Ser de izquierda. La cuestión de aborto

facebook
Hoy me ha llegado a mi cuenta en Facebook una invitación a unirme a un grupo que pide la expulsión del PSOE de Joaquín Manuel Montero, concejal socialista de la localidad sevillana de Paradas y miembro del Comité Federal del PSOE. Se pide su expulsión por haber asistido a la manifestación “pro vida” del pasado día 19 en Madrid. De camino se le espetan los insultos de “machista” y de “fascista”.

No considero que ésta sea la forma de tratar la diversidad de opinión dentro del PSOE en esta materia, y más cuando los órganos del partido no han tenido la oportunidad de debatirlo y aprobarlo, constando únicamente en el 37 Congreso el apoyo a que una comisión de expertos estudiase una posible reforma legislativa.

Nunca he comprendido porqué la consideración favorable al aborto se excluye de los que es ser de izquierda. Como en esta semana nos han enseñado en La Moqueta Verde no está tan claro que los que se posicionan en el centro y en la izquierda del espectro político manifiestan serias dudas contra las posiciones oficiales de los partidos de izquierda acerca del aborto. Si se preguntase a la militancia de estos partidos más de uno se llevaría una sorpresa mayúscula.

Del uso de “machista” y de “fascista” solamente me gustaría decir que el abuso y el mal uso de determinadas palabras puede vaciarlas de significado y de fuerza, además de denotar cierta posición dogmática, que me parece poco deseable.

Mensajes presidenciales

adolfo-suarez
En Francia y en los Estados Unidos es normal ver a sus presidentes dirigirse a la Nación en mensajes institucionales, además de las declaraciones públicas y las ruedas de prensa (claro que son también Jefes de Estado). En España se perdió la costumbre de este mensaje institucional, prácticamente acabada la “transición”.

El último discurso televisado con trascendencia fue aquel, repetido tantas veces, el en que Adolfo Suárez comunicada a los ciudadanos su dimisión como Presidente del Gobierno. Desde entonces de este formato solamente pervive la tradicional alocución navideña del Rey.

No sé si sería hora de retomar este medio y que el Presidente se dirigiese directamente a todos los españoles, durante unos minutos, para transmitir un mensaje determinado y que este mensaje llegase sin mediaciones, ediciones u opiniones.

Un mensaje emitido a la misma hora por todas las cadenas de televisión y de radio, como se hace con el mensaje navideño del Rey, sería un instrumento privilegiado para que el Gobierno dijese a los españoles qué está haciendo en esta crisis económica, cuáles son sus planes y qué sacrificios tendríamos que aceptar todos.

Ya sé que algunos dirán que para eso están las Cortes. Es probable que estén en lo cierto, pero el debate en el Congreso o en el Senado puede tener características más técnicas y menos políticas sobre las medidas que se piensan adoptar. Es imprescindible que la Presidencia hable directamente a los españoles y plantee cuáles son los objetivos del gobierno, la forma en la que los quiere alcanzar y, sobre todo, que el mensaje no se pierda en reproches oportunistas o demagógicos.

Soledad y transición

benedicto-xvi
La publicación de la última carta del Papa Benedicto XVI, a todos los obispos católicos, ha desatado muchos rumores y especulaciones que han trascendido el oscuro medio de los vaticanistas. Nunca había leído a un Papa una crítica tan amarga del cerrado mundo que le rodea y clamando públicamente por su incomunicación respecto a la sociedad.

No es extraño esto que está sucediendo. Más allá de los problemas de comunicación del Vaticano, que tiene mucho que ver con sus mensajes, y de la incapacidad de escucha que esta organización tiene, paralizada y cerrada sobre sí misma,

Moviéndonos únicamente en un plano de interpretación política todo esto de lo que se queja el Papa y que los medios de comunicación reproducen y analizan, es consecuencia tanto de las circunstancias de su elección y de la misma elección de su persona.

El Cónclave de 2005 se rigió por unas normas nuevas. Si pasado determinado número de votaciones nadie obtenía los dos tercios requeridos, se pasaba a requerir únicamente mayoría absoluta.

La mayoría reforzada estaba destinada a que el elegido contase con el apoyo, al menos en la última votación, de un número fuertemente representativo, eliminando la posibilidad de elegir a alguien al que respaldase una mitad y otra que no lo hubiera hecho. El hecho de que cupiese, en un momento dado, la elección por mayoría absoluta quitó incentivos para llegar a un consenso, de forma que la mayoría conservadora mantuvo su candidato a la espera que el resto se le uniera para terminar lo antes posible una elección ya cerrada. Benedicto XVI ha cambiado las normas una vez elegido.

El segundo elemento es la persona elegida. Joseph Ratzinger había sido uno de los hombres fuertes de Juan Pablo II, no había dejado muchos amigos por todo el mundo, ni tampoco en el propio Vaticano, más dado a las formas moderadas de la Curia que a las decisiones cerradas y autoritarias del polaco y del alemán. Sin el carisma del primero, el temor hacia el segundo pierde fuerza, pues como bien decía Maquiavelo lo mejor es que el Príncipe sea que ser amado y temido.

A sus antecedentes, hay que unirle el hecho de que accedió a la sede romana con 78 años y que ahora cuenta con 82. Se decía que el Papa que sucediera a Juan Pablo II sería de transición, aunque el “corrimiento de la lista” haya dado la impresión de que no era así.

Más temprano que tarde Benedicto XVI empezará a ser noticia por su salud. En un sitio donde dicen que “piensan en siglos” el tiempo de Ratzinger en el Solio Pontificio ya lo tienen más que descontado, por lo que ahora cuenta no moverse ni involucrarse demasiado.

Lo peor de todo, para él, es que Benedicto XVI no ha optado por hacer limpieza, como el anterior Papa de transición, Juan XXIII, y ha querido ser un triste epígono bávaro de Juan Pablo II.

La educación pública y la comunicación política

madrid
El otro día señalaba que, dado el triunfo de la política de apoyo sin matices por la enseñanza concertada practicada por la Comunidad de Madrid, solamente el 46% de los alumnos madrileños iban a centros públicos. Pensaba que esto implicada que no habría repercusiones electoral, pero creo que no calibré demasiado bien la proporción, ya que casi la mitad de los alumnos está aún en la enseñanza pública.

La enseñanza pública y la sanidad pública son dos de los sectores más perjudicados por el gobierno de los populares en Madrid. El PSM hace bien en centrarse en esos aspectos y tiene la difícil misión de superar el cerco mediático del PP en la comunidad madrileña. Ya cuando hablaba sobre la oposición a la política sanitaria aguirrista indicaba algunas cosas que creo esenciales para que la dejadez educativa del PP tenga consecuencias electorales.

Ya indiqué que la mejor forma es obviar a los medios que tienen una tendencia y unos intereses que no va a cambiar porque sí. Hay que dirigirse directamente a los ciudadanos, pero no retóricamente, sino fácticamente.

Los socialistas madrileños tienen la ocasión de enlazar directamente con los padres y madres en los centros educativos y no solamente con las AMPAS. Tienen que hablarles a los primeros interesados pero directamente, por medio de correo directo, entrevistas personales e información constante. También de los padres y de los profesores se puede recibir una información de primera mano.

Lo importante vuelven a ser dos factores: el trabajo constante y singular. Entiendo por trabajo singular el que se hace persona a persona, familia a familia, con nombre y apellidos. Ese trabajo solamente se puede hacer por medio del “cara a cara”, aunque la sensibilización pueda adoptar otros medios. El trabajo debe ser realizado por militantes, que seguramente habrá muchos en las agrupaciones deseando hacer un trabajo político directo, y con la ayuda de un dirección de esta campaña lo más profesionalizada que sea posible.

Moción de censura

hernandez-mancha
El PP ha arrojado a los mentideros políticos la idea de que este partido político está valorando la posibilidad de presentar una moción de censura contra el gobierno de Rodríguez Zapatero.

La moción de censura se encuentra regulada en el artículo 113 de la Constitución y en los artículos 175-179 del Reglamento del Congreso de los Diputados. El modelo que se siguió en nuestro proceso de elaboración del texto constitucional optó por incorporar el establecido por la Ley Fundamental de Alemania, conocido como “moción de censura constructiva”.

La “moción de censura constructiva” se diferencia de la simple moción de censura en que su presentación requiere la presentación de un nuevo candidato a la Presidencia del Gobierno y su aprobación implica la investidura automática del candidato propuesto en la moción presentada.

La consecuencia de esta diferencia es que en nuestro sistema apoyar una moción de censura implica no sólo censurar al Presidente, sino dar la investidura al nuevo candidato. Es más fácil reunir los apoyos para una censura sin investidura, que para una censura con investidura.

La “moción de censura constructiva” buscaba y consigue dar estabilidad a los gobiernos en épocas de gobiernos minoritarios en los que esta arma parlamentaria puede ser utilizada simplemente para desgastar al partido en el gobierno, el cual tendría que formar nuevamente gobierno, ya que probablemente sea el único capaz de reunir los apoyos suficientes para una investidura.

Una posible moción de censura presentada por el PP cuenta ya con los votos en contra del PSOE (169), ERC (3), IU (2) y BNG (2), lo que supone la mayoría absoluta del Congreso (176), a los que se les podría añadir los votos en contra o las abstenciones de Nafarroa Bai y de UPyD. Al requerirse mayoría absoluta para la aprobación de la moción de censura una abstención tiene la misma consecuencia que un voto negativo.

La posición de PNV y CiU, muy rebotados con el PSOE de Zapatero por la pérdida de los gobiernos de Euskadi y de Catalunya, será curiosa, ya que ambos estarán deseosos de devolverles la patada a Zapatero, pero eso implicaría apoyar al PP, que si bien es al menos tan de derecha como ellos, mantiene una posición enormemente hostil hasta el día de hoy hacia los nacionalismo periféricos. Aunque la primera legislatura de Aznar (1996-2000) demuestra que nada es imposible en la política española.

Presentar una moción de censura perdida de antemano es una estrategia que el PP ya empleó con Hernández Mancha y el PSOE contra Adolfo Suárez. Los resultados fueron variables: el PSOE logró la mayoría absoluta más grande de nuestra historia democrática y Hernández Mancha perdió al poco tiempo el liderazgo popular.

Es probable que la moción de censura no sirva para otra cosa que para unos días de atención mediática centrada en el Congreso y para generar una profunda insatisfacción entre los proponentes y sus votantes, por no decir nada sobre las repercusiones que tendría en el “liderazgo” de Rajoy.

Éste tendrá que ver realmente la oposición que tiene entre los suyos no tanto entre los pocos que dirán “no” se presente la moción, sino entre los que la apoyan con poco entusiasmo, los que lo hagan por la unidad del partido o los que simplemente guarden silencio; serán estos los que le pidan cuentas tras el rechazo de la censura.

Empieza la fiesta: intervención de CCM

banco-de-espana
El Banco de España ha intervenido la Caja de Castilla-La Mancha. Han fracasados los intentos de fusión para inyectar liquidez a esta entidad, de modo que la intervención se ha tornado como la única medida posible. El gobierno ha aprobado un Decreto-Ley para proveer al Banco de España de las garantías estatales exigidas por la legislación comunitaria.

No renuncio a hacer dos reflexiones, como buen bloguero compulsivo que soy.

1) Me temo que se ha abierto la caja de los truenos. Emplear las medidas extremas cuesta mucho la primera vez y menos cuanto más se practica. Nadie querría ser la primera entidad en caer, pero no tengo claro que haya tanto aguante para ser la segunda.

2) Inevitablemente la intervención va a producir una huida de dinero de la caja intervenida. Es lógico que mañana muchas personas vayan a retirar su dinero pese a que 100.000 euros están garantizados a cada cliente. La consecuencia es que existe el peligro de perder aún más liquidez.

3) Rajoy tiene una ocasión de oro para mostrar su tan cacareada responsabilidad y votar sí a la convalidación del Decreto-Ley.

El Laborismo israelí apesta

ehud-barack
Hace varios meses leí un libro al cual dediqué una recensión. Las consideraciones que hacía el autor sobre la política israelí y especialmente sobre el partido que actualmente conocemos como “Partido Laborista” dan la sensación de que este partido ha creado una maquinaria tal, desde la fundación del Estado de Israel, que no se puede permitir vivir apartada del poder.

Creo que esta es la mejor explicación de la entrada de los laboristas israelíes en el gobierno del Likud y de los ultraderechistas de Lieberman. Los laboristas israelíes han entregado todo a cambio de mantener una conexión con el poder, por una parcela que le permita a su maquinaria subsistir como sea.

Las explicaciones “ad hoc” dadas por Barack son todo menos creíbles. La participación de los laboristas en el gabinete israelí más escorado a la derecha de su historia conlleva la aceptación de las políticas que este gobierno desarrollará, donde se están convirtiendo en un mero adorno ideológico hacia el exterior, ya que el bloque de derecha, ultraderecha y partidos religiosos tiene en su poder la mayoría de la Knesset.

Tener determinada ideología se muestra con los hechos y no con las proclamas. Los hechos han demostrado que el Partido Laborista israelí se siente cómodo gobernando con la ultraderecha y prefiere antes guardar los intereses de su aparato y de los que viven gracias a él que ser la oposición que los ciudadanos que le han votado les demanda que sean. Es probable que la izquierda israelí esté ya en otro partido.