Dos modelos de militancia: militantes de base y fichaje de profesionales

“Los partidos políticos son organizaciones curiosas. A diferencia de la mayoría de otras asociaciones voluntarias, en un partido todo el mundo quiere ser jefe; uno se mete en política para mandar (sin mandar, uno no cambia nada), y el tipo que aspira o controla la presidencia del gobierno manda más que nadie.” (Egócrata)

En “Argumentos de Socialdemocracia” se nos ha propuesto reflexionar sobre los partidos políticos y los problemas y estructuras que se encuentran en su seno. He comenzando citando al bueno y listo de Egócrata porque estoy de acuerdo con él y voy a tomar su afirmación como punto de partida.

Se entra en un partido para mandar, para ser el jefe. Todo lo demás o no tiene sentido o es mentira. Considero que es procedente e interesante que intentemos ver qué modelos de militancia hay y que relación tienen estos modelos de militancia con el acceso al poder, esa finalidad por que uno entra en política.

Dando trazos gruesos podemos decir que hay dos modelos de partidos políticos en lo referente a la relación con la militancia: aquellos para quienes los militantes serán quienes ejerzan el poder en el caso de alcanzarlo y aquellos en los que los militantes están para apoyar el proyecto aunque no para ejercer el poder, pues se harán fichajes externos de especialistas y profesionales si se llega al poder. Cualquiera de estos modelos son puros e ideales.

El primer modelo es el clásico de los partidos de masa. Una persona de une al partido con el que se encuentra ideológicamente más cercano. Participa en las actividades del partido, se inserta en la microsociedad que es el partido en su localidad y poco a poco va haciendo méritos políticos hasta que entra en la lista de su partido en las siguientes elecciones municipales. Luego una cosa lleva a otra hasta acceder al párnaso del poder dentro del partido y en el gobierno más alto posible.

En este modelo de partidos se valora ante todo la antigüedad, la fidelidad al partido (encarnado en los “líderes” locales), todo tipo de trabajo que se haya hecho en beneficio del partido, llevarse bien con la gente y no haber perdido ninguna guerra interna. Se precisa, para ascender en este modelo de partido, una voluntad firme, paciencia, no mucho orgullo personal y estar siempre disponible, para poder estar el día adecuado en el momento preciso porque la suerte también tiene su margen de actuación en la política. En este modelo, que he caricaturizado un poco, el verdadero capital de promoción política es ser “persona de partido” y se configura como un “cursus honorum”.

El segundo modelo está inspirado en los dos grandes partidos norteamericanos. Si existe militancia, ésta debe saber que el partido no es el medio adecuado de promoción política. Está dirigido por una pequeña élite de personas que van seleccionando los candidatos por sus méritos fuera del partido. Se buscan personas de éxito en el ámbito profesional y empresarial para incorporarlas como candidatos del partido o en puestos directivos una vez ganado el poder.

La promoción en este modelo se hace fuera del partido y defendiendo los propios intereses personas. Hay que saber promocionarse cerca de los ámbitos y círculos de la élite dirigente del partido. El capital es relacional y también económico y no podemos hablar de “cursus” sino de fichajes.

No me atrevería a inclinarme por ninguno de los dos modelos, pero sí creo que los partidos deberían tener claros qué modelo de militancia o de partido desean tener. En esta cuestión las mixturas no son lo más deseable, porque pueden frustrar las legítimas expectativas y el trabajo a la hora de incorporarse a la labor política de un partido, así como constituir una forma de engañar al personal.

Veamos dos posibilidades de esta terrible mixtura.

La primera mixtura posible es que el sistema real sea el del partido de masas pero se diga que se desea fichar a profesionales externos para que aporten sus conocimientos y experiencia al partido. Ellos entran y aportan conocimientos que en el mercado valen mucho dinero. A la hora de la verdad, la de decidir los candidatos de salida y los que ocuparán los cargos de decisión, siempre se tiene en cuenta el tiempo de antigüedad y los carteles pegados, y se dice que “X está muy preparados pero tiene muy poco tiempo de militancia”.

La segunda mixtura posible consiste en la preponderancia del sistema de “fichajes externos”, aunque se anima a la militancia de base propia de los partidos de masa. Esos militantes de base sacrifican tiempo y esfuerzo en los trabajos más onerosos para conseguir hacerse un “curriculum” interno, incluso pueden que dejen de prosperar profesionalmente para invertir en su deseada carrera políticamente. Nuevamente, a la hora de la verdad (la de los candidatos y los cargos) se eligen a una serie de personas, que ni son del partido o que, aún siéndolo, no le han quitado un solo minuto a su vida profesional para dárselo al partido: “Dos comentan que otros sólo sirven para meter papeletas en sobres” (mientras ellos no lo hacen, se inscriben en cursos de postgrado y los otros sí lo hacen).

En las dos mixturas que termino de indicar hay un cierto fraude al que entra en el sistema no dominante. Independientemente del sistema que se adopte los partidos deberían ser claros con los que quieren participar en la vida política, diciéndoles qué se valora en ese partido para ser designado candidato o para ser nombrado para algo. Todo lo demás es fraude político y aprovechamiento del trabajo e ilusión de cualquiera de los dos sectores involucrados.

6 comentarios en “Dos modelos de militancia: militantes de base y fichaje de profesionales

  1. Creo que no estoy de acuerdo contigo (debería tener más tiempo para leerte y para responderte). No son instituciones públicas que tengan que publicar sus bases en una convocatoria reglada, no son profesores que tengan que publicar unos criterios de evaluación claros. Son partidos políticos, que pensando mal podemos decir que engañan en todo caso porque hacen política, o pensando bien podemos decir que todos están a hacer política, es decir a realizar sus intereses dentro de una organización que facilita el acceso al poder y que dentro de la oferta que existe más se acerque a tu ideología general (que se convierte en política al encuadrarla dentro de un partido).
    Me ha gustado mucho tu blog.
    Saludos.

  2. Evidentemente no se trata de un concurso público o de un concurso-oposición para cubrir plazas, pero sí hay cierta falta de honestidad.

    Los partidos se deben para captar personal y no creo que sea demasiado pedirles que no hagan “publicidad engañosa”, es decir, que te digan una cosa y luego te expriman como mano de obra barata o profesional gratis cuando la selección va por otro lado. Y eso que no mencionado el sistema de selección familiar.

    Es una alegría que te haya gustado el blog. Pásate siempre que quieras.

  3. Primero que todo me gusto mucho el posteo y comparto en linea general lo planteado. En Argentina vivimos un proceso de crisis en el sistema de partidos políticos, pasando de un cuasi sistema bipartidista a la disolucion de las estructuras partidarias y al vaciamiento de militancia real de las estructuras nacionales provocando una atomizacion de las fuerzas políticas. Las reformas neoliberales aplicadas en los años 90 impactaron profundamente en el tejido social y destruyeron la participacion ciudadana completanto el proyecto ejecutado durante la última dictadura militar. Hoy nos encontramos con un gobierno que accedio al poder no por un partido político sino por un sello de goma (Frente para la Victoria) que carece de afiliados, y un ex presidente que esta re acomodando el Partido Justicialista porque es una maquina y una estructura clientelar para conservar poder. Desde la oposicion el panorama no es alentador.

    En mi país a 25 años del retorno democratico nos estamos debiendo el debate sobre la construccion de un sistema de partidos políticos serio y basado en claros preceptos ideologicos

    Un abrazo y agrego tu BLOG a favoritos

  4. Y si a esa evolución hacia la mixtura se le añade los grupos de presión que surgen aprovechando la coyuntura de un momento determinado haciéndose con el control de una determinada Agrupación -o con el control entero-, no habiendo aportado al partido determinado nada extraordinario, e incluso siendo unos auténticos advenedizos.
    Podríamos también señalar el tema de las famosas familias que giran y giran desde años en torno al poder convirtiéndose en fuerzas centrífugas -en muchos casos muy viciadas-.
    Creo que a muchos militantes les está resultando difícil digerir esa fuga hacia estas mixturas de las que hablas. Estoy de acuerdo que se debiera ser más claro, porque ¿que sería de muchos partidos si esa base militante trabajadora abandona a sus dirigentes?…
    No se…, creo que este tema es extenso y difícil….

  5. La política en España históricamente se ha configurado como un ejercicio entre élites sociales. En este aspecto no hay o existe color.

    Si el sujeto pertenece o forma parte de una de las élites sociales que se conforman de forma territorial, sectorial, científica, etc…tienes amplias posibilidades de formar parte de lo que se denomina la “clase política”. Y en esta cuestión cabe la posibilidad de decir si o no.

    El problema es que entre las élites sociales, existen sujetos buenos y malos. Pues bien, sin ánimo de generalizar, suelen ser las élites sociales que no destacan en nada pero viven a remolque del “apellido” las que se involucran en politica. Insisto, pero no se puede generalizar.

    Hay casos a nivel local que son muy concluyentes.

    Acabo, creo que el papel de las élites es tan antiguo como la historia de la humanidad y que en cierto modo la Red, podría o debería hacer cambiar, siempre y cuando exista actitud, determinación y ganas, muchas ganas.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s