Socialismo español y Socialismo francés

psf2En la anterior entrada indicaba que en el Socialismo español se mira con cierta condescendencia la situación del PSF. La entrada de Paco Piniella (vía “Me sabe mal“) me parece sumamente adecuada como punto de partida para una reflexión dentro del PSOE.

Dice Paco Piniella que los militantes socialista españoles no elegimos nuestros secretario general. Se eligen unos delegados a un congreso provincial (o comarcal hasta ahora), que a su vez eligen nuevos delegados para el Congreso Federal. Es un sistema de representatividad indirecta de dos grados. Esos delegados forman delegaciones según su procedencia regional, las cuales negocian cuotas de participación (poder).

Cada partido elige el sistema de representación que quiere. En España los dos grandes partidos tienen sistemas muy parecidos. Pero el hecho de que éste sea el sistema elegido, no quiere decir ni que sea el mejor ni el más democrático. Es uno de los posibles y ha demostrado en líneas generales su utilidad, pese a que propicia cortocircuitos.

El PSOE ensayó el otro sistema en una ocasión y llevó a la derrota del aparto del Partido liderado por Almunia. El aparato no aceptó la derrota y apoyado en unos estatutos que no estaba preparados para esa situación, hicieron todo lo posible para conseguir el Joseph Borrell renunciase a su candidatura a la Presidencia ganada gracias a los militantes.

¿Esto quiere decir que el sistema de elección directa por parte de los militantes es malo? No, solamente quiere decir que hubo unos derrotados que no aceptaron democráticamente su derrota y ganaron en los cabildeos lo que habían perdido en las urnas.

La excusa que se montaron es que el sistema de elección directa era problemático para un partido como el PSOE, cuando los problemáticos eran ellos. Lo peor de todo es que la militancia aceptó como dogma de fe lo que no era más que una excusa para quitarle el voto y cambiar lo que ellos habían decidido.

8 comentarios en “Socialismo español y Socialismo francés

  1. No creo que se implantara mal, si hubiera voluntad. No vivimos esas divisiones ideológicas tan fuertes dentro del PSOE. Los equivalentes a los royalistas (¿los que somos socialistas-liberales? y aubristas (¿Izquierda Socialista?) en el PSOE son ambos minoritarios.

  2. ¿Que no hay divisiones ideológica tan fuertes? El PSOE no tiene menos división interna potencial que el PP. La diferencia esencial está en ocupar la Moncloa. Pero lo cierto es que la división interna que hay ahora mismo en el PP da la risa comparada con la que llevó al PSOE a los 125 diputados en el año 2000.

  3. Para ser sincero he de decir que, a pesar de lo simple de esta entrada, es de las mejores que le he leído.

    No sólo hay que modificar el funcionamiento interno de los partidos sino la representación democrática parlamentaria.

    El bipartidismo es malo y nuestra democracia no es representativa del poder popular.

    Realizas un buen trabajo a la hora de generar debate.

    Un saludo.

  4. Yo creo que debería democratizarse el PSOE. Con el sistema actual no podrían surgir nuevos líderes renovadores que inspirasen confianza en los ciudadanos (los cuales ven la política más nítidamente de lo que se cree….). Por poner un ejemplo, Obama nunca hubiese triunfado en el PSOE por mucho que ahora vayamos de “los Obamas europeos”

  5. Es difícil comparar dos sistemas previstos por dos sistemas democráticos distintos.
    En Francia la elección del presidente de la republica como la elección de los diputados se hace al sufragio directo con dos vueltas, entonces hay un riesgo de ver los votos de izquierda tan dispersos a la primera vuelta que ningún candidato de izquierda se cualifica para la segunda vuelta: (Caso Jospin 1995).
    Ségolène propone ir hacia primarias americana para que todo el pueblo de izquierda pueda decidir de su candidato.
    Martine Aubry es más partidaria de un funcionamiento controlado desde el partido.
    El lamentable espectáculo de este fin de semana hace que el modelo socialista francés no es un ejemplo, beneficia únicamente a Sarkozy y provoca desesperación del pueblo de izquierda.
    Los problemas de los partidos de gobierno son: La autosatisfacción y ausencia de critica interna cuando gobiernan, las luchas de poderes detrás de diferencias ideológicas obscuras cuando no gobiernan: Es el “Todo salvo Ségolène” que animan los dinosaurios del aparato socialista francés.
    Lo que me molesta mucho es el cambio de reglas democráticas internas que se decide dentro del aparato del PSF cuando los resultados del voto de los militantes no son “satisfactorios”.

    Es cierto que las nuevas tecnologías pueden traer nuevas formas de democracia directa que debería utilizarse en los partidos políticos.
    Pero no es el debate actual por desagracia.

  6. Bueno, gracias por los comentarios.
    El problema no es Royal o Aubry, la alternativa realmente diferente a Sarkozy es la que viene del Nuevo Partido Anticapitalista de Olivier Besancenot ¿o no? Ese es el problema que en su día puede tener nuestro PSOE aquí en España (y no digamos en Andalucía donde no se mueve ni un pelo nada desde hace tantos años), y que salga una alternativa diferente que realmente ilusione a la gente por su transparencia y por su frescura de la que hoy carecemos.
    Salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s