Plan de rescate: no comprendo tanta alegría


Hablaré de Economía y de la situación que estamos viviendo, a pesar de que me he resistido todo lo que he podido. Lo he hecho porque esto es demasiado complejo para que alguien, sin mucha formación económica como yo, venga a decir algo que iba a ser un digesto de cosas leídas.

Lo que voy a hacer no se diferenciará mucho de lo que temo, pero sí creo que tiene la ventaja de haber intentado distanciarme un poco. Voy a escribir por punto, que es lo que más me sirve para ordenarme cuando demasiadas ideas me fluyen.

1) La decisión de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos me ha hecho recordar la diferencia que Max Weber hace entre la ética de la convicción y la ética de la responsabilidad. La primera es la ética del investigador, del predicador o del activista que se mueve únicamente con sus convicciones y mira la coherencia del mundo con ésta. La segunda debería ser la ética del político, que al tomar decisiones tiene que mirar por las consecuencias de lo que decide. Ha habido representantes que se han guiado únicamente por la convicción, por votar de acuerdo con sus principios últimos, asumiendo incluso que la responsabilidad no va con ellos.

2) Lo peor no es que haya habido representantes que hayan votado guiados únicamente de una ética de la convicción, lo peor es que hay, sin duda, muchos representantes que solamente se han guiado por el hecho de que las elecciones están a la vuelta de la esquina y quieren permanecer un bienio más en Washington. Ellos han hecho campaña y carrera política sobre la idea de que el Estado es algo muy malo y ahora ellos están encerrados en sus propias exageraciones (y nosotros con ellos) ya que sus electores se las han creído y por ellas les han votado.

3) Me hace gracia que se “sobreinterprete” una decisión de la Cámara de Representantes de los EEUU. Es una cámara que está continuamente de elecciones, por el mandato dura solamente dos años. Es sumamente volátil y tiene una dinámica diferente al Senado desde tiempos inmemoriales [véase Alexis de Tocqueville: La democracia en América] Es una cámara en la que sus miembros están normalmente ocupados recaudando fondos para su propia campaña (excepto algunos pocos que son clásicos y que no tiene rival en su distrito) y no están como para leerse ciento y pico páginas de legislación engorrosa, cuando los “think tanks” te dan una hojita con los argumentos que puedes defender [vid. John Micklethwait: Una nación conservadora]. Ni son sensatos, ni se han estudiado profundamente los intereses a devengar en la operación de rescate. Están atrapados en su propia encerrona.

4) A mí, como a otros muchos nos da asco que se tenga que ir al rescate de determinados sectores con el dinero de todos, especialmente cuando esos sectores han sido irresponsables, se han vuelto loco con las ganancias y los resultados a corto plazo y han ganado una barbaridad. Llevo semanas intentando que el asco no me nuble el entendimiento. Mantener a flote el sistema financiero es necesario, es la base de nuestra economía y sin crédito y sin seguridad en los depósitos todo se irá al “carajo” (con perdón), porque detrás de ellos nos vamos todos nosotros. Tampoco nos olvidemos que en España y en otros países los bancos están sujetos a unas regulaciones más estrictas que otros sectores, lo cual lleva aparejada la garantía del Estado.

5) No me atrevería a calificar de bueno el “plan de rescate”, pero tampoco de malo. Puede que sea una especie de tratamiento paliativo que no terapéutico, pero sí estoy convencido de que en las actuales circunstancias hay que ganar tiempo para intentar reformar las cosas. Intentar diferir la hecatombe no sólo no es mala idea sino que es una obligación.

6) Los papeles se han cambiado indudablemente. Los liberales ahora son intervencionistas y los intervencionista (o más allá) son ahora de lo más liberal. Yo que antes y ahora soy socialdemócrata creo que hay que intervenir, al igual que antes también pensaba que había que intervenir, especialmente en los sectores fundamentales de la Economía. No me vale socializar las pérdidas, pues lo que ahora se gaste la sociedad tiene que recuperarlo por la vía que sea (ganancias en sociedad o por los impuestos), ni desear el colapso del Capitalismo que un buen grupo de paleo-marxistas ven cada día más cerca.

7) Hay sectores que habrá que dejar a su suerte, no se puede con todo, pero el motor debe seguir funcionando, aunque tengamos agujeros en la carrocería. En el futuro, que nadie se olvide de lo que está pasando y que no nos dejemos llevar nuevamente por los cantos de sirena de la segunda gran utopía del siglo XX.

8) La situación necesita de liderazgo y el Presidente George W. Bush ha demostrado que no lo posee (no es un descubrimiento nuevo). Pero la situación también requiere de saber generar confianza, de “mover ficha” y tomar medidas para que contener la caída. Quedarse quieto no genera mucha confianza que digamos.

19 comentarios en “Plan de rescate: no comprendo tanta alegría

  1. Los liberales siguen siendo liberales. Los socialistas siguen siendo socialistas, y sus hermanos los intervencionistas de derechas también.

    Los liberales insisten en el peligro del azar moral. Si el Estado asegura los depósitos y las inversiones, los agentes se arriesgarán más de lo razonable, hasta hacer quebrar el sistema.
    Si el Estado te asegura las pérdidas, la mejor opción es invertir en negocios arriesgados que dan mayores ganancias, como ir al casino. Si hay suerte, te llevas unos beneficios elevados. Si hay mala suerte, viene el Estado y te salva.

    Los intervencionistas de derechas, bien relacionados con las mafias financieras, pretenden que se les rescate con el dinero público.
    Los socialistas, también bien relacionados con esas mafias, apoyan la decisión.

    Frente al acuerdo unánime entre socialistas y derechistas en favor de las oligarquías financieras, sólo se oponen los liberales.

  2. Ahí está el problema que desencadena la crisis, en “garantizar”. Las garantías estatales ponen el marcha el “azar moral” que lleva a los agentes a arriesgarse más de la cuenta.

    ¿Cómo es posible que los banqueros aceptasen las hipotecas subprime tan alegramente? Porque estaban empaquetadas por dos entidades de “patrocinio público” que garantizan a los bancos su cobro. Tienen su origen en los años 30, un invento de Roosvelt para “garantizar” las hipotecas de los pobres.
    Los bancos se han forrado aceptando esas hipotecas de alto riesgo. Y ahora que han petado, Bush y Obama se preparan para comprarlas.

    ¿Regalamos un seguro a todo riesgo a los conductores? Pues seguro que se volverán más imprudentes y aumentan los accidentes.

  3. Camarada Tersites ¿suprimimos todo tipo de normas de curculación y controles en la carretera? Pues habrá más accidentes todavía. S, ya sé, en Alemania no hay normas de circulación como aquí y no hay tantos accidentes poque desarrollaron un sentido de la responsabilidad y de la disciplina que aquí no tenemos.

    Pues con la economía pasa igual. Si se desregula hasta tal punto que los ejecutivos y grandes finanzas se enriquecen alocadamente sin límites fijados, llegando al latrocinio sin que haya controles suficientes del Estado y transparencia en las operaciones financieras que se efectúen a consecuencia de esa desregulación, se llega a la ruina. Porque está visto que ni en EEUU ni en ningún otro país hay suficiente responsabilidad aún ni individual ni social como para que cada hijo de vecino se ocupe el solo de la economía de forma completamente autónoma respecto al resto de la sociedad sin que eso derive en latrocinio.

    Y no fue la política de Roosvelt la que originó el Crak del 29 si no la que sacó al país de la fuerte crisis originada por un capitalismo salvaje que llevó a ese derrumbe económico histórico, aparte del saqueo que ese tipo de capitalismo suponía para los bolsillos de los asalariados sin cualificación de entonces (lo que se conocía como “el proletariado industrial”) que vivían en condiciones infrahumanas.

    ¿Dejamos a los navajeros que atraquen todo lo que quieran a los demás sin ningún tipo de intervención estatal? Seguro que no es ningún modelo económico ni incentiva la economía productiva.

  4. Yo soy de los que, en noches de libaciones ideológicas, disfrutaría viendo el derrumbe del sistema. Pero preferiría que no se cayera sobre mi cabeza. Por responsabilidad frente a una clase trabajadora, que pagaría la factura de una crisis radical, sí a la interención. Ya sé que los leones se comerán la parte del león. Ça va de soi. El sistema es así. Pero hay que salvar el crédito y el empleo. Y después regular ferreamente ese rastrillo de mercachifles de humo.

  5. Geógrafo

    Si fuera por la regulación bancaria todavía tendríamos a los prestamistas con monóculo y ábaco. La regulación mata la innovación, y no soluciona el problema del riesgo. ¿Cómo puede medirlo el Estado? Los funcionarios no saben dar hipotecas, ni medir los riesgo de una hipoteca o un aval bancario. No conocen el futuro de las “puntocom”, ni los mercados asiáticos o las energías alternativas. Estás pidiendo algo imposible. La única forma de contener el riesgo es dejar quebrar a quienes se han expuesto demasiado. Y que ese miedo les haga prudentes.
    Si les das garantías y asumes las pérdidas de quienes cumplan las normas, te dejarán en pelotas.

  6. Manuel, el señor Tersites no ha hablado del crack del 29, no mezcles higos con brevas. Está hablando de las entidades Freddie Mac y Fannie Mae, que desde los años 30 con Roosvelt que fueron creadas (¿años 30 es 1929? lee mejor) y luego en los 70 se les dió el “patrocionio público”, en el que se aseguró que si quebraban, el Estado les salvaría el culo.

    Lo que luego discute Geógrafo es que, cuando les aseguraron el trasero, podían haber puesto límites, a lo que Tersites responde que podían no haver asegurado de buenas a primeras porque el Estado no tiene ni pajolera idea de contabilidad, según él.

    O sea que, Manuel, por favor, intenta para la próxima leer mejor.

  7. Angels no te preocupes por mi capacidad de lectura.

    ¿Así que el Crack del 29 y la crisis que sobrevino en los años 30 con el consiguiente New Deal de Roosvelt y de Keynes para salir de esa crisis es mezclar higos con brevas?

  8. Tu artículo me parece interesante, pero una puntualización. El mandato de los senadores en EEUU no es de dos años, sino de seis. Lo que pasa es que renuevan cada dos años un tercio de la cámara, por eso tienen elecciones cada dos por tres.

  9. Te quoteo tu frase, para que leas la barbaridad que pusiste y como tergiversaste las palabras de Tersites:

    “Y no fue la política de Roosvelt la que originó el Crak del 29 si no la que sacó[…]”

    En esta frase estás suponiendo que Tersites ha dicho que Roosvelt provocó el crack del 29, cuando 1929 fue ANTES de que Roosvelt mandara en los años 30. Como puede una persona que practica una política posterior a un acontecimiento provocar ese acontecimiento con esa misma política si no la ha podido aplicar antes? No tiene absolutamente ningún sentido.

    A parte que lo que acabó con los problemas financieros de EE.UU. no fué una política inflacionista de Keynes (rebatida contumazmente por Friedman hace unas cuantas décadas), sino la venta de material militar a Inglaterra durante la Segunda Guerra Mundial, algo lárgamente documentado.

  10. Angels, la “barbaridad” que tú dices que pongo es porque Tersites habla del intervencionismo y de la creación de las empresas Freddie Mac (privatizada en los 60)y Fannie Mae y del supuesto “garantismo” que el keynesianismo ofrece, como algo causante de las crisis financieras y de la crisis actual y yo lo que digo es que precísamente el New Deal de Rooslvelt con su intervencionismo fue lo que sacó a USA de la crisis que sobrevino tras el Crack del 29 y que dicha crisis consustancial a dicho crack bursátil fue originada por unas finanzas caóticas resultado de un capitalismo muy primario por estar escasísimamente regulado y que la vuelta a ese capitalismo salvaje, tan inhumano desde un punto de vista social como archidemostradamente ineficaz desde lo económico, es a lo que parece que aspirais los ultraliberales

    Me dá la impresión de que eres tú quien te empeñas en hacer unas lecturas muy retorcidas de todo. De ahí que deduzcas que Friedman estaba totalmente acertado (y no parcialmente) en ese análisis sobre las causas del fín de los problemas financieros que tuvo EEUU en los años 30 y que contagiaron al resto del mundo originando hambrunas aparte de suicidios en el propio país epicentro de esa crisis, ya que esa teoría del gasto en armamento como motor de la economía la practicó Reagan (unida a muchas desregulaciones y recortes de gasto social) y sirvió durante unos pocos años pues en el 1987 desembocó en otro derrumbe bursátil que fue el germen de la grave crisis monetaria de principios de los 90 y que tb afectó mucho a Europa. También la practicó Bush y ya vemos lo bien que salió . Ahora tienen que dar marcha atrás y recurrir nada menos que a nacionalizaciones y fuertes intervenciones o de lo contrario la restricción de crédito allí será total y en menos de seis meses se trasladará a Europa originando un escasez de financiación que ríete tú de lo que ocurre ahora en comparación con lo que ocurriría si el gobierno estadounidense no hubiera dado marcha atrás en su política de “laissez faire”.

    Si te parece que el ideólogo de las políticas económicas de Pinochet (Friedman) es un gurú de la economía hayá tú pero no tengas la cara de hablar, encima, de las barbaridades que dicen los demás.

    O aprende a leer mejor tú.

  11. Ya da igual, paso de hablar con semejante tipo de cegados mentales y demonizadores unilaterales. Piensa lo que quieras o di lo que te plazca sobre si “que cobarde” tal o “como se nota que los fachas no sabeis razonar” cual, no pasaré por este tema y menos para esto.

    Ale, adiós.

  12. Pingback: Quien paga, manda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s