Me siento como la caballería polaca

caballeria-polaca
Uno de los mitos de la historia contemporánea es la carga de la caballería polaca contra los tanques alemanes en septiembre de 1939. Es un hito, un elemento del imaginario colectivo y como tal tiene valor, más allá de la exactitud histórica.

Llevo dos días sintiéndome uno de esos jinetes polacos, que ve llegar en el horizonte las inmensas hileras de carros de combate y que mantiene la formación y la disciplina pese a saber que esa carga es absurda, que no tiene ninguna posibilidad de éxito y que la derrota es inevitable. Se hacen los preparativos como si todo fuese normal, como si la victoria dependiese de la correcta ejecución de la carga.

Será cuestión de dignidad, de honor y de simple orgullo. No lo sé. Lo que sé es que hay que dar la última batalla aunque la derrota sea segura. Hay que darla porque, en algunos casos, la rendición es oprobiosa. Y con los restos que sobrevivan siempre se podrá hacer “una guerra de guerrillas”.

14 comentarios en “Me siento como la caballería polaca

  1. La moral luciferina…el motivo por el que me puse de nick “Luzbel”…en honor al primero que sabía que su lucha estaba perdida (¿ganar a alguien que es Todopoderoso? claro, claro), pero que aún así quiso dar batalla.

    Aunque claro, también era una historia “falsa”…

  2. De falsa nada, la caballeria polaca se enfrento a los panzer. Y ademas con relativo exito (o por lo menos con mas exito que el resto del ejercito). Otra cosa es que cargaran a caballo contra los panzers, valientes si, gilipollas no.

  3. A ver niño, yo creo que no está perdida, así que menos leyendas polacas y al toro. Tú eres demasiado necesario. No tires la toalla, te necesitamos. Y algunas te queremos.

  4. En el colegio siempre fui la abogada de las causas perdidas, siempre creí en las batallas aparentemente imposibles de ganar, no soporto las injusticias -y más las que se cometen en nombre de los “fundamentos democráticos”, la tradición o la disciplina-, nunca he temido a involucrarme en proyectos contracorriente y, para colmo, soy bética… ¿Algún motivo más para no acompañarte en la batalla, aunque esté perdida?
    Tal vez, como tú bien dices, alguien sobreviva para hacer “guerra de guerrillas”.
    Si soy una de las supervivientes, lucharé en tu nombre y por ti.

  5. Tambien era metaforica mi intención y, siguiendo con la metafora, quiza sea el momento de bajar del caballo y utilizar tecnicas más efectivas para el momento. Como tu mismo dices, se trata de no rendirse y, al menos, hacerles pagar cara la victoria.

  6. Ya te comenté en tu muro en Facebook. Será leyenda, será verdad, mitad y mitad, o lo que sea. Pero hay una vez en la vida que tomas una decisión así. O no. Sabes lo que te toca hacer. Pase lo que pase. Es una cuestión de honor. No de gloria.

  7. EL MITO DE LA CABALLERÍA POLACA.

    Uno de los mitos mas arraigados y populares de la Segunda Guerra Mundial es que la caballería polaca cargó, sable en mano, contra los tanques alemanes en un acto que lleva a recordar la increíble escena de la película “La Carga de la Brigada Ligera” protagonizada por Errol Flynn y dirigida por Michael Curtis, estrenada en 1936.

    Este hecho lo escuché desde la infancia, increíblemente, también de algunas mujeres polacas amigas de mis abuelos que sobrevivieron la guerra, como algo natural y que realmente ocurrió.

    Aún siendo muy niño, siempre dudé de que esto haya sucedido, puesto que me pareció poco creíble, que un soldado profesional actuara de una forma tan absurda.

    Realmente la caballería polaca cargó contra los tanques alemanes?

    Consulté con mi padre (miembro de la Resistencia Polaca, condecorado post mortem por el Presidente Polaco Bronislaw Komorowski con la Orden de Caballero de la Restitución de Polonia en el año 2011, por su actuación en la guerra), quien me contó como luchaba la caballería. Más tarde tuve oportunidad de hablar con algunos oficiales de la caballería polaca quienes confirmaron lo dicho por papá.

    En primer lugar, es necesario destacar que la caballería polaca no era una formación de elite, como si lo fue el KOP2 o los Podhalańczyki3 (las tropas de montaña), sino que en 1939 cumplía misiones de ceremonial y debido a la falta de vehículos, la de unidades de desplazamiento rápido.
    Para fines de la década del 30 era no solo una formación anticuada sino además bastante costosa. Pues bien porque no reemplazarla por unidades blindadas?
    Muchos historiadores dicen que debido al sentimiento de algunos altos oficiales del ejército, quienes recordaban el heroico papel de la caballería en la guerra polaco bolchevique de 1920. A mi entender el problema era mucho más profundo y básicamente financiero. Polonia no disponía de los fondos necesarios para reemplazar la caballería por tanques.
    Para ser claro, si un remisero (taxista), dispone un automóvil viejo, que consume mucho combustible, mucho aceite y que constantemente necesita ir al taller, lo ideal es reemplazarlo por uno 0 Km. (que consumirá menos combustible, no necesitará tanto mantenimiento, no generará tiempos improductivos etc.), pero para ello es necesario disponer del dinero para realizar la compra, (o tener acceso a un crédito que pudiera solventarlo), a mi entender ese era el principal problema para realizar el cambio.

    Que armamento disponía la caballería polaca?

    Las tropas montadas se dividían en dos grandes grupos.

    • Ulanos (Lanceros)
    • Artillería montada

    Los Ulanos (Lanceros), en general contaban con el siguiente armamento:

    • Carabina Mauser modelo polaco.
    • Pistola Radom Vis (al menos los oficiales y suboficiales superiores).
    • Fusil antitanque UR4 wz.
    • Cañón antitanque Bofors5 de 37 mm.
    • Taczanka6 equipadas con ametralladoras C.K.M.7 wz.30 (Ciężki Karabin Maszynowy wz.30; Ametralladora pesada Modelo 1930), la versión polaca de la Norteamericana Browning 1917.

    Muchas unidades a caballo estaban apoyadas por tanquetas de las cuales disponían de muy pocas unidades.

    La artillería montada en cambio contaba:

    • Las mismas armas ligeras.
    • Cañones de 75 mm.

    Cabe destacar que el Wehrmacht (Ejército Regular Alemán), utilizó artillería montada desde el comienzo hasta el final de la Segunda Guerra Mundial.

    Como luchaba la Caballería?

    La caballería en realidad actuaba como infantería montada. Utilizaban sus caballos para llegar al lugar de combate.
    Para enfrentar a los tanques alemanes empleaban cañones de 37 mm y fusiles antitanques. Nunca cargaron, sable en mano contra estos.
    El gran problema de la caballería era que disponían de muy pocos cañones y fusiles antitanques y casi ningún cañón antiaéreo.
    Sin embargo lograron infringir enormes pérdidas a las formaciones panzer alemanas, como por ejemplo en la batalla de Mokra donde la Brigada de Caballería de Volyn destruye 80 tanques.
    En algunas ocasiones realizaron cargas a caballo contra unidades de infantería y artillería con gran éxito, debido a que lograban acercase a estas en forma silenciosa y atacarlas desde bosques donde se hallaban ocultas.

    Como nace el mito de la carga de Caballería?

    El mito de la carga de caballería polaca nace el 1° de septiembre de 1939 a las 19:00 en las cercanías del poblado de Krojanty. El 18° Regimiento de Ulanos de Pomerania se encontraba en ese sector y al atardecer observaron a un Batallón del 71º Regimiento de la 20° División Motorizada descansando. Fue entonces cuando el Coronel Mastalerz Jefe del Regimiento decidió la carga de 2 Escuadrones. El motivo de este ataque era permitir retroceder a la infantería polaca a la segunda línea defensa.

    Los Ulanos tomaron por sorpresa al Batallón produciendo numerosas bajas y haciendo retroceder a los alemanes, sin embargo se toparon con unos carros blindados que estaban a la vera del camino (el Cnel. Mastalerz desconocía su existencia) y estos abrieron fuego sobre los jinetes, los cuales tuvieron que retroceder dejando más de 20 de muertos entre los que se encontraban el Cnel. Mastalerz y el Cap Sweizieak.

    Al día siguiente llegaron al lugar periodistas italianos, a los cuales se les dijo que los jinetes polacos cargaron con sables contra los tanques.
    Allí nace el mito de las cargas de caballería contra tanques alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.
    La frase miente miente que algo quedará resultó muy cierta en esta oportunidad.

    Como se magnifica el mito?

    Después de la Segunda Guerra Mundial, en Polonia se estable un gobierno Comunista dependiente de la Unión Soviética.
    Como la caballería fue en cierta forma el símbolo de la victoria polaca sobre los Bolcheviques en 1920 y para la población en general aún más que eso, un símbolo de la Segunda República Polaca, a mi entender las autoridades no hicieron demasiado para desmitificar esta historia, era algo cómodo para los gobiernos comunistas, decir que el ejército de la Segunda República era totalmente obsoleto y sus jefes incompetentes.
    En el año 1958 se estrena la Película surrealista de Andrzej Wajda “Lotna”, (para mi la mejor producción de este director), una maravillosa ficción que narra las peripecias de un escuadrón de lanceros que tuvo que enfrentar tanques.
    Este film posee a mi entender 3 de las más impresionantes escenas de la cinematografía de todos los tiempos, solo comparable con la de la película el Acorazado Potemkin (película muda y por supuesto en blanco y negro de 1925), dirigida por el cineasta soviético Serguéi Eisenstein, donde uno de los oficiales es arrojado al mar y quedan colgando sus anteojos en la borda.
    Las 3 escenas son:
    • Los recién casados entran en una habitación y aparece la imagen de un soldado destrozado, ya que ese cuarto pasó a ser parte de un hospital de campaña.
    • La imagen de los tiros de ametralladora de un avión alemán vistos, desde un automóvil, que son dirigidos a la población civil que huye de los bombardeos.
    • La escena del “picnic” donde de repente aparece un avión y dispara sus proyectiles.

    En síntesis está película ayudo enormemente a magnificar el mito.
    Para más información ver: http://www.varsoviasedefiende.com.ar
    Ing. Andrés Chowanczak
    Buenos Aires, Argentina

  8. Pues no es un mito, sino una historia distorsionada. Dos escuadrones de 250 hombres al mando de un coronel cargaron contra un batallón de infantería alemán, sorprendiéndolo y causándole graves pérdidas lo que los obligó a retirarse, estos escuadrones eran de la Brigada Pomorska, era la única unidad armada con lanzas, las cuales usaban en desfiles y entrenamientos. Luego aparecieron dos blindados alemanes de reconocimiento, que causaron 20 bajas a los polacos entre ellos a su comandante y los polacos debieron retirarse. Al ver los caballos y jinetes muertos, los reporteros fueron engatusados al decírseles que los polacos cargaron a sable y lanza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s