¿Es la política municipal una escuela de política?

Es un tópico decir que la política municipal es el lugar donde alguien se hace político. Hasta que conocí un poco más de cerca la política municipal no me di cuenta de que la mayoría de los servicios que reciben los ciudadanos y que muchas de las decisiones relativas a su calidad de vida se toman en los ayuntamientos.

He querido hacer una mínima investigación sobre si realmente nuestros políticos de primer nivel y con grandes responsabilidad realmente han aprendido a ser políticos en la vida municipal.

La muestra que he elegido está compuesta por los ministros del PP y del PSOE que formaron el gobierno en el momento de comenzar sus respectivos segundos mandatos (2000 y 2008).

De los dieciséis ministros y ministras que nombró Aznar tras ganar las elecciones de 2000, siete de ellos habían sido elegidos concejales antes de ser ministros, aunque la elección de Mayor Oreja como concejal en San Sebastián sólo fue eso, una elección. De los restantes tres habían sido también alcaldes (Eduardo Zaplana en Benidorm, Ángel Acebes en Ávila y Celia Villalobos en Málaga) y uno presidió la Diputación Provincial (Mariano Rajoy en Pontevedra). El caso más curioso, que no está entre estos siete, es el de que fuera ministro de Trabajo, Juan Carlos López Aparicio, que dejó de ser ministro para convertirse en Alcalde de Burgos. Francisco Álvarez-Cascos fue portavoz municipal durante siete años en Gijón.

De los diecisiete ministros y ministras que Rodríguez Zapatero ha nombrado al inicio de su segundo mandato, solamente cuatro de ellos han ejercido antes como concejales y sólo de dos de ellos se puede decir que tienen experiencia en gestión municipal. El mayor representante del Municipalismo dentro del actual gobierno es el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, que perteneció desde 1983 a este año a la corporación de L’Hospitalet, siendo si alcalde desde 1994 y presidiendo la Diputación de Barcelona desde 2004. La ministra de Defensa, Carmen Chacón, ha sido concejala en Esplugues de Llobregat (Barcelona) de 1999 a 2007. Los otros dos son Miguel Sebastián y Beatriz Corredor, los cuales han sido concejales en el Ayuntamiento de Madrid menos de un año.

A modo de observaciones:

1) En ninguno de los dos gobiernos analizados la mayoría de sus miembros han tenido antecedentes como concejales, que puede ser tomado como medida objetiva de participación en la política municipal.

2) El hecho de que en el gobierno analizado del PP haya habido más miembros con pasado municipal que en el gobierno del PSOE no creo que se deba tanto a una opción sino al hecho de que entre 1982 y 1991 la mayoría de los gobiernos autonómicos estaban controlados por el PSOE, de forma que los políticos populares sólo podían “brillar” en el plano municipal. Sí es llamativo que los dos ministros del PSC tengan antecedentes municipales.

3) Esta muestra es escasa pero me parece que es indica que en los más altos cargos políticos, tener pasado municipal no se considera ni un mérito ni garantiza un futuro político.

4) Merecería la pena analizar cada uno de los gobiernos desde 1978. El hecho de que, sin duda, si analizáramos las Cortes, salieran más concejales y alcaldes no tiene relevancia política ya que ser diputado o senador no significa tener ninguna capacidad decisoria y muchas veces las listas se confecciones sobre criterios territoriales en cada provincia, utilizando a alcaldes y concejales muy conocidos y queridos en una zona como reclamo del voto a una lista.

5) Tiene mucho sentido replantearse si es cierto el tópico que da título a esta entrada, al menos en lo que respecta a la política nacional.

Datos de Wikipedia y de las webs de los distintos ministerios.

9 comentarios en “¿Es la política municipal una escuela de política?

  1. Así de pronto recuerdo que Montilla y Joan Clos en su momento ministros también han sido alcaldes. Si hacemos un repaso podemos comprobar el marcado caracter municipalista del PSC (4 de los 6 que hemos recordado entre tu y yo). Probablemente debido al largo poder ostentado por CIU al frente de la Generalitat.

  2. Obviamente solo hablo de mi experiencia como afiliado a Ezker Batua Berdeak y conocedor de los entresijos de IU. En nuestro caso la política municipal es LA escuela política por excelencia, después de la asamblea local (de IU, EB Berdeak, etc).

    No sé como será en otros partidos, pero en mi ámbito la cosa es evidente.

    Otra asunto es que no tengo claro si esto es bueno o malo. Tiendo a pensar que acerca al ciudadano-político a las vicisitudes de la ciudadanía. Pero también veo que produce muchos de los vicios de la política municipal en esas personas.

    Un saludo,

  3. A ese título, yo le añadiría un “extra”, es decir, lo dejaría así “¿Es la política de municipios pequeños una escuela política?”.

    Desde la parte que yo se, desde mi pequeño municipio, los concejales y concejalas junto con la alcaldesa nos tenemos que hacer casi todo el trabajo al no poder disponer de liberados, asesores, funcionarios y mano de obra sobrante… etc.. etc. por lo que tienes que aprender a marchas forzadas el funcionamiento de la gestión municipal y el boicoteo de las instituciones mayores gobernadas por otros partidos.

    La verdad, es un aprendizaje que no tiene precio y que dudo que alguna escuela fuera capaz de darme.

  4. Ana, como dije en la entrada, me he limitado a las dos formaciones iniciales de los segundos mandatos. Es cierto que Clos y Montilla habían sido alcaldes y creo que el municipalismo del PSC tiene mucho que ver con lo que has dicho.

    Leolo, en el caso de EEB creo que debe ser cierto. La pregunta es si por decisión o necesidad. Me refiero a lo que yo dije del PP o Ana ha apuntado del PSC.

    Marcos Núñez, tienes toda la razón en lo que dices… no sólo se aprender política, sino de todo. El tema de los servicios intermunicipales para los pequeños municipios está abandonado de la mano de Dios, y las diputaciones…. mejor no digo nada.

  5. Desde luego que es un escuela política, cosa que no garantiza que posteriormente pueda llegarse a se otras cosas como diputado o senador.
    Y es una escuela política en mayúsculas, sobre todo en medianos y pequeños municipios. Como decía Marcos es un aprendizaje que no tiene precio.

    Pero esta escuela (la de los municipios) no da las mismas asignaturas que otras (Congreso y Senado), los exámenes son diferentes y el control diario de asistencia nada tiene que ver.

    Se les puede llamar a las dos escuelas, pero nada tienen que ver una con la otra. La política municipal es de calle y la otra de pasillo y despacho.

  6. Hola , soy un chico de 16 años que casualmente estoy estudiando ahora la politica municipal. y esto que acabo de leer me ha resultado bastante beneficioso. Tu investigacion ha sido muy interesante i sinceramente te lo digo gracias por este tema que as publicado me ha ayudado enrerio.
    En cuanto a la pregunta que propones pienso que si que es una escuela de politica.
    saludos

  7. geografo subjetivo, creo que la explicación en el caso de EBB (y de otros partidos) es simplemente matemática: 251 municipios, 3 diputaciones forales, 1 parlamento y 1 gobierno. En estos términos, estés en el gobierno o en la oposición, es claro donde está la cantera.

    Como te decía ayer, esto tiene sus cosas buenas y también sus tics y deformaciones, a mi modo de ver, negativas.

    Un saludo,

  8. hola me gustari participar en este tema que de suma importancia para mi ya que soy un joven que me gustaria involucrarme en la politica de mi pueblo, para desarrollo de patria y por ende en el desarrollo de toda la juventud de mi tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s