Crisis y especulación

especulacion
La última entrada de Roger Senserrich me ha hecho pensar que la deflación en la que nos estamos metiendo está haciendo que haya personas que tengan una percepción equivocada de la crisis económica.

Dado que en nuestro país hay un doble mercado de trabajo, un importante conjunto de trabajadores piensa que la crisis les viene bien y que, dado que no ganaban más con la bonanza ni menos con la crisis, prefieren que las cosas bajen y así ganar en poder adquisitivo.

Aunque el “sentir de la calle” dice que las cosas suben, esto no es cierto y las bajadas en el Euribor le han dado un respiro al que conserva su empleo. No sé si será por eso por lo que la última encuesta de “La Sexta” de percepción económica arroja el curioso dato de que los que piensan que la Economía está bien o muy bien se ha multiplicado por tres (el enlace solamente da los resultados de la última encuesta).

No hay que olvidar tampoco, y quizá esto sea lo más importante, que la especulación tiene dos grandes momentos: la recesión y la burbuja. Durante los mejores tiempos vende al máximo precio posible, mientras que en tiempos de bajada de precios invierte del dinero ganado en comprar todo lo que ahora no vale nada y parece que nunca lo va a valer.

Ciertamente incluso las crisis son un buen momento para los especuladores, pero para los de verdad. Saben que es el momento en el que se encuentran las oportunidades que les hará más ricos en el futuro. Por eso no me extraña que, a pesar de todos, haya tres veces más de optimistas que hace varias semanas.

Plagiando a Obama

obama
No cabe duda de Barack Obama se ha convertido en un referente político internacional (más allá de lo que mucho que da el cargo) y está facilitando que los Estados Unidos vuelvan a ejercer un liderazgo moral perdido en los últimos años.

El discurso de la toma de posesión ha hecho referencia a valores malditos para el pensamiento que ha sido dominante durante la década precedente. Se ha recuperado el sacrificio de todos para el bien de todos, la importancia que tiene la sociedad y su buena marcha para el individuo y como las acciones de unos tienen repercusión en los demás.

El mensaje de Obama es suyo y está construido sobre la realidad y en un lenguaje directamente comprensible para el país que dirige. Parece que de esto no se han dado cuenta los muchos políticos que han adoptado las “keywords” de Obama como si fueran una fórmula mágica que funciona independientemente del país, del político que las pronuncia y de los condicionamientos del presente.

Rajoy se volvió loco repitiendo las palabras clave de Obama en el acto del PP del pasado fin de semana. La estrategia es torpe, porque en el conocimiento político como en todo conocimiento se tiende a la simplicidad: siempre que uno no tenga un interés o sea en especialista se buscan puntos de guía binómicos y se aplican.

Por mucho que Rajoy se alegre sinceramente de la victoria de Obama (Aznar no tanto) no podrá evitar que la tendencia a la simplicidad en el conocimiento identifique a los demócratas con los socialistas y a los republicanos con los populares. En la Blogosfera esa identificación no se debe a la simplicidad sino a las defensas que los blogueros de una y otra tendencia han hecho durante la campaña norteamericana.

En el programa de TVE ¿Qué hay de lo mío?, el Presidente Zapatero se empeñó e hacer hincapié en temas como la solidaridad y el optimismo en el esfuerzo de la sociedad en su conjunto. Todo sonaba a Obama por más que sean valores clásicos de la Socialdemocracia.

Los temas hay que contextualizarlos para que no sea un mero “cortar y pegar” en versión de discurso político. No se puede hablar de esfuerzo colectivo, de alguna forma de patriotismo o de superación sin antes indicar cuáles han sido los obstáculos concretos de nuestro país. El esfuerzo colectivo tiene que pasar por la identificación de los comportamientos y de las personas responsables de la versión hispánica de esta crisis internacional. Todo esto hay que decirlo, porque de lo contrario al final suena “al final siempre pagamos los mismos”.

Si el mensaje no se contextualiza y, como se decía en su juventud, se “incultura” termina por ser un motivo del ridículo del que lo profiere y causa de que algunos seres malvados pensemos que no tienen muchas ideas propias.

La “finezza” vaticana con la ultraderecha católica

vaticano
Hace varios se anunció que el Papa Benedicto XVI había levantado la excomunión a los cuatro obispos ordenados por el obispo integrista Marcel Lefebvre. Siempre se ha insistido que esto solamente ha sido un problema disciplinario (ordenar sin la autoridad legal para hacerlo), aunque personalmente mantengo que hay problemas teológicos que ambas partes se han empeñado en soslayar: especialmente en lo referente a la validez de la liturgia eucarística de Pablo VI.

Lo llamativo del caso es la “finezza” con la que los jerarcas vaticanos han tratado a este grupúsculo de la ultraderecha católica, a la cual solamente se le han impuesto medidas cuando sus acciones eran “bestias”. Después de no tener más remedio de imponerles la excomunión han buscado la forma de perdonarles y haciendo todas las concesiones posibles para que se dejasen perdonar.

El contraste es el expurgo obsesivo de los textos de otros teólogos, en búsqueda paranoica de las formas más retorcidas de doctrina heterodoxa, sometiéndoles a penosos procedimientos en los que la defensa casi no tiene cabida y donde la reparación no está pensada. La “finezza” para con unos escandaliza cuando se ve el intento de proceder a la “damnatio memoriae” sobre otros.

(La foto, dicho sea de paso, es estupenda)

Así se las gasta el PP de Ceuta

vivas
El pasado viernes un afiliado de CCOO fue agredido por un alto cargo del gobierno de la Ciudad Autónoma de Ceuta (PP) por el mero hecho de ser de este sindicato y porque CCOO había denunciado, días antes, ante la Fiscalía determinados hechos en el centro de menores de “Punta Blanca”.

El agresor, subdirector general de menores, no conocía al agredido y de hecho le preguntó antes de agredirle si era de CCOO, lo cual manifiesta abiertamente que la causa de la agresión fue su afiliación sindical.

El gobierno de la Ciudad, como no podía ser de otra forma, se ha negado a cesar a este personaje y el Presidente, Juan Vivas, ha dicho que si el consejero de Presidencia (el hombre fuerte del PP local) no presenta el cese en el Consejo de Gobierno él no puede hacer nada.

¿Y sobre la denuncia de los malos tratos? Nada de investigar, ni que decir, salvo que todo está perfecto.

Si Berlusconi gana, ¿cómo tienen que ser los perdedores?

italia
Las continuas salidas de tono de Silvio Berlusconi, Presidente del Consejo de Ministros de Italia, hace aparezca la pregunta de cómo un personaje así puede haber ganado las elecciones en varias ocasiones.

La más torpe respuesta, en términos electorales, es pensar que los electores son tontos, se encuentran poseídos por demonios berlusconianos o cualquier otra cosa. Y más cuando se viene de un gobierno de contrario signo político.

Hay que pensar que los otros políticos, los del gobierno de Prodi y la actual oposición del Partido Democrático son malos de solemnidad de manera que cualquiera, hasta Berlusconi, les puede ganar unas elecciones. Esta sospecha me la ha confirmado hoy una noticia de “El País”.

Yo también soy “La Jessi”

jessi
Entiendo que una empresa informativa y unos periodistas deben mantener cierta imagen de credibilidad. Salir en desaforada defensa del propietario de su empresa no es precisamente no mejor que se puede hacer para ganar el credibilidad.

Parece que a Federico Jiménez Losantos ha mandado a sus esbirros a atacar a Jessica Fillol por haber cometido el terrible pecado de poner sus “mejores intervenciones” en un libro (El catecismo de Jiménez Losantos), una tras otra, para que quede constancia de lo que el viento y la memoria frágil pierde.

Entre mentiras, ataques personales y toda la panoplia del acendrado estilo de los “liberales españoles” (discúlpenme los liberales) se han referido a Jessica Fillol constantemente como “La Jessi”. No sé de qué van, no sé que sacan con esa actitud insultante y desagradable. Supongo que algunos muchos dineros y los dueños de su amo un contrato de aprendiz de “mamporrero” por tres euros.

Me alargo cuando únicamente quería decir que yo también soy “La Jessi”.

¿Qué hay de lo mío? (II)

Me dejé una observación en la entrada dedicada al programa “¿Qué hay de lo mío?” (perdón, “Tengo una pregunta para usted”) y la verdad es que no me resisto a ponerla.

Hubo un señor que dijo que dado que las personas mayores de cincuenta años que iban a quedar ahora en paro iban a tener indubitables problemas para encontrar un nuevo empleo, sería mejor ampliar el cómputo de años de los quince actuales a toda la vida laboral a la hora de establecer la cuantía de la pensión de jubilación.

Esta medida es un estupendo ejemplo de aquello que para solucionar el problema de unos cuantos, se crea un problema para todos. La ampliación del cómputo de años a la hora de establecer las pensiones lo que conlleva es una minoración de la cuantía a percibir como pensión, ya que normalmente los trabajadores terminan su vida laboral con más ingresos y habiendo aportado más en los últimos años que en los primeros.

La solución propuesta por ese señor vendría estupendamente al que pasa en paro los quince últimos años de trabajo, pero perjudicaría a la mayoría de los trabajadores. Le recomendaría que intentase recordar si el programa en el que escuchó esa propuesta estaba patrocinado por una empresa asegurado, pues este sector sería el principal beneficiado de la bajada de la cuantía de las pensiones contributivas de la Seguridad Social.

Para finalizar os recomiendo la contrapregunta que Jesús Zamora le hace al chico que planteó la casi imposible pregunta de si las armas españolas habían matado a algún palestino en Gaza, que también es casi imposible de contestar.