Las diputaciones provinciales

La creación de las diputaciones provinciales fue obra de la Constitución Española de 1812. Su historia inicial fue tan tormentosa como la del texto constitucional que las instauró y se convirtió en una parte del programa liberal. La idea original de las diputaciones era la de otorgar cierta autonomía administrativa al nuevo ente territorial: la provincia.

Hasta la definitiva distribución provincial de Juan de Burgos las diputaciones no se consolidaron, aunque continuaron las tensiones entre quiénes pensaban que eran entes autónomos y quiénes consideraban que constituían parte de lo que hoy denominaríamos la “Administración periférica del Estado”.

Parece que nadie pensó en serio qué hacer con las diputaciones provinciales en el momento de redactar la vigente Constitución, como tampoco no se tuvo en cuenta la capacidad expansiva del sistema autonómico que la Constitución preveía. Dado que la mente de los constituyentes no pensaba que todo el territorio nacional fuera a acceder a la autonomía política, ideada solamente para zonas muy concretas.

La consecuencia de esa imprevisión es que las diputaciones provinciales, concebidas como ente local, se han quedado en una especie de tierra de nadie, política y competencialmente. A eso le añadimos que las diputaciones se encuentran sometidas, en cuanto a su regulación legal, tanto a la legislación del Estado en materia local como a la legislación de desarrollo de las distintas comunidades autónomas. El resultado es que junto a la Ley reguladora de las bases del régimen local, el Texto refundido de normas legales vigentes en materia local y a los numerosos reglamentos estatales aplicables, con el inefable Reglamento de servicios de las corporaciones locales a la cabeza, tenemos también la participación de legislación autonómica en materia de administración local, es decir, municipios y diputaciones, además de la nueva generación de nuevos entes intermedios que desafían a la imaginación administrativista más calenturienta.

Las comunidades autónomas son gobiernos y administraciones relativamente nuevas, que quieren consolidar su terreno y ampliarlo todo lo que les sea posible. Y allí, perdidas en tierra de nadie se encuentran las diputaciones provinciales, con mucha dificultad para justificar políticamente su existencia, cuando el espacio de ente intermedio entre el municipio y el Estado ya está ocupado por las autonomías, con una legitimidad democrática mayor que la que proporciona la elección indirecta de las diputaciones. La consecuencia es que el Tribunal Constitucional ha tenido que pronunciarse ya en varias ocasiones sobre leyes autonómicas reguladores de la función local en cuanto afectaban sustancialmente a las competencias de las diputaciones.

Incluso en las Comunidades Autónomas en las que no se ha tocado la regulación estatal de las diputaciones, la ciudadanía se pregunta una y otra vez para qué sirven las diputaciones, exceptuando el palpable hecho de que se proporciona mucho empleo público y altos cargos de esos que molan a los políticos (lo mismo mañana hablo de eso).

La existencia de una administración, por más territorial que sea, tiene que ser suficientemente justificada. El mero hecho de que las diputaciones existan no sirve de argumento suficiente a la hora de mantenerlas. Por sorprendente que parezca la posición del Tribunal Constitucional ha sido ésta, por más que hayan querido disfrazarlo la posición del Tribunal ha sido la siguiente: ya que las diputaciones existen, hay que buscarle una justificación constitucional que las hagan necesarias.

El Tribunal Constitucional, en repetidas sentencias (por ejemplo las SSTC 32/81, 27/87 o 109/98), ha tenido ocasión de pronunciarse sobre la situación constitucional de las diputaciones. Ha mantenido lo que podríamos denominar “explicación ontológica” que puede enunciarse diciendo que todo lo que existe es necesariamente constitucional por el mero hecho de existir, incluyendo una necesidad constitucional, por lo que no puede ser eliminado.

El Tribunal Constitucional ha recurrido a la oxidada teoría de la garantía institucional, del jurista alemán Carl Schmitt, al mantener que aunque en la Constitución no haya una mención expresa de las diputaciones las provincias son más que meras circunscripciones electoral (u otras menciones en el texto), por lo que debe haber una administración en ese territorio. Cabría preguntarle a nuestro alto Tribunal por los motivos de recurrir a una teoría propia de una Constitución, la Reichsverfassung, que no contemplaba el control judicial de constitucionalidad de los actos con rango legal, cuando nosotros sí nos encontramos dentro de un ordenamiento jurídico que no sólo tiene previsto este control, sino que además el control es centralizado.

Lo más sorprendente de todo y que demuestra la inconsistencia de la “explicación ontológica” es que el Tribunal termina adoptando la “explicación teleológica” después de solemnes proclamas de la necesidad (y consecuente ineludibilidad) de las diputaciones provinciales. La “explicación teleológica” en puridad consiste en justificar la existencia de una administración en función de las competencias que tiene atribuidas y de la mayor idoneidad de esa administración para la eficaz ejecución de sus competencias.

En principio la “explicación ontológica” no necesita de la “teleológica”, ya que la propia naturaleza administrativa de la administración conlleva unas competencias inherentes que no necesitan ser explicitadas, aunque sí deban ser concretadas normativamente. En el caso de las diputaciones provinciales no pasa esto, sino que a pesar de la indubitable existencia y la rebuscada garantía que el Tribunal Constitucional coloca en torno a las corporaciones provinciales, no es capaz de mostrar lo evidente: las competencias inherentes a una administración necesaria.

El Tribunal se conforma con exigir un mínimo de competencias sin poder siquiera trazar unos difusos límites generales. Sobre lo que el Constitucional pasa por alto es lo que en Filosofía de la Ciencia se llama contraejemplo a una teoría científica, que es la eliminación de las administraciones provinciales en las comunidades autónomas uniprovinciales, asumiendo la Comunidad todas las funciones de las diputaciones, incluso el mínimo con garantía institucional. ¿No se violaría en el caso de las comunidades uniprovinciales la garantía institucional proclama en la jurisprudencia constitucional? Si algo es necesario y por tanto ineludible, en consecuencia debería estar presente incluso en las comunidades uniprovinciales.

Finalmente, otra pregunta retórica, si las diputaciones provinciales son necesarias, y en consecuencia ineludibles, ¿por qué hay partes del territorio nacional (las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla) que no se encuentran encuadradas en ninguna provincia y no están bajo el amparo de ninguna diputación provincial.

El Tribunal Constitucional en su intento de imposibilitar a las comunidades autónomas la posibilidad de vaciar de competencias a las diputaciones, lo que ha conseguido es imposibilitar que el Estado pueda suprimirlas sin pasar por una reforma constitucional que desarticule esa garantía “ad hoc” que los magistrados vieron en el texto constitucional, pero que los demás aún no hemos conseguido encontrar.

El planteamiento ontológico siempre fracasa cuando quiere aplicarse fuera del plano de un estado dotado de soberanía, ya que las competencias soberanas están lo suficientemente definidas. Tanto en el plano de la administración territorial infraestatal como en el de la administración institucional o instrumental la única explicación que justifique la existencia de una administración es la “explicación teleológica”.

Las diputaciones provinciales no tienen ni las competencias suficientes, inherentes o atribuidas, que justifiquen la existencia de las corporaciones provinciales. Las obras en localidades de la provincia, el mantenimiento de determinadas instituciones o la promoción de actividades locales pueden ser desarrolladas con igual o mayor efectividad por las administraciones autonómicas correspondientes. Habrá quién diga que las autonomías pudieron no establecer una administración periférica y servirse de las diputaciones provinciales, pero creo que la ejecución de una política debe estar en manos de la misma legitimidad que la autoriza, asunto que no se garantiza en el caso de las diputaciones.

No sé si será mucho, pero creo que todos los españoles podríamos ahorrarnos un buen dinero si elimináramos las diputaciones provinciales de la faz de nuestro país. Los funcionarios habría que recolocarlos, pero desaparecerían cientos o miles de altos cargos e inversiones costosas si se comparan con sus resultados. De camino se podrían vender o transferir extensas propiedades de estas corporaciones para que las administraciones que se dedican a las cosas importantes, como la sanidad o la educación, puedan “hacer caja” o patrimonializar, que nunca está de más.

10 comentarios en “Las diputaciones provinciales

  1. Creo que es un tema muy interresante y poco conocido. No interesa a los políticos ya que les atañe perjudicándolos. Habria que encontrar algún método de darle publicidad.

  2. Esta si es una información que habría que dar a conocer a toda la ciudadanía.Es una información que viene a decir que estas instituciones,( al igual que el senado y otras)estan obsoletas, que desde que existen las comunidades autonomas no tienen razón de ser y que hoy por hoy son un reducto donde colocar a sus correligionarios y un enorme agujero economico para las arcas del estado.

    La ciudadanía en general palpamos que las cosas no van bien y desconocemos cuales son los problemas que hacen que esta situación esté así. Es por ello que se hace necesario que la gente con mas formación o mas inteligente de a conocer esos problemas a la opinión pública, todo ello al margen de los póliticos,claro está,pero me temo que si esto se hace, se despierta a la gente y eso a los póliticos y a ciertos sectores no les interesa. Por eso me parece que en muchos de estos blogs se desaprovecha una hermosa oportunidad de contribuir a mejorar esta sociedad. Al igual que los medios de comunicación se le hace el juego a los poderes establecidos, se habla de votos, de primarias,de congresos y demás, todo ello para seguir igual.

    No nos enredemos en articulos que ahora mismo en esta situación resultan banales.Hay que ir a la raiz de los problemas y ya que nosotros no podemos darles soluciones si podemos darlos a conocer. Es por desconocimiento o por ignorancia mas que por pasotismo que mucha gente no va a votar. También es seguro que con la ciudadanía informada de los problemas bajaría enormemente la abstención y el sentido del voto podría ser otro,pero como decía eso no interesa a ciertos partidosy sectores.

    Para terminar te diré que me parece muy buen articulo, pero me gustaría que escribieras mas en esa linea, para lo otro ya están los tradicionales medios de comunicación con sus editoriales,articulos y tertulias que no contribuyen a nada.

    Un saludo

  3. Artículo -post lo llaman- interesantísimo y con plena vigencia. El artículo 141.2: “El gobierno y la administración autónoma de las provincias estarán encomendados a Diputaciones u otras Corporaciones de carácter representativo.” deja bien claro que la mitad de los españoles podrían tener otra manera de “gobernar” las provincias -y digo la mitad porque la otra mitad viven en CCAA uniprovinciales o con territorios forales o aspiran a otra cosa (léase veguerías) o estamos incumpliendo la Constitución pero a nadie le importa, así en Canarias hay provincias sin Diputaciones provinciales ni nada que las sustituya y no pasa nada-.
    En fin, que me alegro de haber encontrado este artículo y este blog. De hecho lo comparto en fb ahora mismo. ;-)

    1. Mig21, en Canarias la función de las diputaciones las llevan a cabo los cabildos insulares. Mientras que en la península hay una diputación por provincia, en Canarias tenemos cuatro cabildos en la provincia de S/C de Tenerife y tres en Las Palmas de Gran Canaria.

  4. Yo creo que frente a tanto ayuntamiento inepto, hace falta el papel de las diputaciones. Que ejerza de arbitro en determinadas situaciones en que las competencias locales rebasan lo establecido por la ley. Un mundo perfecto no existe, así que si hay delegaciones reguladoras mas eficaces las cosas pueden ir mejor. El libre albedrio local puede en algunos casos ser desastroso. Por lo tanto habria que remodelar las competencias de las diputaciones y mantenerlas para evitar que el gobierno autonomico sea el único supervisor de la actividad politica local de los ayuntamientos.

  5. Es evidente que cuando se habla de las diputaciones se hace sin conocer cuáles son sus competencias legales, y menos su historia. Siempre han estado cuestionadas por los poderes conservadores (Cortes de Cádiz frente a Fernando VII y demás). Eso sí, recurriendo a ese sistema tan conocido de lobo con piel de cordero. Quienes las critican no tienen en cuenta su función interlocal y supralocal, su importante carácter bifronte, en el cual representan tanto a la administración estatal como a la local, frente a un autonomismo territorial que ni ha podido absorber las funciones de las diputaciones (aunque en su tiempo lo intentó sin capacidad suficiente para ello, teniendo que renunciar a competencias en beneficio de las diputaciones) ni podría hacerlo renunciando a la estructura de las diputaciones. Estamos en realidad frente a una guerra nominalista, ¿Podría Andalucía, por ejemplo, hacer una labor eficaz teniendo a su cargo 800 municipios? ¿Que se crearían órganos intermedios? ¿Comarcas? ¿Y no es lo mismo, variando el tamaño y produciéndose ese hecho tan conocido de que cuanto más se multiplican los entes más gasto absorben? La enemistad con las diputaciones proviene de las comunidades autónomas, que querrían ser entes territoriales tan singulares que no guardaran ningún simil administrativo entre ellas. Sin embargo, quienes sí están demostrando con evidencia sus sombras (junto a sus luces) administrativas son las comunidades, que no son ni estado, ni parte de un estado federal. Realmente la inquina contra las diputaciones forma parte de una inquina general de la empresa privada que quiere absorber las competencias de todas las administraciones. Desparecidas las diputaciones, el turno lotocaría a las ccaa y después a los estados. Lo único que tiene razón de ser para ellas es la empresa privada, con esclavos sin derechos. Sino, al tiempo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s