Libertad personal y políticas natalistas

politicas-natalistas
España desde luego no tiene una gran política natalista y nunca falta gente que pide medidas más decididas a favor del fomento de la natalidad. Aparta de algunas consideraciones sobre la mentalidad que puede haber detrás de un impulso natalista, quisiera hacer una reflexión en términos de opciones personales.

Tener o no tener hijos en principio es una opción personal, así como realizar los actos que pueden conducir a la procreación. En consecuencia alguien tiene hijos, en términos generales, porque quiere, porque es su voluntad y así ha ejercido su libertad.

La pregunta que me surge es si es respetuoso con la libertad de los que no quieren tener hijos que para los primeros se establezcan grandes beneficios fiscales y otras medidas, que ellos terminan pagando en forma de no acceder a esos beneficios y, por consiguiente, tener que pagar más impuestos.

Tener y criar hijos es caro, muy caro, pero es fruto de una opción personal. No tenerlos también nace de una opción personal. Lo que no entiendo son las causas, siendo ambas opciones moralmente legítimas, por las que unos deberían disfrutar más beneficios fiscales que otros.

Realmente esta reflexión tiene mucho de teórico, porque considero que la protección a las personas más débiles de la sociedad, y los niños son naturalmente débiles, es una de las primeras obligaciones del Estado, de forma que ellos no tienen que ser los que paguen las opciones de sus padres. Evidentemente estas ayudas tienen efectos natalistas, lo que no dejaría de ser una consecuencia no pretendida.

16 comentarios en “Libertad personal y políticas natalistas

  1. La pregunta es capciosa y cortoplacista, y lo es desde el momento en que para el sostenimiento ya no del estado, sino de la sociedad, es necesario que la pirámide poblacional se sostenga. Cuando la pirámide poblacional empieza a adoptar forma de campana sin intervención de una gran mortalidad (por guerra, epidemia o cataclismo), una política natalista es una inversión de futuro, tanto para los que tienen hijos (que, además, es de presente) como para los que no (porque tanto pensiones como asistencia a tercera edad dependerán de las siguientes generaciones). Sobre el papel, esto se podría compensar mediante flujos migratorios, pero no creo que haya que explicar la reacción social ante una política migratoria de ese cariz.

    Otra cosa serían las políticas sobre-natalistas, por llamarlas de alguna manera, que las ha habido y las hay. Pero políticas natalistas de “sostenimiento” (tendiente a conseguir una tasa de natalidad per capita ligeramente superior a uno) son necesarias.

    Y lo dice alguien que los niños sólo le gustan al horno y con patatitas, pero lo que es, es.

  2. A mi me parece bien que se ayude a criar a los hijos-as, pero… lo que no entiendo es como se potencia esa natalidad en un mundo que es insostenible. Tarde o temprano no será cuestión de impuestos sino que será cuestión de falta de alimentos, no por falta de dinero sino que la gente tendrá que comerse los billetes porque la tierra no producirá para todos-as.
    Estamos anclados en un sistema social arcaico, y no me refiero a que el tener muchos hijos y alguna hija supondría que esa pareja heterosexual podría estar segura de que alguien les cuidaría en su vejez y aunque se murieran muchos por la elevada mortalidad infantil quedaría alguno-a para cuidar el ganado y cultivar las tierras que les alimentarían en su vejez. Me refiero concretamente al sistema de la Seguridad Social.
    Hace falta gente, nuevos-as contribuyentes porque es un sistema piramidal donde cada dos trabajadores-as y medio sostienen a un-a jubilado-a. Eso tarde o temprano tiene que explotar y como ahora no tenemos esas cruentas guerras del pasado diezmadoras de la población y las pestes y otras pandemias son mas o menos controladas, llegará un momento que eso explote como pasó en otras lides como los casos “sofico” “afinsa”, etc, etc. El Estado se lo ve venir y por eso se trata de garantizar las pensiones con los fondos de reserva, pero mientras las pertenecientes a algunas sectas sigan pariendo como conejas y los Gobiernos encima les hagan el paripé con tal de que no digan que no apoyan a las familias no le veo solución a eso.
    No se preocupan muchos gobiernos de controlar la natalidad indiscriminada sino de dar de comer sin complementar esa comida con formación a ingentes masas hambrientas generadoras de mas masas hambrientas. Y no digo que no haya que acabar con el hambre, sino que hay que acabar de una forma racional, es decir con formación y políticas reproductivas sostenibles.


    y ahora que me crucifiquen….

  3. De la misma forma que tener hijos es una opción tan personal como responsable, debería ser también extensible a los estratos sociales. No parece tener sentido que un millonario con familia numerosa tengan más cruces que dibujar en la declaración de la renta mientras un soltero mileurista, alquilado y precario suda la gota gorda cuando llega la hora de pagar.

    Un saludo geógrafo. Te añado a mis enlaces del blog y prometo seguirte.

  4. Jo, Santi, eres mi héroe ipso facto …

    Creo que, mpara conciliar distintas posturas, quien asume la crianza de un menor entrega un ciudadano al Estado. Por eso, y por los beneficios que genera un ciudadano bien educado para el conjunto de la sociedad, entiendo que es una carga asumida como propia que genera un beneficio al conjunto de la sociedad.

    Otrosí, esas ayudas permiten al Estado vigilar por el cumplimiento del bienestar del menor. ¿Hasta donde? …

    Esa es otra pregunta :D

  5. La planificación centralizada de los partos y la socialización de los óvulos es una muestra del totalitarismo estatalista. Socialistas y conservadores comparten estas aberraciones. ¡Animar al fornicio para poder pagar las pensiones!

    1) Para ayudar a la “familia” hay que cobrar impuestos a la “familia”. En términos netos se quedan más o menos igual
    2) Los ricos tienen más hijos en España. Las políticas natalistas favorecen a los ricos.

  6. Se han dicho varias cosas ciertas:

    -La política de favorecer la natalidad tiene que ver con el sostenimiento de un sistema tal y como lo entendemos y tal y como lo tenemos. Esto beneficia también a quien no tiene hijos.

    -Una tasa de crecimiento mayor de 1 es insostenible. La población no puede crecer indefinidamente.

    Además, también es cierto que una tasa de crecimiento menor que uno tampoco es sostenible (la población se reduce a cero.)

    Reducciones rápidas de la tasa de crecimiento (por baja natalidad y no entrada de inmigrantes), no importa si es de 1,5 a 1,1, o de 1,1 a 0,8, tienen como consecuencia que, mientras durante, unas de generaciones de jubilados vivirán peor. Tasas de crecimiento inferiores a uno seguramente sólo ocurrirán de manera temporal, hasta que se ajuste la población a otro estado de equilibrio. Esto último no es malo, dada la superpoblación del planeta.

    Lo interesante, entonces, es que las reducciones en las tasas de crecimiento no sean demasiado rápidas. Pasar del 1,01 al 0,99 no se notará apenas en las pensiones, pero sí en la superpoblación futura. A esto debería ir encaminada cualquier política de población: a una reducción lenta, pero sostenida de la población actual, hasta llegar a un nivel más sostenible.

  7. Eso de que una “tasa de natalidad mayor a 1 es insostenible” no es admisible porque es admitir de cierta forma que cuando pusimos los pies sobre la tierra estábamos firmando nuestra sentencia de muerte. En cierta manera somos animales y éstos se extinguen no porque tengan una “tasa de natalidad” mayor a 1 sino porque tienen una “tasa de natalidad negativa”.

    Tener hijos o no es fundamentalmente causa de las circunstancias personales de cada uno. Hay gente que le hubiese gustado tener 3 hijos y acaba no teniendo ninguno porque sus circunstancias se lo impidieron y hay gente que nunca hubiese tenido hijos y acaba teniendo un par de ellos.

    Tener hijos es la consecuencia más natural de nuestra propia existencia y el hecho primigenio que posibilita que ahora aquí se debata sobre el asunto es que una serie de parejas hace muchos años decidieron pasar por un envite amoroso, sexual o como quieran llamarlo que dio lugar a todas estas cabezas pensantes.

    Favorecer esas políticas de natalidad me parece lógico y necesario, ahora bien como decía alguien con cierta lógica pues no es lo mismo que una pareja con ingresos superiores a los 90.000 euros anuales por poner un ejemplo gocen de unas ayudas que no se atribuyen a una pareja que gana 30.000 que en última instancia es lo que les impide tener un hijo en ocasiones.

  8. Ah y como dije en un comentario en la foto del politburó hace una semanita el Sr. Ministro de Justicia será cesado nada más termine el período electoral. Igual me equivoco pero quizá podrían ponerle un Ministerio de familia y todos a procrear que de lo contrario saca la escopeta. En fin es una bromilla para destensar el blog.

  9. Juanma:

    Admisible o no, es lo que hay. A la realidad no le importa nuestras opiniones. Crecer a una tasa superior a uno no es sostenible porque nos lleva a una población infinita y el mundo al que podemos acceder es finito. La población no puede crecer siempre. A no ser que estés pensando en que sea sostenible por un periodo de tiempo nada más.

    No veo lo de la sentencia de muerte por ninguna parte. Cuando pusimos los pies en en el planeta como especie estábamos condenados a no ser infinitos, no a morir.

    Tener una tasa de crecimiento superior a uno lleva a aumentar la población. El resultado no es la extinción, no sé de dónde sacas eso, sino que en algún momento dejará de ser superior a uno y dejaremos de aumentar y, tal vez, disminuyamos. Lo de extinguirnos o no es otra historia.

    Favorecer la natalidad cuando somos muchos y seguimos creciendo es una irresponsabilidad. Cuánto es ser muchos puede ser opinable. Algo nos ayudará a formar una opinión el conocer los recursos disponibles en el planeta.

  10. Juanma,

    Se me ocurre que tal vez estás confundiendo crecer a una tasa superior a uno con tener más de un hijo por pareja. Yo hablo de lo primero. Una tasa de crecimiento (anual, por ejemplo) superior a uno significa que la población al cabo de un año será la actual multiplicada por ese número mayor que uno. Dada la mortalidad infantil y alguna otra circunstancia, se considera que la media de hijos de las mujeres fértiles en un país avanzado debe ser de 2,1 para llegar al nivel de reemplazo (tasa de crecimiento igual a uno).

  11. mira, los hijos a pesar de ser caros se tienen por cuestion de desicion como bien han dicho,pero yo creo que los padres hacen el esfuerzo por mantenerlos y creo que sus padres tambien han hecho eso. Los niños son una bendicion. Ademas en Africa hay tanto sobrepoblacion como mortalidad y esto se debe a que hay mala distribucion de los recursos,o sea los tienen desamparados crean que si hay alguno de ustedes que tiene que pagar altos impuestos y algun problema economico piensen en algunas personas en peor situacion. El capitalismo es asi solo hay recursos para quien puede pagar. No soy europeo soy chileno y en mi pais hay sueldos bajisimos y bastante pobreza mas que en Europa, adios e informanse que tambien hay muertes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s