Estrategia Rove/Arenas

roveEn más de una ocasión he manifestado que no comprendo la estrategia política del PP de Andalucía, si es que ésta existe y no viven a impulsos, que es la impresión que yo tengo. Buena parte de las sucesivas mayorías absolutas del PSOE en Andalucía se deben a la incapacidad del PP de Andalucía para articular un discurso regional coherente, saber transmitirlo, ser medianamente autocríticos y tener un líder regional medio presentable.

Me entero de la última idea de Javier Arenas (nuevamente más centrado en los cabildeos de la calle Génova que en la política andaluza o en su labor como parlamentario autonómico y senador).

arenasLa nueva idea de Javier Arenas no es otra que trasladar algunos servicios centrales de la Junta de Andalucía a Málaga. La verdad es que el tema de dónde se ponga la sede de la Cámara de Cuentas me importa un pimiento, al igual de que se le haya ocurrido ahora y no cuando era ministro y vicepresidente del Gobierno.

Lo que me parece relevante son dos síntomas que esta propuesta revela. El primero es que no tiene nada que decir ni proponer para que le voten, salvo el simple argumento de que me presento para gobernar.

El segundo síntoma puede que sea una sobreinterpretación mía. Me explico: creo que los estrategas del PP de Andalucía han adoptado una estrategia a lo Rove, consistente en consolidar sus bases, para que un mínimo descenso del adversario pueda suponer una victoria.

Microsoft Word - Diferencia PSOEPP 2008 Aut And.doc
En consecuencia la estrategia del PP de Andalucía se fundamentaría en afianzar sus feudos electorales, que son las tres provincias orientales (Almería, Granada y Málaga). He hecho todavía les quedaría la “conquista de Granada” ya que, aunque empatan a diputados, se encuentran más de un cuatro por ciento por debajo del PSOE. Incluso la diferencia en Málaga sigue siendo demasiado corta y eso que los populares tienen un voto muy consolidado en la capital.

Microsoft Word - Diferencia PSOEPP 2008 Aut And2.doc
La estrategia ser la fuerza hegemónica en Andalucía Oriental se basa en recurrir a la victimización. Se quiere enfrentar a la parte oriental con la occidental y más concretamente con Sevilla y los sevillanos, provincia donde el PSOE obtiene más diputados y la mayor diferencia de votos. Si te consigue movilizar al oriente andaluz a través de la victimización se puede generar un efecto no deseado, que es la movilización reactiva del occidente de la región en el sentido contrario, un occidente con más población y en consecuencia con más peso político (40 escaños frente a 68 escaños).

De paso hay que señalar que las principales subidas del PP correlacionan bastante bien con las principales bajadas del Partido Andalucista, pudiéndose decir que el 3.21% que pierde los andalucistas son casi la mitad de los votos ganados por los populares andaluces.

Microsoft Word - Diferencia PSOEPP 2008 Aut And3.doc
El voto a los andalucistas es enormemente volátil y, desde que se creó la Comunidad Autónoma, este partido ya ha recibido varios certificados de defunción. Quiero decir con ello que no se puede descarta a día de hoy que los andalucistas, por uno de esos azares del destino que les llegan, reciban el puñado de votos necesarios para recuperar algunos escaños, los cuales se los quitarían directamente al PP.

La estrategia del PP la veo errada por los motivos antes indicados: en dos de sus tres provincias no tienen ni mucho menos consolidado el “caladero” (de hecho en Granada pierden), pueden movilizar a cinco provincias en contra de ellos y siguen sin aportar ninguna idea salvo la de cambiar cinco oficinas de lugar.

Fuentes de los datos: Ministerio del Interior y Consejería de Gobernación.

Inversión por goteo frente a inversión por inundación

goteo
El último Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto-Ley por el que se establece un “Fondo de Inversión Municipal”, dotado con ocho mil millones de euros para que los municipios puedan invertir en determinadas infraestructuras.

Pablo Pando ha calificado esta medida de “keynesianismo municipal” y ha dicho que no dejar de ser curioso que se tenga que recurrir a los municipios para que la inversión sea más efectiva, cuando las haciendas municipales han sido depauperadas y se les ha acusado de todo a las corporaciones municipales.

Personalmente yo no soy ni municipalista ni antimunicipalista, aunque sí creo que se ha generado una tensión populista que ha llevado a los alcaldes a asumir cargas, competencias y proyectos que debería haber sido desarrollados por las Comunidades Autónomas.

¿Por qué ahora el Gobierno de España se acuerda de los municipios para invertir estos ocho mil millones y no lo hace él y no se los envía a las Comunidades Autónomas? Hace unos meses en “La Moqueta Verde” algunos  comentábamos una de sus estupendas entradas diciendo que el gasto público en inversiones no tenía el efecto multiplicador de antaño. No lo tiene porque las grandes inversiones del Estado se encuentran más tecnologizadas que nunca, el número de trabajadores preciso para llevarlas a cabo es menor y el de empresas intervinientes.

Pongamos un ejemplo. Si yo quiero gastar esos ocho mil millones en infraestructuras y quiero gastarlo lo antes posible para inyectar ese dinero en la economía real, no tiene mucho sentido licitar nuevas líneas del AVE, porque tardarán mucho en realizarse y además pocos se beneficiarán de ese dinero, porque pocos son capaces de construir líneas del AVE.

Si esos ocho mil millones lo invertimos en arreglar aceras en todas las localidades españoles, el número de empresas y trabajadores intervinientes se multiplicarán, así como disminuirán los plazos de ejecución y de abono de la obra. El resultado es que el dinero quedará más distribuido y llegará antes a la economía real.

Esta medida podría ser calificada como un riego o inversión por goteo, frente a una inversión o riego por inundación (que sería la del Estado o la de las CCAA), que resulta más espectacular pero que desperdicia mucho recursos y que puede provocar que una parte se pudra por tener demasiada agua y otra se desertice por no recibir nada.

El precio de la lealtad

precio-de-la-lealtad
Por un buen compañero (antes de que a ambos nos den puerta) de lides en la política local, he conocido  de la existencia del documental “Knock Out Cuba. El precio de la lealtad”. Aún no se ha estrenado; está en fase de post-producción.

Este documental narra la situación actual de los campeones mundiales de Boxeo que Cuba ha ido dando y que optaron por quedarse en la Cuba castrista. El precio de la lealtad no es otro que la miseria que estos hombres comparten con millones de compatriotas.

Ellos optaron por ser leales a un régimen que nunca ha sido leal a su gente. Espero que termine la post-producción y se estrene este documental, que tiene un aspecto inmejorable, al menos por lo que se puede ver en el trailer.

Reforma religiosa e irracionalismo

savonarolaManuel RÍOS MAZCARELLE: Savonarola. Una tragedia del Renacimiento. Ediciones Merino. Madrid, 2000. 286 páginas.

Savonarola es considerado como uno de los protorreformadores del Cristianismo. Se adelantó unas décadas al movimiento que sería conocido como la “Reforma”, iniciada y liderada por Lutero. Las convergencias entre Lutero y Savonarola existen, pero también sus divergencias, que no son pocas.

Quisiera centrarme en una convergencia de dos características que normalmente se pasa por alto. No es otra que el “medievalismo” de estos dos reformadores religiosos. La ruptura de la Edad Media conllevó una quiebra de las normas sociales establecidas, porque nada cambia gratuitamente. La crisis en todos los sentidos que el Renacimiento supuso y los problemas, especialmente dentro del Cristianismo, no son ajenos a la Revolución Científica y al desarrollo del pensamiento humanístico.

Normalmente se dice que los reformadores, especialmente Savonarola, se dirigieron contra la corrupción de las costumbres dentro de la Iglesia. Puede que ello sea cierto, pero eran personas listas y sabían que todo guardaba relación. Sabían que ese furor lascivo era la fiebre que provocaba los primeros de la emancipación de la conciencia humana, de lo que Kant siglos después llamaría la “salida de la autoculpable minoría de edad” (aunque refiriéndose a la Ilustración).

Tenían fuertes tendencia fideístas, esto es, la consideración de que la fe es una esfera al que la razón no tiene acceso y que tiene sus propias reglas, contenidas en un texto sagrado. La fe, para ellos, era el primer conocimiento, pero al ser un conocimiento no racional, podemos decir que eran irracionalistas. El irracionalismo era más patente en Lutero que en Savonarola, ya que éste último mantenía su tradición tomista como dominico que era.

Sobre el libro que me sirve de excusa para esta digresión, quiero indicar que el subtítulo debería ser el título. El autor dedica la mayor parte de las páginas a la ambientación, esto es, muchísimo más “Zeit” que “Leben” y algunas veces sin vincular una cosa con otra. El esfuerzo divulgativo es apreciable siempre, pero el autor debería haber tenido en cuento que alguien que compra o lee un libro sobre Savoranola ya tiene los suficientes rudimentos sobre el Renacimiento como para demandar cuestiones más específicas sobre el biografiado y sobre algunos aspectos del contexto.

Paraísos perdidos

Hace mucho tiempo estuve leyendo un libro de Moral sexual escrito por el teólogo jesuita Eduardo López Azpitarte. Aparte de las consideraciones sobre mis lecturas (que sé que ya las estáis teniendo), me gustó una metáfora que empleó hablando de uno de los temas del libro.

Tomando como título el poema de Milton (Paradise lost) dice que hay situaciones en las que una elección de una opción implica el rechazo absoluto de otra opción. Cuando hay que elegir entre dos solas opciones, y más cuando conlleva matices existenciales, siempre existe el peligro de caer en el “síndrome del paraíso perdido”.

Siempre que elegimos entre dos cosas moralmente buenas y llamativas, pero que se excluyen entre sí, podemos empezar a añorar la posibilidad no elegida, en el momento en el que nuestra opción muestra sus intrínsecos e inevitables inconvenientes.

Es ese perpetuo pensar de cómo hubiera sido nuestra existencia si la elección hubiera sido otra. Esto que es lógico, si se adentra en el terreno del paraíso perdido, provoca la idealización de lo no elegido, de lo desechado en su momento.

paraiso-perdido1

Freedom for Greenland?

groenlandia
La prensa catalana suele estar muy atenta a cuestiones relativas a las regiones del mundo. “La Vanguardia” publica hoy una noticia relativa al referendum que, si los trámites parlamentarios lo confirman, establecerá la nueva configuración de la autonomía de Groenlandia, que territorio danés.

La noticia del diario barcelonés indica que el “nuevo estatuto” incluye la posibilidad de que los groenlandeses puedan autodeterminarse y constituir un estado independiente de Dinamarca. La clave de estos afanes nacionalistas se encuentra naturalmente en la existencia de grandes reservas de recursos naturales en este territorio. Una independencia, que era inviable, se convierte en una posibilidad no sólo sostenible, sino atractiva económicamente para estos “hombres y mujeres de las nieves”.

Nacería otro país cuya existencia se basa en el mero hecho de ser en y los contratos multimillonarios con empresas petroleras sin los límites de la rígida legislación medioambiental de un país escandinavo.

Yo que soy malo me hago las siguientes preguntas: ¿por qué Dinamarca ha mantenido a estos pocos más de cincuenta mil habitantes a fondo perdido con su presupuesto y siendo un lastre? ¿por qué ellos tenían derecho a ser parásitos daneses y ahora que pueden contribuir a la riqueza nacional la quieren para ellos? ¿por qué Dinamarca tiene que negociar una cuota de participación en esos recursos cuando ha pagado todo sin esperar recibir nada?

Votar en una segunda vuelta (especulación politológica)

urna
Supongo que debe existir una amplia literatura politológica sobre los condicionantes específicos que se dan en una votación a dos vueltas. Debe existir, pero he de confesar que yo no la conozco, así que me dispongo a especular como un vulgar contertulio (o un vulgar bloguero), sobre los posibles criterios que una persona puede seguir a la hora de decidir su voto en una segunda vuelta.

Si el candidato votado en primera vuelta, pasa a la segunda vuelta, lo normal es que quien le haya votado en la primera, lo vote en la segunda. Ello será así salvo que se haya producido una sorpresa no prevista por el elector que su voto solamente quisiera ser testimonial o de castigo.

Si el candidato votado en la primera vuelta no pasa a la segunda, la elección de su “mejor segunda opción” puede acogerse a alguno de los siguientes criterios, que son variantes del llamado “voto útil”:

a) Elección por atracción. El votante elige al quien hubiera sido su segunda elección en el caso de haber podido votar dos opciones. Este tipo de voto no siempre es posible.

b) Elección por rechazo. El votante decide su voto por rechazo a uno de los candidatos presentes en la segunda vuelta.

c) Votar al ganador. Hay personas a las que les gusta votar al que va a ganar y más cuando el candidato más votado en la primera vuelta se ha quedado muy cerca de llegar al límite que hubiera evitado la segunda vuelta.

¿Qué creéis que ha pasado en la segunda vuelta de las elecciones internas del PSF? (ya di mi opinión en otra entrada, ahora espero la vuestra).