Madrid sin barrera electoral

Ayer publicábamos una entrada en la que poníamos de manifiesto que el simple hecho de que IU hubiera podido superar la barrera electoral a costa de casi treinta mil votos del PSOE, hubiera cambiado la distribución de escaños entre derecha e izquierda y probablemente Ángel Gabilondo estaría a día de hoy presidiendo la comunidad madrileña.

La barrera electoral es un mecanismo especialmente útil para evitar la fragmentación de los parlamentos, especialmente como es el caso de la Asamblea Regional de Madrid cuando se eligen a muchos diputados en una circunscripción electoral.

A propósito de la entrada cita nos planteamos ahora cuál hubiera sido el resultado del 24-M en la Comunidad de Madrid si no hubieran existido barreras electorales. Hemos hecho la pertinente simulación y éste sería el resultado:

Madrid 2015 sin barrera electoral
El número de partidos con representación parlamentaria se hubiera doblado pasando de cuatro a ocho. UPyD hubiera conseguido salvar los muebles entrando en la Asamblea y se hubiera estrenado la derecha-derecha-derecha de VOX y los animalistas del PACMA.

Perder 26.259 votos para ganar la Presidencia

Gobernar en un sistema parlamentario depende de tener o tener una mayoría de diputados que te respalden. Cuando las elecciones han dado mayoría absoluta a un partido, no hay dificultad en formar gobierno; cuando esta circunstancia no se ha dado, hay que buscar pactos para posibilitarlo.

Cuantos más votos un partido saque, más cerca estará de poder formar gobierno, pero hay casos en los que no es así. Presentemos uno de estos curiosos casos:

El artículo 18.2 de la Ley Electoral de la Comunidad de Madrid establece que una candidatura solamente podrá conseguir diputados en la Asamblea Regional si ha obtenido al menos el 5% de los votos válidos, esto es, los votos totales detraídos los nulos.

En las pasadas elecciones del 24 de mayo fueron emitidos en las Elecciones a la Asamblea 3.205.931 votos, de los 31.217 fueron declarados nulos. El total de votos válidos fue de 3.174.714 votos, de modo que el 5% y por tanto la barrera para entrar en el legislativo madrileño se situó en 158.736 votos.

Izquierda Unida consiguió 132.207 votos, por lo que le faltaron 26.529 para poder conseguir diputados.

Supongamos que el PSOE hubiera conseguido 26.529 menos y que ese decrecimiento de los socialistas hubiera ido a parar a Izquierda Unida, alcanzando el 5% necesario. Si ello hubiera sido de esa forma la distribución de los escaños hubiera sido la que sigue:

PP: 46 (-2) | 1.050.256 votos
PSOE: 34 (-3) | 780.856 votos
Pod.: 26 (-1) | 591.697 votos
C’s: 17 (=) | 385.836 votos
IU: 6 (+6) | 158.736 votos

Pero lo decisivo es que se hubiera movido la correlación entre los bloque y la Izquierda pasaría a tener 66 diputados (+2) y la Derecha 63 (-2), haciendo sido elegido en consecuencia Ángel Gabilondo como Presidente de la Comunidad.

Hacia la XI Legislatura (VIII): Las simulaciones de la confluencia vistas en conjunto

El miércoles, día 13, publicamos tres simulaciones (1, 2 y 3) empleando nuestro sistema de proyección y los datos de intención de voto del último Barómetro del CIS en las que mediamos la incidencia de un posible acuerdo entre Podemos e IU (junto otras fuerzas) a la hora de adjudicarlos los escaños en unas Elecciones Generales.

En total repasamos los datos de once comunidades autónomas y proyectamos 227 escaños de los 350 (64, 86%) del Congreso. En conjunto Podemos, IU, Chunta y Compromís obtendrían sin confluencia 36 escaños y con ella 47 dentro de la muestra proyectada, de modo que esta aproximación muestra que la confluencia sería buena para todas estas fuerzas políticas.

Si vemos la confluencia dentro de posibles pactos de gobierno, la izquierda conseguiría remontar los cinco diputados de desventaja, hasta transformarlos en ocho de ventaja. En el caso de que la sensatez reinase, una pacto desde el centro-derecha a la izquierda, con Ciudadanos, sería imparable para los populares (93 contra 134).

Superconfluencia

Hacia la XI Legislatura (VI): confluencia asturiana, madrileña, valenciana, murciana y aragonesa

En una entrada de hace pocas horas nos referíamos a los efectos que la confluencia entre Podemos e IU tendría en las Elecciones Generales y tomamos como muestra los sesenta y un escaños a elegir en la Comunidad Autónoma de Andalucía. Ahora vamos a intentar ver el impacto que la confluencia tendría en Asturias, Madrid, C. Valencia y Aragón, aunque utilizando únicamente la estimación del CIS, ya que la encuesta de TNS Demoscopia no contempla a Compromís.

VariasCIScon
VariasCISsin
En Asturias la situación no cambiaría sustancialmente por la confluencia, dado que los tres diputados es la suma de Podemos e IU sin confluencia; en la Comunidad de Madrid la suma de IU y Podemos además le ganaría un diputado al Partido Popular; en la Comunitat Valenciana (incluyendo también a Compromís) le ganarían un diputado al PSOE en Alicante; en la Región de Murcia subirían uno más a costa del PP; y finalmente en Aragón le quitarían dos diputados al PP, uno en Teruel y otro en Zaragoza, suponiendo que la Chunta también participaría en la candidatura conjunta.

Con la confluencia de Podemos, IU, Chunta y Compromís siete escaños pasarían de la derecha a la izquierda, convirtiendo una desventaja de once en una ventaja de tres.

Hacia la XI Legislatura (V): Confluencia andaluza

Tengo la impresión de que hasta pocos días antes de que se cierre el plazo para la presentación de candidaturas para las Elecciones Generales vamos a estar comprobando si los partidos a la izquierda del PSOE llegarán a un acuerdo para presentar candidaturas comunes, esto es, si van a ir en una coalición o, como se dice en el neolenguaje de la neopolítica: confluencia.

Nuestro sistema electoral castiga a las opciones políticas que van separadas a las urnas y premia a las que van unidas. Por eso por lo que el PP, con márgenes escasísimos de votos, puede imaginar renovar en La Moncloa. El interés de la confluencia es electoral: convertir el mayor número de votos posibles en el mayor número de diputados posibles. Lo mejor es verlo en la práctica.

Los que seguís este blog sabréis que tenemos un pequeño método para convertir las estimaciones de votos en escaños. En los últimos días le hemos dado algunos retoques menores que ahora no vienen al caso, pero que lo han dejado más perfilado. Empleando los datos del último Barómetro del CIS, los de la última encuesta de TNS Metroscopia y nuestro método hemos simulados los resultados de las Elecciones Generales en Andalucía con confluencia entre Podemos e IU y sin confluencia entre estas dos formaciones, dado que en esta comunidad IU tiene una buena reserva de voto en todas las provincias, aunque no siempre se transformen en escaños al Congreso.

Veamos los resultados de acuerdo con la estimación del CIS del Barómetro de julio de 2015:

AndaluciaCISconConfluencia

AndaluciaCISsinConfluencia
En la proyección con confluencia la suma de Podemos e IU conseguirían tres diputados más de si concurrieran de forma separada. Dos de los tres diputados que suman se restarían al PSOE (Jaén y Sevilla), mientras que otro procedería de Ciudadanos.

Si vemos los cambios en la correlación de fuerzas entre los bloques que utiliza Podemos (con los que no estamos de acuerdo) la izquierda pasaría de tener una venta de nueve diputados a una de once.

Pasemos a la proyección sobre los datos de la encuesta de TNS Demoscopia publicada el 10 de agosto de 2015:

AndaluciaTNSconConfluencia

AndaluciaTNSsinConfluencia
A pesar de que el punto de partida, la proyección de los resultados sin confluencia, difiere del CIS, el resultado final en el caso de que se diera la confluencia es exactamente el mismo. La unión de Podemos e IU restaría un diputado al PP en Almería, uno a Ciudadanos en Córdoba, uno al PSOE en Jaén, uno al PP en Málaga y uno a Ciudadanos en Sevilla. Habría un claro trasvase entre bloques que dejaría la situación como en la proyección a partir de los datos del CIS.

Como suele suceder los últimos diputados se reparten por diferencias pequeñas en los cocientes D’Hondt, pero me parece interesante que ambas proyecciones, con estimaciones de partida diferentes, arrojen una conversión de votos en escaños igual cuando vemos los resultados por bloques.

———

Estas proyecciones son acercamientos, nunca deben ser tomadas como exactas.

Hacia la XI Legislatura (II): Proyección de escaños del Barómetro del CIS de julio de 2015

El CIS ha publicado su Barómetro del mes de julio y como suele ser habitual, incluso en el mes de agosto, se cayó la web de este organismo a la hora que anunciaron que estaría disponible. Esto pone de manifiesto que para el frikismo político no hay periodo de descanso.

Ésta es la intención directa de voto y la estimación que los técnicos del CIS hacen:
EstimacionCIS072015El CIS no hace proyección de escaños con tanta distancia de los procesos electorales. Nosotros sí lo hacemos porque entendemos que, a pesar de toda la labilidad de hacerlo ahora, nos da una perspectiva aproximada de dónde están las cosas en una democracia representativa como la nuestra, donde prima el número de escaños sobre el número de votos.

Hemos aplicado nuestro método pero actualizado con los datos que nos han proporcionado los últimos comicios celebrados este año. Y a día de hoy, proyectando las estimaciones del CIS en nuestro Congreso de los Diputados el resultado sería el siguiente:
ResumenProyeccionCIS072015
ResumenProyeccionCIS072015Tarta3DLa proyección en cada de las cincuenta y dos circunscripciones que está dividido nuestro país es la siguiente:

Pinchar para ampliar

Algunas ideas:

1) Gracias al dominio que los populares tienen de las circusncripciones menos pobladas, optimizan sus votos en escaños más que ningún otro partido. El PP obtiene una sobrerrepresentación sistémica.

2) Ningún “pacto a dos”, salvo la GroKo, alcanza la mayoría absoluta. Un pacto PP+C’s se situaría a 152 (-24) y un pacto PSOE+Pod. llegaría a 150 (-26), que sumándole los tres de IU adelantaría por un solo diputado al pacto entre los de Rajoy y Rivera. Todo quedaría en manos de las fuerzas nacionalistas y regionalistas y no hay que olvidar que CiU y ERC suman 23 escaños.

3) Un “pacto a tres” PSOE+Pod.+C’s alcanzaría los 176 diputados necesarios para la mayoría absoluta (pacto de los muy complicados). Un “pacto a tres” liderado por el PP se me plantea imposible.

4) Un confluencia entre IU y Pod. podría situarle en una posición mejor que la mera suma de escaños (46) de esta proyección. Presentarse con candidaturas separadas solamente les perjudica a ellos, porque los dos se dirigen al mismo electorado.

5) La estrategia será más importante que nunca.

Eligiendo concejales con un sistema más “justo” (Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Zaragoza)

En el mundillo político 2.0 se suele pensar que un sistema más proporcional en su conjunto es un sistema más justo. No voy ahora a intentar rebatir esta identificación entre proporcionalidad y justicia, sino que vamos a intentar ver  los resultados en los diez municipios más poblados (comenzando por los cinco primeros) empleando el sistema más proporcional que no es otro que el Hare.

Realmente no hemos hecho una sola simulación sino dos. Aunque se atribuyan a la “ley D’Hondt” efectos pervesos de bloqueo de contendientes, buena parte de ellos provienen de la barrera electoral que las candidaturas habrás de superar para poder conseguir un concejal, en el caso de las municipales.

La LOREG establece para las elecciones municipales como barrera electoral el 5% de los votos válidos (suma de votos a las diversas candidaturas y de votos en blanco). Dado que es una barrera consistente en una elección en circunscripción única, he decidido simular también los resultados con una barrera mucho más pequeña, del 1% de los votos válidos.

De esta forma podemos ver la variación de cada una de los simulaciones con Hare y observar el efecto de las barreras a la hora de dar un resultado diferente al de D’Hondt.

1. Madrid

011 Madrid 5
012 Madrid 1
La primera simulación, Hare con la barrera del 5%, no muestra diferencias con el resultado en D’Hondt, aunque la simulación con la barrera del 1% sí, ya que UPyD e IU entrarían en la disputa de concejales, consiguiendo cada formación uno, mientras que PP y Ahora Madrid perderían uno igualmente.

El consistorio madrileño tendría en su seno seis partidos y en vez de los cuatros que han conseguido entrar el 25-M. La correlación de fuerzas no variaría, ya que Ahora Madrid y PSOE alcanzan la mayoría absoluta (28 concejales), aunque perdiendo el concejal de margen de la simulación anterior.

2. Barcelona

La simulación en Barcelona arroja muy pocas novedades. La primera porque solamente se mueve un concejal, que pasa de ERC al PP; el resto de los resultados permanecen inalterables. El hecho de que sean 7 de los partidos que superaron el 5% implica que en una ciudad acostumbrada a la pluralidad municipalpuede tener problemas para identificar el producto; a eso ayuda que la barrera del 1% no varíe en nada el número de partidos que llegan a la adjudicación de concejales.

La concentración de voto ha sido tal que el porcentaje de votos sin representación ha bajado porque tener siete partidos con posibilidades es una opción que desincentiva el voto en blanco. El voto no representado fue de 39.131 votos, que representa el 8,73%, mientras que hace cuatro años era de 69.270 votos y 11,42%.

021 Barcelona 5 y 1
3. Valencia

031 Valencia 5

032 Valencia 1
Éste es uno de los casos en el que la barrera al 1% presenta más variaciones respecto del 25-M, ya que entrarían en el consistorio valenciano dos partidos más y la coalición (Compromís, PSOE y Podemos) no estaría en condiciones de llegar a la mayoría absoluta sin el apoyo de IU.

4. Sevilla

041 Sevilla 5
042 Sevilla 1
Los resultados manteniendo la barrera al 5% permanecen iguales con Hare que con D’Hondt. Solamente si bajamos la barrera al 1% entraría otra candidatura, Ganemos Sevilla, que sería necesaria para que el socialista Juan Espadas tenga la mayoría absoluta necesaria para su investidura.

5. Zaragoza

051 Zaragoza 5
052 Zaragoza 1
En el Ayuntamiento de Zaragoza habría una modificación de un concejal a favor del PSOE y en detrimento del PP manteniendo la barrera al 5%. Si se bajase y se aplicase Hare habría un pequeño terremoto, porque entrarían el PAR y UPyD, con un concejal cada uno, y la Chunta pasaría a ser necesaria para elegir al líder de Zaragoza en común como alcalde.

Continuación de la entrada con Málaga, Murcia, Palma de Mallorca, Las Palmas de Gran Canaria y Bilbao.