Investidura 2016 (XX): Una vuelta de proyecciones de encuestas

En una serie de entradas sobre un proceso de investidura, a priori no tendría sentido hablar sobre las encuestas que los medios están publicando, aunque lo normal es que tampoco hubiera encuestas como si estuviéramos en medio de una campaña electoral.

Pero este proceso de investidura, además de apasionante, es extraordinario, de modo que tenemos encuestas y éstas condicionan el proceso, ya que dibujan los incentivos a la hora de negociar, pues los que esperan ganar con la repetición de las elecciones valoran si su estrategia es o no la correcta.

Se han publicado cuatro encuestas: CIS, Metroscopia, Invymark y Celeste Tel. Dos apuntan a la bajada del PSOE y dos a su ascenso; una apunta un castigo fuerte al PP y las otras una confortable estabilidad del voto; todas le dan un ascensos más o menos intenso a Ciudadanos, pero que vistas las encuestas pre-electorales habrá que tomar con precaución.

Hemos aplicado nuestro pequeño y humilde método para proyectar en escaños las encuestas y los resultados globales son los siguientes:

2016 02 Vuelta A
Los resultados de cada una de ellas, provincia por provincia, son estos:

CIS 2016 02 04
Metroscopia 2016 02 07
Invymark 2016 02 07
Celeste Tel 2016 02 08

El Congreso si solamente hubieran votado los que viven en localidades de más de 20.000 habitantes

Ayer publicábamos una simulación con el Congreso de los Diputados resultante de la voluntad de los ciudadanos que viven en localidades de menos de 20.000 habitantes.

Hoy presentamos los resultados utilizando el escrutinio provisional del Ministerio de Interior para las localidades de más de 20.000 habitantes. Hay que señalar que a veces el número de votantes es muy bajo con respecto a la población y ello se debe al gran número de extranjeros residentes en algunos municipios costeros e insulares.

CongresoMas20000
El PSOE y casi todas las fuerzas nacionalistas perderían representación en este supuesto, que no quiere decir otra cosa que su menor apoyo en las localidades más pobladas, el PP e IU se mantendrían igual y ganarían los dos grandes emergentes. En todo caso la proporción entre izquierda y derecha no variaría respecto de la situación presente.

¿Cómo sería el Congreso si solamente se votase en los municipios con menos de 20000 habitantes?

Hemos hecho una pequeña simulación para averiguar cómo hubiera sido el Congreso de los diputados si en cada provincia se hubiera votado en su totalidad como lo han hecho los votantes de las localidades con menos de 20.000 habitantes (en todas las circunscripciones menos Ceuta y Melilla).

Los resultados serían los siguientes:

ResultadosMenos20000
Confirmamos la idea o prejuicio de que los partidos emergentes tienen un mayor apoyo en las localidades con más población, lo cual no es ni malo ni bueno, sino un hecho como cualquier otro. Los otros beneficiados serían en términos generales los partidos nacionalistas e IU recuperaría el escaño de Málaga que obtuvo Garzón en 2011.

Investidura 2016 (VI) ¿Por qué Podemos necesita cuatro grupos parlamentarios?

Podemos ofreció a En Comú (Ada Colau), Compromís y En Marea tener sus propios grupos parlamentarios en el Congreso en el caso de concurrir en coalición con la formación morada en las Elecciones del 20 de diciembre. Una oferta que necesita del concurso de otras fuerzas políticas y que no encaja en la letra del Reglamento del Congreso.

Tener cuatro grupos parlamentarios haría que la subvención de los podemitas y sus coaliciones regionales fueran mayores que las del grupo mayoritario, el PP, pero el enrocamiento de Pablo Iglesias nada tiene que ver con el cumplimiento de la palabra dada.

Tener un solo grupo parlamentario, en el caso de que la legislatura se alargue, puede llevar al líder de Podemos a compartir su tiempo con los representantes de las coaliciones regionales, algo así como llevan varias legislaturas haciendo IU e ICV. Muestra debilidad y cierto cutrerío.

Pero si la XI legislatura no prospera, puede que los Compromís (que llevan en política un montón de años), Ada Colau (plena de ambición) y En Marea (que tienen peso propio) decidan que en la repetición de las Elecciones no van con Podemos, sino de forma independiente.

Tomemos en caso de la Comunitat Valenciana. Compromís tiene predicamento, Monica Oltra es un peso pesado de la izquierda valencia y puede tirar de mucho voto si hay que decidir entre Podemos y Compromís. Si dividimos el voto de la coalición en las generales empleando el único criterio posible (las autonómicas) la suma de los dos partidos sería de siete diputados, en vez de los nueve actuales, siendo cinco de Compromís y dos de Podemos.

Comp y Pod separados
Mala jugada para Pablo Iglesias. Si rompen con ICV en Catalunya y emerge En Comú como fuerza independiente, vistos los malos resultados de las autonómicas, es posible que tampoco haya demasiadas de acrecentar el menguado grupo morado.

——-
En la simulación Valencia tiene un diputado más que en el 20D porque, de acuerdo con el Padrón de Población actualizado ganaría un escaño más, que perdería la provincia de León.

Prueba de resistencia para Ciudadanos

Una convicción bastante extendida, en el caso de repetición de las Elecciones, es la notable bajada de Ciudadanos, debido a la frustración de sus votantes por haber gastado su papeleta en una opción sin influencia (sólo salvable si pacta con PSOE y Podemos) y porque vista la cercanía de Iglesias a La Moncloa prefieren volver a la seguridad del partido de derecha de toda la vida.

En geografiasubjetiva.com le hemos hecho una humilde prueba de resistencia a Ciudadanos y solamente a Ciudadanos. Hemos supuesto que el partido naranja pierde la mitad de sus votos que van a parar al Partido Popular, mientras que el resto de los partidos mantienen el mismo número de votos.

El resultado es el siguiente: el PP tendría 153 (+30), PSOE 91 (+1), Podemos 68 (-1), Ciudadanos 11 (-29), ERC 8 (-1) y el resto de las candidaturas permanecerían con el mismo número de diputados. El panorama no cambiaría sustancialmente, pero la derecha se reagruparía en torno al PP que estaría solamente a veintitrés diputados de la mayoría absoluta.

Stress Test Cs

——

Hemos incorporado las variaciones en la distribución de escaños en virtud del nuevo Padrón.

La identificación de la proporcionalidad con la justicia

Después de las Elecciones del pasado domingo, hemos asistido a cientos de tweets, comentarios en FB y hasta artículos de periódicos donde se ponía de manifiesto la “injusticia” de un sistema electoral que tiene sesgo mayoritario. Lo que no se dice es que el sesgo es para quien más provincias gane, de modo que solamente hay que ganar provincias para verse favorecido.

Contra lo que muchos piensan, lo que hace que nuestros sistema tenga este sesgo no es el uso de la regla D’Hondt a la hora de dar los diputados en cada circunscripción, sino al tamaño de las circunscripciones, que dan poco juego a la proporcionalidad. Hace unos meses el sistema electoral era el adalid del bipartidismo, pero nadie ha rectificado sus opiniones teniendo en cuenta que tenemos un cuatripartidismo con el mismo sistema electoral.

La gran solución que se extiende como la pólvora para acrecentar la proporcionalidad es que solamente haya una circunscripción para elegir los trescientos cincuenta diputados. A eso se le llama “sistema justo”. El problema que tiene ese “sistema justo” es que elimina del mapa y de la agenda política a millones de españoles para concentrarse en las grandes áreas de población, o dicho de otro modo: a nadie le importará los sorianos, los lucenses o incluso los onubenses.

Las propuestas de reforma electoral proliferan. En mi opinión muchas son técnicamente muy interesante, pero sacrifican dos cosas que son importantes: la facilidad para elegir la opción deseada y la facilidad para transformar los votos en escaños. Además normalmente pierden de vista el elemento territorial, que no es desdeñable como indicábamos anteriormente.

El problema para cualquier reforma del sistema electoral en España es que pronto el intento se encuentra con los límites constitucionales, aunque Pablo Iglesias aún no se haya leído la Constitución. Incluso un sistema muy parecido al vigente, que proponemos a continuación, necesitaría de una reforma constitucional.

¿Cómo mejorar la proporcionalidad sin olvidarnos del todo de la territorialidad? Convirtiendo a la Comunidad Autónomas en las circunscripciones para elegir a los diputados al Congreso.

Hemos hecho la siguiente simulación. Cada Comunidad Autónoma recibirá al menos un diputados y las ciudades con Estatuto de Autonomía se quedarán con uno cada una, como actualmente. Los restantes trescientos treinta y un diputados se distribuirán de conformidad a la población.

Distribucion_Diputados_CCAA
Una operación tan sencilla hace que el porcentaje de población de una Comunidad se acerque mucho al peso porcentual de sus diputados elegidos al Congreso.

Para adjudicar los escaños a cada candidatura hemos utilizado la regla D’Hondt y estos serían los resultados:

Resultados_por_CCAA
Comparativa_resultados
Si comparemos el porcentaje de diputados sobre el Congreso de cada candidatura con el porcentaje de votos recibidos en cómputo nacional podemos ver también como se acercan ambos datos y cómo el del 20-D es el más alejado.

Comparativa_resultados_porcentaje

Hacia la XI Legislatura (X): Proyección de emergencia del empate de Metroscopia

La encuesta de Metroscopia que publica El País arroja un empate entre PP, PSOE y Ciudadanos. Nuestro sistema electoral prima a quien mejor repartido está por el territorio, de modo que un empate en votos no implica lo mismo en escaños.

Se imponía una proyección, aunque fuera de emergencia. Hemos empleado nuestro método habitual para los cincos partidos cuyos resultados muestra Metroscopia y hemos mantenido la misma intención que el CIS dio en el último Barómetro para el resto.

El resultado es el siguiente:

Resultado_Metroscopia
Con un 22,7% de la intención de voto los populares están en condiciones de hacerse con el 27,43% de los escaños (+4,73% ) y los socialistas con una intención del 22,5% se proyectan el 24% de los diputados (+1,5%). Por el contrario Ciudadanos conseguiría el 21,43% de los escaños con un 22,6% de las intenciones de voto (-1,17%), mientras que Podemos recibiría el 16,86% de los asientos con un 17,1% de las intenciones (-0,24%). El gran perjudicado, tradicional por otro lado, es IU que con un 4,5% de los posibles votos solamente obtendría el 0,86% de los diputados del Congreso.

En nuestra proyección los populares ganarían en treinta y una provincias y en las dos ciudades autónomas, los socialistas en diez provincias, Podemos en tres, Ciudadanos en dos, CDC en dos, PNV en una y Amaiur en una. La victoria territorial del PP es fundamental para obtener doce escaños de ventaja sobre el PSOE (con solamente un 0,2% más de intención de voto) y diecinueve sobre Ciudadanos (y únicamente un 0,1% de intención de voto).