El absurdo concepto de campaña electoral

La legislación electoral española es absurda. Limita la campaña electoral a los dieciséis días anteriores a las elecciones, siendo el último el “día de reflexión”. Las campañas electoral ya duren meses y se ha buscado el eufemismo “precampaña” para darle cabida conceptual a la colocación de vallas, carteles, al anuncio de las candidaturas y la celebración de actos. En la precampaña electoral todo sabe a campaña, con la excepción de que no se puede pedir el voto.

La prohibición de prohibir el voto ha generado un caudal de sinónimos para decirlo sin nombrar el “voto”. Es un absurdo. Es como celebrar una fiesta de cumpleaños sin que asista el que los cumple o un funeral en el que el muerto está vivo. Las campañas deberías durar oficialmente todo lo que duran realmente y llegar hasta el mismo día de las elecciones.

El actual sistema de campaña electoral solamente propicia el absurdo, pero en España, país que gusta de las cosas sin sentidos, de que haya procuradores y abogados, notarios y registradores, médicos de cabecera y de atención especializada, un nuevo absurdo no es relevante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s