Los católicos moderados ganan las elecciones castellanas

La prensa de hoy, al hablar, de las elecciones en Turquía habla del triunfo de los “islamistas moderados”. Estas dos palabras tienen una pragmática curiosa, porque se crea la alarma con el sustantivo “islamistas”, pero se intenta aminorar el temor con el adjetivo “moderados”.

En los países musulmanes estamos muy atentos a las tendencias religiosas de los partidos políticos, lo cual no sólo es razonable, sino incluso necesario. Lo paradójico es que no lo estamos cuando lo mismo ocurre en nuestro país. Suponiendo que el Partido Popular sea el de los “católicos moderados” (aunque el adjetivo es, naturalmente, muy generoso), ningún medio de comunicación titularía la noticia de su victoria electoral en las elecciones autonómicas de Castilla y León como “victoria de los católicos moderados se hacen con el gobierno de Valladolid”.

El problema es que los islamistas no son únicamente islamistas y tampoco todos los islamistas son iguales, al igual que tampoco políticamente todos los católicos son iguales. Noticiar y analizar las cosas “grosso modo” no es que se salte los matices, sino que desprecia las diferencias más importantes. Turquía no se divide entre islamistas (con o sin adjetivo) y militares laicistas, ya que hay una enorme pluralidad de fuerzas y tendencias. Tengo la impresión que los “islamistas moderados” son la versión musulmana de la “democracia cristiana” europea. Seguramente, en un futuro con Turquía en la Unión Europea, demócratas cristianos e islamistas moderados se entenderán a las mil maravillas.

Un comentario en “Los católicos moderados ganan las elecciones castellanas

  1. Bueno, de todas formas no se cuales me dan más miedo si los islamistas o los católicos “moderados”. Creo que ninguna politica debería estar regida por una creencia religiosa. Por ejemplo no veo muy moderado oponerse a la investigación con celulas madre sin otro motivo que la teorización que hace sobre ello la Iglesia católica.
    Por moderadas que sean esos planteamientos político-religiosos finalmente no atienden a la lógica en muchos aspectos, sino a la teología, y esto radicaliza las posturas políticas porque si se las cotradice, se está contradiciendo a su dios.
    En fin, que con menos religión en la política, seguro que el mundo estaría un poquito mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s