de los socialistas para movilizarse totalmente cuando hay más de un frente.

3) La comunicación política no es un elemento adjetivo de la actividad del Gobierno.

Buena parte de las actuaciones del gobierno respecto a la crisis son ignoradas por los ciudadanos, hasta el extremo de dudas de que el gobierno esté haciendo algo al respecto. Sería fácil decir que la culpa es de los ciudadanos, pero lo cierto es que la responsabilidad principal de comunicación depende del gobierno. La agrupación de todas las medidas en el Plan E llegó tarde.

4) La comunicación política de todos los ministerios y los organismos del Gobierno de España tienen que encontrarse coordinados.

La coordinación de todos los ámbitos gubernamentales es imprescindible y lo que ha pasado entre Defensa y Asuntos Exteriores a propósito de la retirada de las tropas en Kosovo es una muestra de que ésta no se está dando en el grado suficiente. Aunque realmente ahora el problema es la inanidad.

5) Es imprescindible que sea el Gobierno el que marque la agenda.

En la pasado legislatura el gobierno se dejó marcar la agenda tanto por los defensores de la teoría de la conspiración, los gobiernos autonómicos que querían reformas estatutarias o el mismísimo PP. En esta legislatura el gobierno se movido por cada dato económico que sale, deseando que un día el temporal escampe. Sigo pensando que el lunes no es el día de la semana para planificar la estrategia.

6) El Gobierno debe celebrar continuas ruedas de prensa, ser él quien alimente de noticias a los medios.

Si los lunes no me parecen el día para planificar la estrategia, los viernes (tras el Consejo de Ministros) no lo son para celebrar el principal acto mediático de la semana. El sábado y domingo desciende tanto el número de informativos en radio y televisión (que tienen mucha más audiencia que la prensa escrita) como el seguimiento de los que hay. Mandar tu mensaje el viernes y esperar a que se repita durante el fin de semana es querer estrenar una canción a las cuatro de la mañana.

7) Dejar de utilizar al Secretario de Organización del PSOE como portavoz oficioso del Gobierno.

Como dije hace un año y he repetido en otras ocasiones no creo que Pepe Blanco sea la persona adecuada para dar el mensaje de los socialistas en el día a día. Hay otros políticos socialistas que no generan tanto rechazo y que tienen un tono más creíble y producen una mayor confianza. Además de todo ello supone desaprovechar la ventaja que da hablar desde La Moncloa.

8) Comunicación modulada según circunscripciones.

Esto es más importante que nunca. Una de las medidas más importante del gobierno ha sido el “Fondo de Inversión Municipal”. Teniendo en cuenta que se les ha inyectado mucho dinero para inversiones a los ayuntamientos, del cual carecían, para rociar el país de dinero en infraestructuras, es necesario que el gobierno comunique y capitalice esa inversión y que no quede como mérito único de los alcaldes, muchos de otros partidos.

7 comentarios en “Un año de incomunicación política

  1. Es curioso se me había olvidado que teníamos un Portavoz del Gobierno y creo que tienes toda la razón del Mundo Zapateros hace aguas últimamente en la imagen que proyecta, a pesar de errores que no son de forma sino de fondo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s