El peso de lo interno

bandera-palestina-e-israeli
En una de las tres entradas que he dedicado al ataque israelí sobre Gaza, he insinuado que hay muchos más elementos que los evidentes en este recrudecimiento del conflicto entre en Oriente Medio. Se ha hablado poco de cómo la política interna de cada una de las partes, más o menos activas, tiene una influencia decisiva en la marcha de los acontecimientos.

Es evidente que la cercanía de las elecciones israelíes, con el Likud de Netanyahu como claro favorito ha hecho que tanto el Kadima de Livni como el Partido Laborista de Barak hayan querido hacer una demostración de fuerza y así recortar la ventaja de los conservadores.

La política interna palestina también importa. La destrucción de Hamás a manos del ejército israelí posibilita la aceptación generalizada del poder de hecho de Abbas y de Al-Fatah y más cuando la legalidad institucional ha quedado suspendida por el fin del mandato del Presidente de la ANP y porque ni se prevén elecciones ni se ha producido la sustitución constitucional.

Es impensable que Israel, una vez que termine de destruir la estructura de Hamás en Gaza, proceda a realizar una nueva ocupación del territorio, y más teniendo en cuenta la experiencia de los estadounidenses en Irak, donde a una sencilla victoria militar le ha seguido una ocupación tormentosa.

La solución más conveniente es que la “ocupación” la realicen los propios palestinos bajo la dirección de Al-Fatah. Esto serviría de alivio militar para el ejército israelí, evitaría el desgaste político del gobierno israelí por las bajas entre sus soldados, así como el empeoramiento (si es posible aún) de su imagen internacional.

Como contrapartida Al-Fatah conseguiría el control administrativo sobre todos los Territorios Palestinos y se convertiría en el único interlocutor internacional de los palestinos. Los problemas de legalidad actualmente vigentes se podrían solucionar con una nueva Constitución, que de camino elimine la posibilidad de los islamistas de volver a ganar unas elecciones, y consagre la nueva situación nacida en estos días.

Parece que todos los demás actores estarían conformes con esta solución, ya que la eliminación de Hamás y de la influencia iraní quitaría una base operativa a los islamistas de la zona, ya que ellos (y no Israel) son el primer peligro que sienten los gobiernos de Egipto, Siria, Líbano o Jordania.

Actualización: Josep Colomer acaba de publicar una entrada sobre el farragoso sistema electoral palestino, que propicia mayorías absolutas, que merece la pena.

12 comentarios en “El peso de lo interno

  1. …el incipiente plan B.
    Soy incapaz de escrtibir una linea sin tropezar con mi apatía.
    Le admiro, D. Geógrafo, y celebro su disposición.
    Francamente, con su lucidez , consigue disipar el desasosiego que lastra mi voluntad.
    Un saludo cordial.

  2. Bien expuesto. Totalmente de acuerdo con el análisis que haces; pero es que además, el “amigo americano” estrena inquilino en la Casa Blanca. Y no estamos para aventuras de ningún tipo como una invasión/ocupación de Gaza.

  3. Aunque comparto con usted la influencia de “las políticas internas” de las partes, permítame hacer alguna discrepacia. Escribe usted: “Es impensable que Israel, una vez que termine de destruir la estructura de Hamás en Gaza, proceda a realizar una nueva ocupación del territorio”. Antes de la existencia de Hamás, Israel nunca lo intentó. Si lo hizo, no entiendo el optimismo para pensar que nunca volverá a repetirlo.

    Por otro lado, Hamás ganó unas elecciones vigiladas por observadores internacionales que validaron el proceso electoral. Qué hacemos con la democracia, ¿la invalidamos cuando no nos gustan los resultados? Si Hamás practica el terrorismo, según la UE, ¿cómo llamar a lo que hace el Estado de Israel?

    Comparto con usted la influencia de las políticas internas de las partes, eso parece evidente

  4. No sé hasta que punto Abbas tenga algo interesante que ofrecer. No olvidemos que Hamás le ganó por “goleada unas elecciones”, Si ahora es el presidente de la ANP es porque con la ayuda de Israel dio un golpe de Estado. En esas circunstancias un personaje como él carece de legitimidad, lo único que tiene que ofrecer es su servilismo. A Israel le puede resultar cómodo un personaje así pero la solución -que no sé cuál será- no creo que venga por ahí.

    ¿Qué tal andas de francés?:

    http://www.bakchich.info/article3021.html

    Saludos.

  5. No sé si es tan fácil como dices acabar con la hegemonía de Hamás en la franja, dado que ejercen ellos la función de Estado asistencial, como otros grupos islamistas en otras partes del mundo. Ello por no hablar de que a Al Fatah se la ve cada día más en la propia Palestina como un grupo de corruptos vendidos a Israel. En todo caso, el diálogo es preferible a la cantidad de niños muertos que ve uno todos los días. Y este Rouco, el defensor de la familia, sin decir ni pío.

  6. aun estándo de acuerdo con lo expuesto solo una duda me queda y esa es sí realmente no habrá ocupación, y lo dudo muy seriamente ya que es la oportunidad de “ocupar con una justificación”. En fin que no me creo nada que de una u otra manera se queden con el territorio como ya han hecho antes, los viejos vicios son difíciles de corregir.

  7. Hoy los ánimos estan muy exaltados y tu comentario puede ser malintencionado, aunque a mi me parece muy interesante ese punto de vista, aunque el coste humano va a ser trágico. Nosotros en Cádiz, en la manifestación hemos sido increpados por ser del PSOE y Zapatero venderle armas a Israel. Las cosas estan calentitas…

    TE HE INCORPORADO A MI BLOGROLL

  8. Paco, he escrito esto sin ningún ánimo malintencionado, simplemente siendo guiado por un ánimo lo más descriptivo posible, si esto es posible cuando hablamos de cosas por venir. ¡¡¡Muchas gracias por la incorporación!!!.

  9. DE ACUERDO CON JÚCARO.

    Además de suponer una absoluta desvirtuación del Sistema Democrático, hay que hacer otro análisis, y es por qué deciden los palestinos dar la victoria en las urnas a un grupo “terrorrista” como HAMAS. Es obvio que la respuesta no es sencilla, pero de lo que no cabe duda es que en la “radicalización” del voto palestino ha influido los no pocos casos de corrupción de AL FATAH y de la Autoridad Palestina, así como el deseo de recrudecer las relaciones que se manterían desde la ANP con Israel. De cualquier modo, la idea de no validar los resultados de unas elecciones limpias porque el resultado no nos gusta es tendencioso, peligroso y ataca a la esencia misma de la democracia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s