El silencio de los cercanos

oriente-proximo1
Los territorios palestinos están formados, como todos sabemos, por dos zonas separadas una de la otra y bajo control político diferente. La primera, más grande y mejor comunicada es Cisjordania y se encuentra bajo el poder del Presidente de la ANP, Mahmud Abbas, mientras que la otra es Gaza, en mitad de ningún sitio, y bajo el control de Hamás.

Israel ha entrado en el juego de Hamás respondiendo a sus provocaciones que no habían causado bajas. Israel ataca sin tener un objetivo claro y factible al que se le pueda llamar “victoria”. Pero Israel puede que se encuentre respaldado por sus vecinos, los antes tradicionales enemigos, que desean el fin de Hamás aunque no puedan decir públicamente que se alegran de lo que está pasando.

De hecho los mismos dirigentes palestinos de la ANP se encuentran divididos entre el dolor por la masacre israelí y la idea de que en el fondo ellos hicieron algo parecido con Hamás hace unos años (y los de Hamás lo hicieron con los de Al-Fatah en Gaza). En “El País” de ayer Juan Miguel Muñoz describía muy acertadamente los curiosos pronunciamientos de los gobiernos de la zona y cómo se percibía que estos pensaban que, por una vez, Israel les está haciendo el trabajo sucio.

Los dos principales grupos fundamentalistas, Hamás y Hizbullá, están llamando a una nueva Intifada, algo que solamente beneficiaría a las posiciones más duras dentro de Israel. Sin duda lo hacen porque ellos son maximalistas, porque para ellos el mundo o es su panacea coránica o es mejor morir. Una nueva Intifada tendrá como víctimas a miles de jóvenes palestinos: los llaman para ser carne de cañón.

Una democracia no puede hacer esto

MIDEAST ISRAEL PALESTINIANS
Las más de mil bajas (entre muertos y heridos) causadas por los ataques israelíes contra Gaza
no han hecho más que avivar las contradicciones que el Estado de Israel representa para mí y en otros muchos.

Si alguien considera que la respuesta proporcionada y adecuada a unas acciones, también reprobables, que no habían causado ninguna víctima, es matar a más de 250 personas y herir a más de ochocientas, creo que ha perdido cualquier sentido no sólo de la proporción, sino también moral.

Israel emplea algunas justificaciones, muchas de ellas traídas por los pelos, pero que en días como estos se tornan en insostenibles. No se puede amparar en un “estado de guerra” perpetuo y que en el terreno las cosas se ven de una forma diferente, básicamente porque eso no es una justificación o una causa legítima para una acción armada, sino una especie de garantía de impunidad.

Acepto que Israel tiene derecho a existir y que tiene derecho a defenderse, pero estos derechos no son absolutos ni son excusa para perpetrar acciones como las de estos días. ¿Qué se estaría diciendo y haciendo si por un número de cohetes sin víctimas los palestinos de Hamás hubieran lanzado un ataque causando más de mil bajas en Israel? El fin se justifica en los medios y esto debería ser tenido en cuenta por los dirigentes israelíes.

Israel anuncia una ofensiva terrestre tras el fracaso en el Líbano hace dos años y medio, en medio de una crisis tremenda interna por la corrupción del gobierno Olmert y la imposibilidad de Livni para formar un nuevo gobierno.

En otro plano valorativo, más estratégico que moral, no comprendo las provocaciones de Hamás contra los israelíes; provocaciones que solamente demuestran que el gobierno de Hamás en Gaza en poco tiene la vida de sus habitantes ya que una respuesta israelí de este tipo era de lo más predecible. Si pretendían llamar la atención del mundo sobre la situación de Gaza, lo único que han conseguido es una serie de minutos en los medios, algunas declaraciones internacionales y poca cosa más: en tres días termina el año.

Catalanofobia encubierta de multilateralismo

zp-montillaEn las columnas de opinión de Europress he podido leer un artículo de Antonio Casado titulado “Cataluña bilateral. Como bien acaba de decir Jessica Fillol parece que el hecho de que Zapatero y Montilla se reúnan en un sábado es un “delito de lesa majestad”, y este artículo de Antonio Casado es expresión de quiénes se aferran a una irrelevancia para desatar toda su catalanofobia.

Dice que Casado que la reunión entre Zapatero y Montilla es una muestra de la ruptura de los mecanismos de negociación multilateral entre las autonomías, a favor de un modelo bilateral que encubriría los aviesos intereses de los perversos catalanes.

Para el autor de este artículo de opinión la bilateralidad viene de las reuniones entre el Presidente Zapatero y el President Montilla. Él cree que esas cosas se deben hablar en el Consejo de Política Fiscal o en la Conferencia de Presidentes.

No sé si el autor simplemente juega con la ignorancia que él les atribuye a sus lectores o más bien lo que ésta haciendo es mostrar su propia ignorancia. Cualquier reunión multilateral, esas “cumbres”, para que sean útiles tienen que ir precedidas de multitud de reuniones preparatorias, muchas de ellas bilaterales, donde el proponente le muestra a cada uno de los interesados cuál es su propuesta y espera sus observaciones. Esto, obviamente, no se puede hacer en una reunión con veinte participantes.

Uno de los problemas más grave que tiene este opinador es que ni siquiera se ha molestado por leer lo que la prensa de los días anteriores ha dicho sobre estos encuentros. Él escribió su articulito y lo publicó el 23 sin darse cuenta que esos encuentros “bilaterales” se iban a seguir produciendo.

El más sonado ha sido el de Zapatero con Esperanza Aguirre y según informa “El Mundo”, poco proclive al gobierno socialista, forma parte de una larga lista de reuniones entre el Presidente del Gobiernos y sus homólogos autonómicos. Esto es, los catalanes no tienen un trato favorable ni negocian aparte, sino que a todos se les ofrece el mismo modelo para que presenten sus observaciones y se pueda abrir una negociación que culmine en la firma en uno de esos escenarios que tanto parecen gustarle a Antonio Casado.

Le recomiendo al autor de esta columnita que se lea la entrada que enlazo de Roger Senserrich para que aprenda un poco de lo que está hablando.

Los principios del gobierno representativo (de Bernard Manin)

principios-del-gobierno-representativoBernard MANIN: Los principios del gobierno representativo. Alianza, Madrid, 1998. 304 páginas.

Dividiría este libro en dos partes. La primera dedicada a la democracia ateniense y a su estructura y la segunda dedicada propiamente al nacimiento de la representación política moderna.

Manin, siguiendo el estudio del historiador danés Hansen, indica muy a las claras la relación que tiene la concepción ateniense de democracia con la elección de casi todos los órganos y magistraturas por medio del sorteo. Un sorteo al que él le quita todo matiz religioso y que basa en la “isomorfía” entre todos los ciudadanos, juntos a los mecanismos correctores tales como la imposibilidad de reelección, la respuesta judicial por la gestión y la anualidad de los mandatos.

Manin deja claro que las consideraciones antiguas sobre la democracia conllevan la consideración del sorteo como un elemento inherente del sistema democrático. Los ataques de los pensadores clásicos hacia la democracia lo eran hacia una democracia que seleccionaba a sus magistrados y tribunales mediante el sorteo. Puede que lo más sorprendente de todo el libro de Manin sea el descubrimiento de que la elección era tenida en la Antigüedad como un procedimiento eminentemente aristocrático, características que él extiende a las democracias contemporáneas.

Con la excepción de la Florencia del Renacimiento, Manin expone como la idea de que el gobierno del pueblo tiene al sorteo como procedimiento inherente va desapareciendo a favor de la idea aristocrática de la representación, hasta el punto hoy en día la democracia se identifica con la elección.

Después pasa a la descripción de los debates de los Padres Fundadores de los Estados Unidos y de cómo en el fondo de la lucha entre federalistas y antifederalistas en torno a los procedimientos de representación planteaban la cuestión del inevitable carácter aristocrático de la elección. Frente a una teoría del mandato, que defendían los antifederalistas, para hacer de las cámaras reflejo de la sociedad, los federalistas procuraban una elección en amplias circunscripciones y sin ningún tipo de mandato imperativo.

En la última parte de la obra Manin analiza las tres grandes formas de representación moderna que se ha dado, en su opinión, desde la Revolución Americana (el Parlamentarismo, la Democracia de Partidos y la Democracia de Audiencia) a partir de cuatro puntos de vista: la elección de representantes a intervalos individuales, la independencia parcial de los representantes, la libertad de opinión pública y la toma de decisiones después de la discusión.

Manin sigue manteniendo la tesis clásica de que el gobierno por medio de representación consagra una forma política aristocrática, si por aristocrática entendemos la preferencia por personas que manifiestan algunas cualidades especiales, cualidades que pueden cambiar a lo largo del tiempo. Las democracias contemporáneas serían la entrega al pueblo de la posibilidad de elegir entre unas élites o unas aristocracias ya existentes en la sociedad, en palabras de Guicciardini.

PP y Navarra: perder o perder

UPN ordenó a sus dos diputados en el Congreso que se abstuvieran en la votación de los Presupuestos Generales del Estado. Esto llevó a que el PP, a principios de noviembre, rompiera su coalición con UPN y que refundara el PP de Navarra. La ruptura de esta coalición y la reaparición del PP para luchar por el mismo espacio político que compartía con UPN habría perspectivas inciertas.

Hace casi un mes (perdón por el retraso en comentar) el “Diario de Navarra” publicó una encuesta que indicaba cuál es la tendencia inicial a propósito del reparto de los electores de la difunta coalición.

Veamos los datos y la diferencia con los resultados de las elecciones de 2007, con la advertencia de que la noticia de la encuesta, en lo referente a los porcentajes de intención de voto es meramente indicativa de un pequeño o descenso respecto a NaBai, PSN e IU y sí da datos exactos sobre UPN, PP y CDN.

navarra-encuesta
La pregunta me hace ver esta encuesta es la siguiente: ¿qué ha ganado el PP con el golpe de romper su coalición con UPN y crear su filial en la Comunidad Foral?

1) La suma de los escaños conseguidos en la encuesta por UPN y PP es el mismo antes de la ruptura de la coalición, de forma que ninguno de las dos formaciones políticas ha conseguido captar un electorado que la coalición le vetase.

2) Las posibilidades de gobernar pasan necesariamente por el apoyo o la conformidad del PSN, pues ni el bloque de derecha (UPN, PP y CDN) ni el bloque más nacionalista (NaBai e IU) son capaces de alcanzar la mayoría absoluta. He hecho UPN podría gobernar con el PSN, sin que los socialistas no tuvieran que pagar ni el peaje de gobernar en coalición con el PP ni el de hacerlo con fuerzas nacionalistas vasco-navarras. Ahora el PSN podría permitirse gobernar con UPN como hace con el PRC de Revilla en Cantabria.

3) La consecuencia de lo anterior es que formar una coalición de gobierno entre UPN y PP no aporta ninguna estabilidad, por lo que tendría más sentido que PN se acercase al PSN que sí puede darle estabilidad al gobierno de coalición.

4) Si el reparto de votos, 3 a 1, entre UPN y PP que muestra esta encuesta se mantuviese en las elecciones generales, UPN conservaría los dos escaños navarros que ahora posee con el matiz de que votarían siempre según las instrucciones totalmente autónomas de UPN, sin la disciplina del Grupo Popular. Si hipotéticamente el PP necesitase el apoyo de los diputados de UPN para la investidura después de las próximas elecciones generales, ya no podría computarlos automáticamente como propios y tendría que negociar su apoyo.

5) Todo lo dicho anteriormente está bajo la cláusula “rebus sic stantibus” y no es más que una primera aproximación a su escenario político que recupera las características  de competición abierta y de discurso propio que hasta hace poco no se veía desde fuera.

Lost in “papeleo”

papeleo
El 26 de noviembre de 1992 se aprobó la norma básica del actual Derecho Administrativo, conocida como la Ley 30/92 en vez del farragoso y largo título oficial que le dieron en las Cortes (Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común).

El artículo 35 f) de esta Ley dice que los ciudadanos tenemos derecho:

A no presentar documentos no exigidos por las normas aplicables al procedimiento de que se trate, o que ya se encuentren en poder de la Administración actuante.

Creo que no hay artículo legal en España que se incumpla más. Esta mañana he tenido una experiencia personal de lo más representativa de este reiterado incumplimiento. Estoy resolviendo un papeleo con una institución dependiente de la Administración General del Estado.

La última fase consiste en mandarles mi título universitario compulsado (ya lo he enviado una vez), dos documentos producidos por la aplicación “on line” de esa misma institución (que por tanto ya tienen en su base de datos) y una fotocopia de un certificado que ellos mismos me remitieron por correo ordinario (y del que por tanto también tienen constancia). Para colmo la documentación tiene que ser presentada en un sobre del que carecen por Sevilla.

Después de dieciséis años de vigencia de la Ley 30/92 todavía estamos en éstas. Los ciudadanos tenemos que entregarle a la Administración los documentos que o bien ya le hemos entregado o que ella tiene y genera. Han tardado catorce años en eliminar las fotocopias del DNI y del empadronamiento en la Administración General del Estado (Reales Decretos 522/2006 y 523/2006).

Lo que queda para romper estas inercias administrativas parece que nunca se va a remover. Es desesperante, hace perder tiempo y dinero y por tanto perjudica la eficiencia del trabajo y del mercado en nuestro país.