No le río las gracias a la ministra Aido

Desde el inicio he sido un tanto escéptico con el nuevo Ministerio de Igualdad. Con su titular, la ministra, también pero he querido reservarme hasta que iniciase de alguna manera su gestión y considero que la comparecencia ante la Comisión de Igualdad del Congreso puede considerarse como un inicio.

Después de la marea de reacciones que la primera comparecencia de la ministra Aido ha producido, he esperado que se publicase en el Diario de Sesiones su intervención para poder hacer una valoración de primera mano.

Sintéticamente la ministra ha dicho poco que merezca la pena. Ha insistido mucho en coordinar (lógico cuando no tiene competencias), en aportar ideas demasiado generales y propuestas más de carácter propedéutico (realizar estudios e investigaciones) que apuntando actuaciones concretas. El hecho de no tener competencias sustantivas (un ministerio que debería ser más una asesoría de Presidencia) hace que todas las medidas dependan del Presupuesto de otro ministerio y la agenda que haga cada uno de los ministros responsables.

Marcó la ministra cinco grandes objetivos de su departamento en materia de violencia de género: prevención y sensibilización; mejora de la atención a las víctimas; mejora de la repuesta profesional; investigación; actuación integral sobre la masculinidad. En términos generales no dice nada realmente que no sea querer mejorar lo que ya hay (que no es mucho decir).

Las medidas laborales son demasiado generales. Me llama la atención que sólo le contemple la ampliación del permiso de maternidad en las familias monoparentales y que sí se amplíe el de paternidad a cuatro semanas. Habló la ministra de reincorporación de las mujeres al campo laboral que hayan tenido que dejarlo por cuidado de los hijos; no dijo más que el enunciado. El aumento de las pensiones mínimas de muchas mujeres que cobran una miseria la cuantificó en 200 euros. Está bien, no es mucho y dependerá de Pedro Solbes.

En el terreno legislativo dijo que no quería obviar la Ley del Aborto, pero terminó obviándola y la remitió a un nuevo grupo de investigación y a una página web sobre reproducción. El anuncio de la Ley Integral de Igualdad de Trato se quedó en eso y en decirnos que nos situaría en la vanguardia internacional, pero simplemente dijo que buscaría la erradicación de la desigualdad por los motivos que sea. En todo caso estoy convencido que esta Ley puede ser un magnífico ejemplo de “activismo legislativo”.

Sí me ha llamado la atención que para la “Ley Integral de Igualdad de Trato” el texto de referencia sea la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, que no tiene fuerza normativa, y no los Pactos Internacionales en materia de Derechos Humanos, el Convenio Europeo de Derechos Humanos o la propia Constitución.

Sobre Juventud, que también es su competencia, insistió en el tema de las ayudas a la emancipación, la creación de oficinas de emancipación en los municipios con más de 50.000 habitantes y en la potenciación de eso que es el Consejo de la Juventud. Habló algo de atención a los menores tutelados cuando dejasen de serlo y de los hábitos alimentarios o de salud.

No creo que Aido haya apuntado maneras, ni que sus medidas sean impactantes. Pienso que anda obsesionada con la jerga feminista de la no aceptación de los nuevos modelos de masculinidad (una sociedad llena de hombres acomplejados por el triunfo de las mujeres) que provoca la violencia contra las mujeres, como si en tiempos anteriores no hubiese habido violencia contra las mujeres a pesar de que lo masculino era absolutamente imperante y dominante.

Soy de la opinión de que Aido es ministra porque cumple con tres cuotas. Sus méritos profesionales son pocos, entre los políticos no encontramos ninguna elección ganada como cabeza de lista, excepto el conmovedor hecho de ser una de los fundadores de las Juventudes Socialistas de Andalucía en Alcalá de los Gazules (su localidad natal).

En estos tiempos de crisis hay que dar confianza a los ciudadanos y la política de gestos no es suficiente. La Igualdad no sólo es un elemento inherente a la izquierda, sino que también es uno de los valores superiores consagrados en la Constitución. La Igualdad debe ser tratada en serio, por los departamentos verdaderamente responsables y no tener una ministra para ocupar portadas y que se lleve los palos por sus ocurrencias.

Aido y su Ministerio no me hacen gracia y estoy dispuesto a reírles las gracias. Si quieren una alabanza en este humilde blog, tendrán que ganársela, como lo hacen los otros ministros y ministras.

12 comentarios en “No le río las gracias a la ministra Aido

  1. Geógrafo, de nuevo has dado en el clavo. No sé si esto es bueno o malo, pero últimamente estoy de acuerdo contigo en todos tus acertados comentarios.
    Lo de Aido es una pena. Me da un poco de vergüenza ajena que esta chica lleve un ministerio. Cuando habla siento una sensación parecida a la que me invadía cuando Celia Villalobos hacía lo propio con sus temas sanitarios y nos daba recetas para que el pollo saliera más jugosito.
    No sé, tienen un aire marujo-andaluz que no sé cómo tomarme (yo también soy andaluza). Prefiero que Zapatero elija mejor a nuestras ministras, antes que cumplir con las tres cuotas y comprobar a diario que Aido es el hazmerreír del gobierno (¿o está ahí para eso, para desviar nuestra atención?).

  2. Agudo análisis. En mi pequeño espacio también me he hecho eco del primer anuncio de la Ministra, el referente al teléfono de orientación para machos confusos, he comentado en su blog personal, he estado inmerso en un brote de reacciones ante lo que se quiere entender como igualdad despues de las elecciones (aquello de “los feministas vamos a ganar…” etc). Ciertamente nuestras ideas están expuestas de manera un poco más virulentas, pero la línea central de pensamiento es semejante a la que veo aquí.

    Un saludo!

  3. En mi opinión, lo de los ministros ha sido un poco bochornoso. Parece que se eligen por cuotas y no por aptitud. Cuotas de edad y sexo por descontado, aunque otro tema (aparentemente no criticado) son las de territorialidad, que ya me dirás tú que tiene que ver con ser un bien gestor público. ¿Qué se pretende, un Gobierno eficaz y eficiente o una representación de la cultura regional? En fin…

    Por otra parte, lo del ministerio de igualdad me ha parecido una manera de: a)cumplir cupos (femenino, joven y territorial) y b) preparar a Aído para hacerle frente a Teófila/suceder al rey de Andalucía (abdicará algún día??).

    Respecto al lenguaje, bueno, he publicado en mi blog una respuesta a una senadora del PSOE de Córdoba que se califica de jóvena miembra socialista. No es que tenga la mala ostia de Reverte contra el tema pero es algo que sobra, aunque, a falta de políticas, no nos darán más que palabras.

    PD: Ministerio de igualdad, curioso que un gobierno socialista entienda la igualdad sólo en términos de sexo. ¿Dónde ha quedado la aspiración por la igualdad de oportunidades o la igualdad entre clases sociales? Dice mucho del PSOE esta omisión.

  4. Braar, te respondo por punto, que así me organizo mejor:

    1) Las cuotas en sí no son malas, porque en todas las cuotas hay gente válida. Ése es el tema, tener gente válida de cada una de las cuotas que debas cumplimentar.

    2) Sinceramente creo que tenerla para promocionar en ese Ministerio es un flaco favor. Hubiera sido mejor la idea original, hacerla consejera de la Junta con cierta presencia mediática.

    3) A mí lo del lenguaje me da igual y no. Sí considero que el lenguaje constituye una parte de la realidad, pero que tampoco hay que hacer resonar los oídos. Sobre Reverte lo considero altisonante, soberbio y un tanto ignorante (debe saber que el latín yel griego se sigue impartiendo, si se pone a escribir sobre eso).

    4) Sobre la reducción de “Igualdad” a la igualdad entre sexo estoy totalmente de acuerdo contigo.

    5) Una última cosa que se me olvidaba. Cuando pones un comentario puedes poner la dirección de tu blog (te lo agradecería para poder visitarlo).

  5. Respecto a las cuotas, entiendo que HAY gente que valora mucho aquello de tener un Gobierno representativo con el cual pueda identificarse. Lo respeto. Yo personalmente preferiría un Gobierno de España con una minoría de españoles si en el extranjero encontrasemos gente más apta (lo que sería hacer políticas eficaces y eficientes según mis valores políticos) que los nativos. Es una cuestión de valores y lo respeto. Ahora bien, no entiendo el porqué de la representación territorial ya dentro de la propia España para el Gobierno de España. Es decir, ¿por qué tiene que haber gallegos en el Gobierno si encontramos gente más apta en Murcia? Entiendo que según el cupo territorial/nacionalista en el Gobierno de España sólo tengamos españoles, pero que se traslade también a una representación de las CCAA me parece una exageración.
    Por ello y como tú dices, las cuotas no son malas por si mismas, ahora bien, reducen la competencia y acaban siendo la esperanza de los ineptos o de los menos aptos.

    Sobre su relevancia mediática, tal vez fuese mejor ponerla en la Junta aunque su popularidad y prestigio es mayor estando en el Gobierno central, ¿no podría ser?

    Del lenguaje y como socialista, la verdad es que estoy decepcionado sobre el tema. Casi parece la razón de ser de muchos políticos. NO hay políticas, hay palabras y estoy harto. Creo que hacemos una política del vacío y nuestro mejor argumento son nuestros opositores y no nosotros mismos. Tenemos menos competencia a izquierda y derecha y se está notando.

    Sobre mi blog, bueno, soy el del ser libre (que no se entienda como soberbia sino como una aspiración, inacabada, personal) que he vuelto :)
    *No sé el motivo de que no salga el enlace en mi alias… ¿alguien podría darme una pista?

  6. No creo que las cuotas vayan contra la elección de una persona capacitada, porque se puede encontrar personas absolutamente capacitadas tanto en Galicia como en Murcia. Al igual que entre hombres o mujeres. El problema es al que se elige dentro de la cuota y, claro, Aido es una mala opción dentro de sus tres cuotas.

    El problema de ser ministra es justamente su relevancia. Lo bueno se potencia, lo malo aún más.

    Sobre los argumentos de la oposición: los del PP se han dado cuenta que sólo tienen que callarse y preguntar a la semana “¿qué está haciendo el gobierno?”.

  7. Efectivamente Geógrafo. El único mérito de la ministra estriba en pertenecer a un determinado grupo “cuotístico”.

    braar (7)

    “…Del lenguaje y como socialista, la verdad es que estoy decepcionado sobre el tema. Casi parece la razón de ser de muchos políticos. NO hay políticas, hay palabras y estoy harto. Creo”

    Se empieza confundiendo género (hecho gramatical) con sexo (hecho biológico) y a partir de ahí se puede esperar cualquier despropósito. Lo cierto es que, perdidos en esas tonterías, nos están colando unas directivas infumables desde la UE y nosotros aquí haciendo el chorra en lugar de reaccionar. Nos han pillado discutiendo no el sexo de los ángeles pero sí el de las palabras que, es más o menos lo mismo.

  8. Lo siento, pensé que lo había dejado. Últimamente la Tesis me ocupa demasiado en la cabeza. Bueno, ahí va:

    http://eljardinbentonico.wordpress.com/2008/06/10/revancha/

    http://eljardinbentonico.wordpress.com/2008/06/14/el-blog-de-la-ministra/

    Eso en cuanto a mi humilde blog. En cuanto al de mi amigo Ponzonha, que es mucho más virulento y cuyo blog hay que manejar con precaución:

    http://ponzonha.es/2008/06/18/%c2%bfen-que-quedamos/

    Bueno, pues eso. Muchas gracias por la atención de antemano y un saludo para todos los que paseis por estas humildes casas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s