Jurar o prometer. Jurar no es propio de los católicos

La persistencia del Crucifijo y la Biblia en las ceremonias de toma de posesión del Presidente del Gobierno y de los ministros ha provocado cierta polémica informativa y la nueva intensificación de la cuestión de la función de los símbolos religiosos en un estado que se define como aconfesional.

“El País” informa de esta persistencia y nos cuenta que las creencias políticas de los que toman posesión de un cargo suelen exteriorizarlas en la fórmula que adoptan. Es habitual que los católicos adopten la fórmula del “juramento”, mientras que los no creyentes acostumbran usar la de la “promesa”.

Después de haber experimentado una larga formación religiosa, católica, me ha sorprendido que el signo distintivo de los católicos sea precisamente algo que está prohibido en sus textos sagrado. En el Evangelio de Mateo (capítulo 5, de los versículo 33 a 37) se prohíbe el juramento de una forma taxativa.

Personalmente, les pediría a los católicos que fueran coherentes con sus propios textos sagrados al menos en esto, que es fácil, y que no vuelvan a caer en la paradoja de tomar como signo distintivo algo que en principio tienen prohibido.

3 comentarios en “Jurar o prometer. Jurar no es propio de los católicos

  1. Menos mal! Al parecer, aun queda alguien que se leyó el Evangelio, y lo recuerda.

    Supongo que se considera un acto cristiano debido al sincretismo con que esta confesión extendió su alcance, incorporando todo tipo de usos, costumbres y creencias, y desfigurando cada vez más (¿difuminando?) el mensaje evangélico inicial.

    Bueno, el “Comendador de los Creyentes” deberá hacer una Encíclica donde lo diga, a ver si se enteran. Aunque quizás enseñar la recta vía a los creyentes sea más complicado que hacer puentes.

  2. Lo usan para enfatizar que lo que juran es VERDADERO, porque normalmente cuando se jura es por algo de gran trascendencia y prometer puede resultar de menor intensidad frente al caso concreto, que debe de ser muy importante, al que se le da juramento.
    Es contradictorio en parte pero tiene su sentido, la clave está en esa fuerza -inevitable- que empuja a jurar pese a que no deberían.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s