El reverso tenebroso del Ministerio de Igualdad

Una de las grandes novedades del nuevo gobierno ha sido la creación del Ministerio de Igualdad. Tengo la impresión de que el Presidente ha querido darle carta de naturaleza a uno de los mandatos e imperativos constitucionales a través de un órgano del máximo rango dentro del Gobierno de España y de la Administración General del Estado.

Yo no entiendo el sentido que tiene este Ministerio de Igualdad. El artículo 18.1 del Real Decreto 432/2008 establece para este departamento las siguientes competencias:

“Corresponde al Ministerio de Igualdad la propuesta y ejecución de las políticas del Gobierno en materia de igualdad, lucha contra toda clase de discriminación y contra la violencia de género. Le corresponde, en particular, la elaboración y el desarrollo de las actuaciones y medidas dirigidas a asegurar la igualdad de trato y de oportunidades en todos los ámbitos, especialmente entre mujeres y hombres, y el fomento de la participación social y política de las mujeres.”

Se dice que la igualdad es una política transversal que recorre todas las áreas de la acción de Gobierno, pero la cuestión es que el Gobierno y la Administración se organizan sustantivamente, en áreas que deben ser lo más delimitadas posibles.

La coordinación de esas políticas generalmente ha quedado, y debe quedar, dentro del Gabinete de la Presidencia. ¿Por qué? Porque un Ministerio sin competencias concretas, sin un área de actuación propia, será siempre un Ministerio intentando hacerse un hueco dentro de la acción política del Gobierno y eso no es bueno. En cambio, un grupo de personas que coordine a los departamentos ministeriales en esta materia puede actuar más efectivamente porque nadie puede pensar que hay un intrusismo.

La Igualdad es evidente que es común a toda la acción política, pero que no tiene un terreno específico de acción. Nunca hubiera querido ni deseado un Ministerio de este tipo, porque la ministra Aido va a ser hecho la responsable de asuntos sobre los que no tiene ningún dominio.

Cada vez que un desgraciado mate a una mujer, van a culpar a la ministra; cada vez que salga un estudio que diga que las mujeres cobran menos que los hombres, se preguntarán que qué está haciendo la ministra; en cada ocasión que se vean pocas mujeres en un Congreso de Filología Eslava (por decir algo), le pedirán explicaciones a la ministra.

Como soy muy mal pensado, puede que este nuevo Ministerio sea un parapeto para el resto del gobierno. La pasada legislatura lo fue el Ministerio de la Vivienda y por más que la ex ministra Trujillo cambiase la legislación urbanística, cada escandalosa subida de precio de las viviendas le era imputada como propia y no como fruto de una histórica colusión de intereses. Ahora Vivienda, con los precios bajando, parece que va a ser un sitio más agradable e incluso desapercibido.

9 comentarios en “El reverso tenebroso del Ministerio de Igualdad

  1. Coincidimos en el error de este Ministerio. Además de la transversalidad de esta materia, es un ministerio que debería haberse llamado de la Mujer. Pero no hubo redaños. O en su defecto en este caos ministerial desde el punto administrativo, podía haberse creado al Ministro sin cartera de la Igualdad, y que coordinara transversalmente estas políticas sin parafernalia administrativa.
    Saludos

  2. Todavía falta mucho camino por recorrer en el plano de la igualdad, pero no creo que únicamente la asunción de la misma, se pueda producir a través de un Ministerio.

    Sin embargo, a mi modo de ver uno de los terrenos más urgentes a paliar es el de la violencia de “género”. En la primera legislatura se creo una Ley que por lo que estamos comprobando no funciona al cien por cien, pero porque aún se debe dotar de muchos recursos sobre todo a la Administración de Justicia para poder ponerla en práctica, y creo que es por ahí por donde debieran haber ido los tiros.

    Otra cosa sería resolver la concienciación social fundamentalmente en los aspectos de la igualdad, que no se hasta que punto se puede trasladar únicamente a través de un Ministerio.

  3. En Suecia hace años que existe un Ministerio de igualdad. Es el pais donde menos desigualdad existe. Parece que para los suecos en necesario y eficaz. Sus resultados son hechos irrefutables. Parece que a algunos machitos les molesta este ministerio, pero ellos no sufren el horror de la violencia en todas las manifestaciones que padecen las mujeres y la amarga discriminación en casi todos los ámbitos. Me parece muy necesario pero espero que esté dotado de recursos para poder ser efectivo y no quedarse en lo simbólico.

  4. Mi crítica es técnica y organizativa. La verdad que los ministerios que tenga Suecia me importan poco, ya que podriamos decir que en EEUU hay un Departamento (Ministerio) para los Veteranos y aquí no.

    El tema, en mi opinión, es si la forma de Ministerio es la mejor para una política transversal. La lectura del Real Decreto de creación de Ministerios me da la impresión de que va a ser un Ministerio vacío.

  5. Vamos a ver, el coste de un Ministerio depende de los órganos que tenga es edepartamento ministerial.

    Para comprobarlo puedes leerte el Real Decreto 438/2008 (BOE de 16 de abril de 2008),concretamente el artículo 17, y comprobarás que los órganos de este Ministerio ya existían y han sido agregados. Poco gasto provocará, la verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s