Inversión por goteo frente a inversión por inundación

goteo
El último Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto-Ley por el que se establece un “Fondo de Inversión Municipal”, dotado con ocho mil millones de euros para que los municipios puedan invertir en determinadas infraestructuras.

Pablo Pando ha calificado esta medida de “keynesianismo municipal” y ha dicho que no dejar de ser curioso que se tenga que recurrir a los municipios para que la inversión sea más efectiva, cuando las haciendas municipales han sido depauperadas y se les ha acusado de todo a las corporaciones municipales.

Personalmente yo no soy ni municipalista ni antimunicipalista, aunque sí creo que se ha generado una tensión populista que ha llevado a los alcaldes a asumir cargas, competencias y proyectos que debería haber sido desarrollados por las Comunidades Autónomas.

¿Por qué ahora el Gobierno de España se acuerda de los municipios para invertir estos ocho mil millones y no lo hace él y no se los envía a las Comunidades Autónomas? Hace unos meses en “La Moqueta Verde” algunos  comentábamos una de sus estupendas entradas diciendo que el gasto público en inversiones no tenía el efecto multiplicador de antaño. No lo tiene porque las grandes inversiones del Estado se encuentran más tecnologizadas que nunca, el número de trabajadores preciso para llevarlas a cabo es menor y el de empresas intervinientes.

Pongamos un ejemplo. Si yo quiero gastar esos ocho mil millones en infraestructuras y quiero gastarlo lo antes posible para inyectar ese dinero en la economía real, no tiene mucho sentido licitar nuevas líneas del AVE, porque tardarán mucho en realizarse y además pocos se beneficiarán de ese dinero, porque pocos son capaces de construir líneas del AVE.

Si esos ocho mil millones lo invertimos en arreglar aceras en todas las localidades españoles, el número de empresas y trabajadores intervinientes se multiplicarán, así como disminuirán los plazos de ejecución y de abono de la obra. El resultado es que el dinero quedará más distribuido y llegará antes a la economía real.

Esta medida podría ser calificada como un riego o inversión por goteo, frente a una inversión o riego por inundación (que sería la del Estado o la de las CCAA), que resulta más espectacular pero que desperdicia mucho recursos y que puede provocar que una parte se pudra por tener demasiada agua y otra se desertice por no recibir nada.

8 comentarios en “Inversión por goteo frente a inversión por inundación

  1. Pues en este caso está bien la medida, aunque el ppto se me hace algo corto y yo soy de los que no se fía de los aytos, ni de los medianos, ni de los pequeños ni de los grandes…

  2. ¿podría tener que ver con la internacionalización de la economía? Es decir, si inviertes en el AVE, tal vez tengas que comprar la maquinaria de los trenes en Alemania y otros componentes a nivel internacional. Esto dinamizará economías extranjeras. Sin embargo, a nivel municipal no se podrán llevar a cabo grandes obras y el dinero dará “más vueltas” dentro del Estado antes de escaparse al extranjero. Los materiales para pequeñas obras municipales suelen recurrir a factores productivos más próximos, no?

    Supongo que aquí se produce algo similar al dilema del prisionero. Si todos los Estados europeos menos uno interviniesen fuertemente sus economías, ese uno que no interviniese también se beneficiaría.

    en fin, es sólo una idea…

  3. Totalmente de acuerdo con el planteamiento.
    El problema de la efectividad de la medida puede que no venga por cómo de diseña la idea sino por cómo se realiza la inversión final.
    O lo que es lo mismo, con la corporaciones municipales asumiendo competencias propias y extrañas, con un gasto mayor cada periodo presupuestario y con algunas CCAA desaparecidas de la financiación de ciertos servicios, podría darse la situación no deseada de que ese dinerillo se derivase por la vía de los hechos a asumir la deuda adquirida.
    Así, el dinero de mañana aminoraría la deuda de hoy. Pero efectos prácticos en trabajo y actividad económica pues como que no.
    Si no se realiza por parte del Ministerio de turno un reparto finalista, esto es financiación concreta para proyecto concreto, esos milloncejos pueden enjuagar -por goteo o por inundación- el paño de las lágrimas de todos los alcaldes de España.
    Para prueba un botón: Valladolid anuncia un recorte del 14 % en el capítulo de obras a pesar del anuncio del plan de inversiones. Y al lado, la otra noticia de la página del periódico es que se prevee un endeudamiento de en 30 millones.
    Ojo al dato!

  4. Pingback: Dudas olímpicas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s