¿Los “Espacios de Bienvenida Educativa” son segregadores?

El sábado “El País” anunciaba que “La Generalitat segregará a los inmigrantes en centros especiales”. El titular puede ser engañoso o directamente falso dependiendo cómo entendamos el significado de las palabras y qué palabras le demos a cada una de las realidades.

El verbo “segregar” tiene una matiz peyorativo que diferenciar o singularizar no tienen. Podemos decir que segregamos cuando diferencia o singularizamos a alguien por una serie de características y con esa diferenciación o singularización lo que pretendemos es “proteger” a otro grupo de la convivencia con los diferenciados o segregados.

El segundo término es el de “inmigrantes”. Leyendo toda la noticia de “El País” vemos que realmente la nueva medida de la Administración Catalana no va dirigida a todos los inmigrantes, sino hacia los que según su procedencia tienen unas raíces culturales más alejadas de la sociedad en la que van a vivir.

Voy a reflejar mis ideas por puntos, que como ya sabéis sirve para expresarme con más claridad y orden.

1) Cualquier medida que separe a unos chicos de otros utilizando un criterio puede ser interpretada como segregadora. Lo será realmente si lo que pretende es que el alumno al que se le aplica no entre en el sistema ordinario y permanezca totalmente apartado o en un sistema educativo paralelo. Dado que no he encontrado el Plan, he tenido que conformarme con una página de la Generalitat que lo explica sintéticamente. La impresión que he sacado es que la finalidad de estos “Espacios de Bienvenida Educativa” es la evaluar las necesidades del alumno antes de su ingreso en un aula de acogida.

2) Durante el proceso de evaluación me parece positivo que el alumno se vaya familiarizando con su entorno y que se le prepare para su entrada en el sistema ordinario. Que la familia también deba participar me parece una buena aportación, especialmente si se le informa de asuntos que nos pueden parecer poco relevantes (matriculación, documentos, plazos, organización de la educación o ayudas al estudio) que cuando estás en un país extraño son un verdadero laberinto. Los defensores hablan de una atención más personalizada.

3) Echo de menos que se comience la enseñanza del idioma, pues soy de la opinión de que cuanto antes se empiece, será mejor. Un aspecto negativo es que no haya un plazo máximo de permanencia en estos “Espacios”, aunque es lógico que los tiempos son sean estrictos no estaría de más señalar una duración ordinaria y las circunstancias y procedimientos para prorrogarlos.

4) En todo caso es muy positivo que los “Espacios” permanezcan abiertos durante todo el año y no solamente en el periodo lectivo, ya que la llegada del niño y de la familia pueden producirse durante los periodos no lectivos y que pueden conllevar esperas de dos meses hasta que exista el primer contacto con el sistema educativo y después todo se produce de golpe, con informaciones a carrera y dando lugar a despistes notables.

5) Con las objeciones que he señalado, tengo la impresión de que estos “Espacios” pueden ser de gran ayuda y que la experiencia de Reus y Vic aportarán datos interesantes para el resto de España. Desde luego no me parece que sea un proyecto segregador, sino que es integrador, pues a unas semanas de espera y no meter a un chico de sopetón en un centro educativo pueden ser más integradoras que el cumplimiento de algún anhelo “integracionismo maximalista”. No basta con escolarizar para que el niño o la niña vean cumplido su derecho a la educación; la escolarización debe ser eficaz.

16 comentarios en “¿Los “Espacios de Bienvenida Educativa” son segregadores?

  1. Es que El País se está amarilleando a ojos vista. De momento sólo usa términos “engañosos o falsos” pero pronto le veremos usar con maestría de veterano manipulador los adverbios.

  2. Hay que estar atentos. Eso tiene una pinta de aparcadero de niños para que no molesten a los blancos. Sobre todo hay que evitar que esos espacios de “bienvenida” sean obligatorios. Hay que dejar la posibilidad de escolarizar a los niños en el sistema normal.

  3. Yo trabajo de vez en cuando con gente inmigrante, y echan mucho de menos una atención, en este sentido, durante todo el año ya que mucha de la actividad laboral que realizan padres de niños inmigrantes finaliza en periodos en los cuales el sistema educativo no oferta nada (y es cuando justo lo podrían aprovechar mejor). Por lo tanto pienso que es una puerta abierta muy importante en ese sentido. Por supuesto sólo a modo de presentación y para asegurarles los contenidos “básicos o mínimos” que le permita abordar el futuro con más seguridad, y creo que pueden conseguirse espacios más tranquilos y sosegados que lo permitan. y Porque por otro lado es cierto que se interrumpe el goteo de alumnos nuevos en las aulas, lo que no beneficia a nadie, pero es que ademàs se evita la dispersión de los intereses del inmigrante; En cualquier caso, si es optativo, aleja la idea de “gheto” y en cambio puede resulta un buen empujoncillo. “Bienvenida educativa” también me parece adecuado y deja entrever lo positivo de esta iniciativa.

  4. Estos planteamientos chocan con el espíritu de la LOGSE, que pienso que está siendo desbordada por el tema de la inmigración. Una de las peculiaridades que tiene la ley es que promueve que todo el desarrollo de aprendizaje lo realicen los alumnos juntos, sea su nivel más avanzado o menos avanzado, y que debe ser el profesor el que los lleve a todos en conjunto, dando apoyo a quellos que más lo necesiten. Por ahí veo el conflicto.
    Sin embargo, es cierto que la realidad que se plantea con la inmigración no tiene nada que ver con que los alumnos tengan más o menos nivel. Son muchas cosas más, más complejas y no sólo de los alumnos sino también de sus familias. Por ello, pienso que la iniciativa de la Generalitat no es mala, pero todo depende de cómo se enfoque y cómo se gestione.
    Son dos modelos de ver la gestión educativa y que tienen su parte de razón. En el equilibrio puede estar la clave. Quien sabe.

  5. Pues a mí, geógrafo, esto no me da muy buena espina. Se supone que va dirigido a alumnos procedentes de Marruecos, África Subsahariana, etc., no así a los niños y familias de países “culturalmente cercanos” (Colombia, Ecuador…). Sin embargo, la información acerca de becas, sistema educativo vigente, etc. deberían ofrecérsela a todos por igual, dado que éste no es un elemento cultural sino que depende de la política educativa vigente en cada país. Es más, a muchas familias españolas no les vendría nada mal que se les ofreciera esta información (si es que se trata de eso, de ofrecer información).
    El problema que yo le veo a esto es que, a simple vista, es una idea buena, pero, por ejemplo, el hecho de que no existan plazos o tiempos de permanencia es un arma de doble filo. ¿Serán espacios aparcaniños?, ¿se crearán miniguetos? Tendremos que esperar a ver cómo se gestiona esta propuesta, pero la segregación, sea del tipo que sea, no es buena, y cuanto más tiempo pasen los niños en estas aulas, peor.
    Respecto a lo de comenzar por el idioma, me parece estupendo y estoy totalmente de acuerdo contigo, pero ¿qué idioma?, ¿castellano?, ¿catalán? De todos modos, ya existen para este cometido las ATAL (Aulas Temporales de Adaptación Lingüística).

  6. Veronique, te respondo sintéticamente:

    1) Cuanta mayor sea la diferencia cultural, mayor será la necesidad de evaluación, información y adaptación. Desde luego no están en la misma situación un niño marroquí o subsahariano cuya familia no controla ninguna de las dos lenguas cooficiales en Cataluña, que un niño o niña latinoamericano.

    2) Estoy de acuerdo que hubiera sido conveniente indicar un plazo máximo, aunque sólo fuese un plazo deseable, aunque no invalida todo el proyecto.

    3) Una cosa es dar un tratamiento específico y otro segregar. El fanatismo LOGSE de hace unos años metió en una misma clase a alumnos con necesidades muy diferentes y desde luego no ha sido lo mejor.

    4) El número de plazas en casa “Espacio” no es superior a 25, lo cual impide que sea un guetto en ciudades como Vic o Reus con más de 15% de alumnos inmigrantes. Los alumnos van, después del “Espacio”, a las “Aulas de Acogida”, donde se comienza con el idioma (en este caso el catalán que es el vehicular).

  7. Veronique, me resulta increíble que puedas distinguir entre proyecto y realidad cuando todavía no se han puesto en marcha los “Espacios”; ese argumento valdrá, si vale, cuando se pongan en marcha y alguna realidad sea evaluable. Decir que, ahora mismo, hay diferencia entre realidad y proyecto es un prejuicio que no se sostiene.

    Sobre el enlace que pones al Manifiesto de FETE-UGT por más que me esfuerzo no termino de estar de acuerdo. Toda variación puede sr interpretada en clave discriminatoria si se quiere, y por eso nos hemos tirado años sin ninguna atención a los niños de más capacidad, llevando a muchos de ellos al fracaso escolar.

    Pero lo “fuerte” del Manifiesto es que concluye con un “qué hay de lo mío”, ya que de los cuatro puntos finales, dos son demandas de mayor contratación de profesorado.

    Acerca del fondo sigo sin comprender el motivo por el que unas semanitas para que las necesidades de los alumnos sean evaluadas y orientadas sus familias es algo tan horroroso y es preferible soltarle de golpe y porrazo en una clase en aras de un principio de integración que puede ser contraprudecente con lo que propugna.

    Te agradezco el enlace, porque nos facilita a todos las cosas, pero no te quepa duda de que los lectores de GS, no se informan únicamente por GS, ni GS es su único referente. Más bien, en este tema, el punto de vista de GS es el “otro”.

  8. Si la interpretación del Plan de Cataluña depende del color de las gafas que uno se ponga, el Manifiesto publicado en el enlace que facilita Véronique no tiene esa doble lectura.
    Y no se trata de «qué hay de lo mío», se trata de que efectivamente la medida va encaminada a aparcar la diversidad. Seamos todos españoles (¿¿catalanes??), blanquitos, cristianos, europeos, asimilados… respetemos ante todo las normas y estemos calladitos, para no molestar.
    Nos guste o no, el mundo es afortunadamente mestizo desde su origen. Sin eso, no hubiera habido jamás evolución… sería conveniente recordarlo.

    NO reconocer las necesidades de formación continua del profesorado es como decir que si no hubiera inmigrantes en las aulas, no habría ‘problemas’ en el sistema educativo. Seamos serios, quitemonos la venda de los ojos, y -sobre todo- reconozcamos la discriminación donde la hay, el fomento inconsciente, quizas, de actitudes racistas y la apuesta de algunas políticas por sistemas educativos propios del siglo XIX.

    Un primer paso para resolver una situación difícil es reconocerla como tal. No evitarla. Aprendamos de los fracasos de las políticas europeas, norteamericanas, etc. O es que España (¿Catalunya?) no es capaz de crear modelo propio?
    Y para seguir reflexionando, os recomiendo leer sobre el modelo canadiense. ¡Cuanto tenemos todavía que aprender!

  9. No está claro que esos espacios de “Bienvenida Educativa” no sean segregadores, algo que sería normal de un gobierno coaligado con nacionalistas excluyentes como los de ERC y con un PSC cada vez más alejado del cosmopolitismo propio de la izquierda, ni está claro que no atente contra la LODE, la LOGSE y la LOE.

  10. Martina, el plan catalán admite al menos tantas lecturas como el Manifiesto. Aparte de ser bastante de “qué hay de lo mío” (basta ver que dos de las cuatro reclamaciones apuntan a temas profesionales del profesorado), podríamos interpretar que es la misma retórica que está llevando al colapso al sistema educativo, redactada por desertores de la tiza.

    Esto último no es que yo lo opine, pero fíjate la cantidad de interpretaciones que hay. Insisto, que un chico o chica que provenga de Somalia y esté recién aterrizado en Cataluña, se pase dos semanas siendo evaluado por psicólogos y trabajadores sociales, enseñándole cómo es la localidad donde vive, cómo se coge el bus y dónde y de camino se les diga a los padres en qué consiste el sistema educativo no me parece mal.

    Defiitivamente se está poniendo el grito en el cielo por una cosa que es una experiencia piloto. Cuatro “Espacios” que serán evaluados. Veamos cómo es la experiencia y si no es positiva, es decir, no ayuda a la mejor integración de los alumnos seré el primero en decirlo.

  11. El País pubilca que los e”Espacios de Bienvenida Educativa” no van a ser obligatorios. Eso alivia mis suspicacias.
    De todas formas me sigue asustando el nombrecito, parece un eufemismo inventando por un funcionario nazi, con perdón.

  12. La verdad es que ahora mismo los “Espacios” se encuentran en una etapa de prueba. Ya veremos el grado de obligatoriedad que tienen sin finalmente se establecen con carácter general.

    El nombre es más propio del argot pedagógico imperante que de un funcionario nazi, valoración que creo algo excesiva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s