Camino de la escisión en el PP

El debate en torno a si después del Congreso del PP habrá una escisión dentro del único partido de la derecha española está abierto y seguro que en alguna casa inglesa de apuestas nos permitirían hasta jugarnos unos euros.

Llevo varios días pensando en esto y en las condiciones que tienen que darse para que la escisión se lleve a término. Voy a intentar identificar algunos factores que pudieran intervenir, pero advirtiendo que lo que voy a hacer a continuación es una pura especulación.

Lo determinante es ver la fortaleza que realmente tiene Aguirre fuera y dentro de Madrid. Es difícil que Aguirre pueda ganar alguna delegación provincial, pero no es imposible del todo, dependiendo de las tendencias tanto de los dirigentes provinciales, los contactos que ella tenga entre ellos y lo que piense la mayoría de los militantes (no olvidemos que una parte lee “El Mundo” y casi todos escuchan la COPE).

Del control que tenga el aparato de Rajoy de los dirigentes provinciales dependerá la marcha del Congreso. Pero también tendrá que manejar el voto antiaparato. Recordemos las míticas primarias del PSOE y cómo muchos candidatos que estaban fuera del aparato fueron elegidos por la militancia por única razón, con Borrell a la cabeza. Seguramente a muchos militantes del PP les da igual las ideas de Aguirre, Gallardón o de otro peso pesado que compita, muchos quieren renovación o que alguien pague por dos derrotas consecutivas.

Personalmente, y desde una perspectiva no sólo externa sino poco amiga del PP y de lo que representa, no sé que le ven los devotos de Aguirre a esta señora. Estuvo a punto de perder la Presidencia de la Comunidad de Madrid hace cinco años y solamente dos turbias deserciones en las filas socialistas permitieron que el PP conservara lo que Gallardón había dejado con el lazo de regalo puesto. Un insigne aguirrista, Álvarez del Manzano hubiera perdido el Ayuntamiento si no ponen a Gallardón para salvarlo.

¿Qué aporta? Algunos dirán que una gran victoria en las generales. Es cierto y no. No encuentro los motivos por los que Aguirre se tiene que atribuir los diputados por Madrid, pero incluso atribuyéndoselos son menos que los aportados por los populares valencianos o los populares andaluces.

Lo curioso es que las propuestas políticas de Rajoy y de Aguirre tendrán consecuencias paradójicas a la hora de agrupar en torno de sí ideológicamente a los militantes del PP. Aguirre ha asumido un discurso liberal (que de liberal sólo tiene la parte desregularizadora), pero gracias a sus referentes mediáticos, especialmente a la COPE, atraerá al sector más conservador del PP. Si Aguirre representa teóricamente a los liberales, entonces Rajoy representa a los conservadores, pero que puede que galvanice al sector liberal del PP, especialmente si cuenta con el apoyo de Gallardón.

Como no creo que finalmente haya dos candidaturas en el Congreso y que la decisión se tome allí. La crisis se va a cerrar en falso siempre que el Congreso lo gane Rajoy. Aguirre y los suyos podrán decir que se ha impedido concurrir democráticamente, que el Congreso ha sido apañado y plantear la posibilidad de una escisión. Introducir elementos ideológicos como decir que el PP plantea tantos subsidios y subvenciones como el PSOE alimenta las diferencias y justificaría ideológicamente una escisión (“para hacer lo mismo que el PSOE nos vamos”)

El PP podrían mantener una región y algunos ayuntamientos en la nueva formación aguirrista, otras la harían con Rajoy, pero muchas representaciones del PP quedarían totalmente dañadas, especialmente si no se encuentran en el gobierno, ya que mandar une mucho aunque te odies.

Si la escisión se perfecciona, el PSOE se prepara para mantener una posición hegemónica por varios decenios, ya que no creo que después de romper busquen una coalición electoral. La separación de fuerzas, en nuestra legislación electoral, perjudica seriamente, pero la cerrazón por permanecer en el puesto de Rajoy (que cogió por irremisible “dedazo” de Aznar) y el orgullo un poco irreal de Aguirre (que confunde Madrid con España) puede provocar una vuelta a las cavernas en la derecha después de una unificación que les costó décadas lograr.

Lo mismo es cierto que Rajoy tiene algo guardado y de repente pues se saca a un candidato como Camps, para marcharse y a la vez cerrar el paso a Aguirre. Pero cuanto más tarde, peor, porque le dará munición a Aguirre y el sector antiaparato en el PP se agrandará.

7 comentarios en “Camino de la escisión en el PP

  1. El pp no se va a escindir por la razón electoral que usted apunta.
    Camps sería garantía de fracaso sin paliativos como candidato nacional.

    el pp lo tiene crudo en cuaquier caso.

  2. Pensar en una escisión del PP por la derecha es soñar. Pueden dinamitar a Rajoy desde los medios afines, pero nunca escindirse. No tienen más ideología que el clasismo y nunca llevarán a cabo ninguna maniobra que pueda facilitar una hegemnía duradera al PSOE. Otra cosa sería por el centro en torno a Gallardón, pero no es el momento y también parece poco probable, aunque hay mucha gente civilizada del PP que debe empezar a sentir nauseas por estar ahí dentro.

  3. Muy buen análisis.

    Tengo la sensación de que tampoco sería necesaria una escisión efectiva para que el PP se desgaste electoralmente. Aún más que el sistema electoral, son los votantes los que no premian precisamente la unión interna, y creo que bastaría con una pugna entre dos candidatos para que, como comentas, el PSOE pueda optar a tener una posición hegemónica durante décadas.

    Muy interesante también la posibilidad de introducir elementos ideológicos en la guerra entre facciones del PP, especialmente cuando en los últimos años el partido creo que ha sido bastante homogéneo en este aspecto. Claro que también tenían un líder (claro o en la sombra) que dirigía con mano de hierro el discurso popular…

    Veremos qué tal acaba la cosa. La actualidad política durante estos dos meses promete.

  4. Precisamente después de las elecciones más bipartidistas de la Democracia, con algunos cuestionando el sistema electoral por favorecer las concentraciones de voto, dudo mucho que el PP vaya a escindirse. Históricamente ,la derecha tiene la lección de las ventajas de la unidad muy bién aprendida.

    Sobre qué le ven a Espe, pues son tres cosas: 1. Nacionalismo madrileño y anticatalán 2. Mala leche 3. Una auténtica armada mediática a su exclusivo servicio, y que ha convencido a muchos de que esta señora es lo mejor desde las tetas postizas.

  5. Es evidente que en el PP no son tontos y saben que una escisión sería muy perjudicial.

    Pero recordemos que esta señora amagó con dejar la Presidencia de la Comunidad de Madrid para que Gallardón no fuera diputado.

    Lo mismo ahora tiene que dejar de amargar. En todo caso, la escisión es una pura hipótesis, como señalé.

  6. Hombre, Espe amagó porque sabía que Rajoy es un bragazas, si se me permite la expresión, y además no podía permitirse un folllón con su consiguiente desgaste así antes de las elecciones. Además, ella amagó con dimitir para que la incluyeran en las listas a ella también y poder ser diputada, no es que se fuera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s