Elecciones primarias en los partidos políticos

En los Estados Unidos de América existe una institución política peculiar, que ha intentado ser copiada con mayor o menos éxito en otros países europeos: las elecciones primarias. Estos procesos electorales internos en cada uno de los partidos fueron establecidos por Ley con la finalidad de pararles los pies a los caciques locales de los partidos, que elegían a su antojo y en función de sus intereses a los candidatos para todos los cargos oficiales. En España, al menos, sería necesaria una Ley en este sentido, una Ley que diera el poder dentro de los partidos a las personas que realmente lo deben tener, a sus militantes, y que no tuviesen que esperar impasiblemente a ver como los diversos aparatos políticos eligen a determinadas personas a la que todos los demás miembros sólo pueden aplaudir y vitorear, mientras se resignan al poder siempre mayor de estos caciques, en espera de las migajas de su consideración.

La humanización de los animales

La domesticación puede ser definida como la humanización de los animales. Como los seres humanos lo hacemos todo completamente, reproducimos toda nuestra humanidad en los no humanos, incluso las diferencias sociales. Paralela a la Medicina hemos desarrollado la Veterinaria y paralela a la estratificación social hay clases diferentes de animales.

De hecho, incluso la Veterinaria reproduce la estratificación social. La noticia de que se han sacrificado miles de pavos en el Reino Unido en una granja evidencia que hay dos ramas veterinarias: una dedicada al diagnóstico y a la curación de los animales (los animales más humanizados) y otra que se limita al diagnóstico y a decidir la forma más conveniente, rápida y económica de poner fin a esas existencias animales. Hay una curación para los animales de primera y la muerte como única alternativa para los animales de segunda. Se parece mucho a lo que pasa entre los seres humanos: Medicina de primera para los seres humanos de primera y la muerte para los de segunda.