Feeds:
Entradas
Comentarios

Archivos de la categoría ‘Euskadi’

Habrá elecciones en Euskadi y en Galicia.

Las primeras se hacían venir desde que el Lehendakari perdiera la mayoría parlamentaria que le permitía gobernar. Justo antes de tener que enviar al Parlamento un proyecto de Presupuestos que iba a ser rechazado, los ciudadanos vascos tendrán que ir a las urnas. Las incógnitas de estas elecciones son el alcance de la marea de votos nacionalistas, la dimensión del electorado de Bildu y la redimensionalización de los socios de gobierno de esta legislatura.

A pesar de todo no deja de llamar la atención que el actual Lehendakari siga siendo la opción favorita, aunque el tercero en opciones electorales. Sin duda es un ejemplo de cómo el candidato medio, un ideal a presentar si lo tienes, pierde posibilidades en procesos electorales como los de Euskadi donde parece que el voto útil casi no existe.

Tras el anuncio de las autonómicas vascas, llegó el de las autonómicas gallegas. Más allá de las explicaciones que se hayan dado, están claro que es una convocatoria a golpe de encuestas, ya que el PP tiene mayoría absoluta en el Parlamento de Galicia y las elecciones tocaban para el próximo año.

Da la impresión que el Presidente de la Xunta no ha querido esperar que el deterioro de su formación sea mayor y, respaldado por la tradición electoral conservadora en Galicia, se ha lanzado a unas elecciones para salvar los muebles, que para el PP gallego solamente es ganar por mayoría absoluta.

Read Full Post »

Como cada vez que en GS terminados una Comunidad en nuestra ‘magna’ simulación de una elección mayoritaria uninominal en España, resumimos los resultados e indicamos las diferencias de estos con los que se producen con el sistema vidente en la LOREG, el proporcional D’Hontd. Los resultados de Araba, Bizkaia y Gipuzcoa los podéis ver en los respectivos enlaces.

Read Full Post »

Basagoiti ha anunciado que el PP deja de apoyar parlamentariamente al Lehendakari de manera que el gobierno vasco presidido por Patxi López que con solamente veinticinco diputados frente a los cincuenta que tiene la oposición compuesta por PNV, PP, Aralar, EA, EB y UPyD. Una situación que suele ser propicia para el adelanto electoral, salvo por el hecho no despreciable de que el Lehendakari consiguió aprobar los Presupuestos para este año 2012.

Creo que las explicaciones que el Presidente del PP del País Vasco recojan casi todas las motivaciones para la ruptura del acuerdo programático que llevó a Patxi López a la Lehendakaritza y que le ha proporcionado sostén parlamentario.

Los populares se han dado cuenta que le están dando a los socialistas un lugar privilegiado dentro de la política nacional, pues el Lehendakari siempre tiene cientos de micrófonos dispuestos a tomar sus declaraciones. En una época en la que el PSOE solamente tiene dos presidentes autonómicos, quitarle uno de ellos es un logro.

Además quitarle una nueva autonomía al PSOE, eliminaría una pieza fundamental en la estrategia opositora de Rubalcaba. El Lehendakari López ya había anunciado recursos de inconstitucionalidad contra determinadas medidas de recorte de Rajoy, por lo que sostener a quien te recurre es poco coherente hasta para alguien del PP.

Pero el caso de Patxi López es realmente especial. La jugada de convertirle en el próximo candidato socialista a la Presidencia del Gobierno está más clara cada, de forma que cada día que permanezca al frente de un gobierno tan significativo y con tanta repercusión como el vasco es un día de campaña que los populares le regalan. Cuando Basagoiti habla de que está más preocupado en cosas de su partido, habla de esto.

Para los populares vascos el elemento simbólico también se ha terminado. Es evidente que el acuerdo entre PSE y PP se basaba en el deseo que ambas direcciones nacionales de quitarle al nacionalismo vascos, en general, y al PNV en especial el monopolio sobre las instituciones autonómicas vascas.

Después de tres años esto ha dejado de importar y ahora el Partido Popular, tanto a nivel nacional como a nivel regional, prefiere cuidar el eje ideológico frente al identitario. Alguien ha debido pensar que alargar la Presidencia del socialista es incrementar los votos de la izquierda abertzale en perjuicio de la derecha nacionalista vasca, que sin duda será una aliada de primer orden en caso de que el PP, a partir de 2015, necesite apoyos parlamentarios (siempre no vivan un desastre a lo UCD).

Y llegamos al centro de todo esto. El PP va a sentir un fuerte desgaste, como el PSOE sigue encajando, de manera que si quieren un gobierno conservador en Euskadi, lo mejor que pueden hacer los populares es intentar que se adelanten las elecciones, y así ellos conservar fuerza suficiente para apoyar a un candidado del PNV frente a uno de la izquierda abertzale.

Hay prisas porque el deterioro económico puede beneficiar mucho a la izquierda abertzale, porque a su mensaje ya conocido se le une uno ‘anticapitalista’ que puede reunir muchos votos del cabreo.

Con un Lehendakari del PNV el PP gana en dos aspectos. El primero es la sintonía a la hora de hacer determinadas políticas. El segundo es que nuevamente hay un nacionalista vasco lo suficientemente nacionalista vasco como para cabrear a su público más españolista y no tan soberanista como para ser un problema constitucional.

Read Full Post »


Terminamos con la simulación uninominal en las tierras de Euskadi. La simulación en Álava/Araba muestra la fuerza del PP en el centro del núcleo urbano Vitoria/Gasteiz, del PSOE en la periferia y en las pedanías, y la del nacionalismo vasco en los restantes municipios donde el único escaño que les corresponde se lo juegan entre Amaiur y el PNV con una diferencia de un puñado de votos.

El PP quitaría un escaño a Amaiur, que se quedaría sin representación en esta provincia, quedando el PNV y el PSOE cada cual con su escaño.

Read Full Post »


Continuamos con la simulación uninominal de las provincias vascas: ahora le toca a Gipuzkoa. La única variación al criterio de los partidos judiciales ha sido la ya habitual separación de la capital de provincia de su partido y la partición del municipio capitalino en dos, en este caso, así como la unión de la parte oriental del partido de Donostia/San Sebastián al partido de Irún para equilibrar el peso de población.

El gran perdedor sería el PNV y el ganador de la uninominalidad sería Amaiur, ya que los dos compiten con fortaleza en las mismas zonas, ganando siempre los abertzales y no consiguiendo los del PNV transformar las decenas de miles de votos en escaños.

PP y PSOE lograrían conservar sus respectivos escaños gracias a las dos circunscripciones de Donostia/San Sebastián, divididas ambas por el Urumea. En éstas los resultados son tan ajustados que cualquiera de los cuatro principales partidos en liza podría haber conseguido el escaño.

El resultado en cada una de las circunscripciones es el siguiente:

Read Full Post »


Volvemos a la macro-simulación de la España uninominal. Comenzamos una nueva Comunidad, Euskadi, y creo que es bueno recordar un poco cómo estamos realizando la simulación.

Una simulación uninominal, y establecer un sistema uninominal, tiene el gran inconveniente de dividir todo el país en trescientas cincuenta circunscripciones. Los criterios son múltiples, de forma que hemos optado por los siguientes:

Se conserva la provincia como base para saber cuantos diputados y en cuantas circunscripciones hay que dividir ese territorio. El número de diputado es el mismo que el del Real Decreto de convocatoria de la generales de 2011.

Dentro de la provincia se intenta dividir el territorio en tantas circunscripciones como diputados procurando tener equilibrio de población. Para evitar arbitrariedades he tomado una división infraprovincial preexistente, el partido judicial, como punto de partido. Agregando unos partidos a otros se intenta que las circunscripciones resultantes tengan una población similar.

En los partidos donde se encuentran las grandes ciudades lo que se procede es a segregar este municipio del resto del partido o a dividirlo por distritos municipales o censales, dependiendo de los datos que se tengan. En algunas ocasiones, se mezcla parcialmente un partido con otro. Siempre se mantiene la contigüidad territorial.

Una vez dividido el territorio de la provincia en circunscripciones, solamente queda por introducir los resultados en cada municipio o distrito y comprobar cuál hubiese sido el partido más votado, que se hubiese llevado el escaño.

En la provincia de Bizkaia/Vizcaya se eligieron ocho diputados el pasado 20 de noviembre. Las circunscripciones resultantes y el resultado en cada una de ellas es el siguiente.
El PNV ganó con tres diputados (32,62% de votos), le siguió el PSOE con dos diputados (21,37% de los votos),  Amaiur también con dos (19,21% de los votos) y el PP con uno (17,70% de los votos). En nuestra simulación el PNV obtendría siete diputados y el PSOE uno. Ni Amaiur ni PP obtendrían representación parlamentaria en la provincia vasca más poblada.

Read Full Post »

Las últimas votaciones en el Congreso desvelan para mí un cambio sustancial dentro de la dinámica política y de los apoyos parlamentarios a los que, hasta ahora, hemos asistido. El Partido Popular, sin necesitarlo por su mayoría absoluta, ha luchado denodadamente por conseguir los votos o la abstención de partidos nacionalistas o foralistas de derecha (CiU, PNV, UPN).

No es sólo una voluntad (discutible) de llegar a acuerdos, sino que constituye una táctica con la vista no puesta en esta legislatura, sino en el futuro, pudiendo constituirse en la nueva estrategia de la derecha española.

El PP ha destrozado exitosamente, durante años, a cualquier alternativa regional que compitiese por el electorado de derecha, pero se le han resistido algunas formaciones: Hasta ahora el Partido Regionalista de Cantabria (presidido por Miguel Ángel Revilla) va camino de la desaparición porque sin tocar poder, no es más que un conglomerado de concejales y alcaldes, y además le han faltado cuatro años más para convertirse en la marca cántabra del PSOE.

UPN rompió con el PP para poder hacer limpia interna de quienes se sentían más del PP que de UPN. En una votación en la que su voto no tenía importancia en el Congreso, se fue con el Gobierno y consiguió el nacimiento del PP de Navarra. Los peperos navarros se fueron a casa y los foralistas sin ambiciones capitalinas se quedaron en UPN, consiguiendo mantener las mismas cuotas de poder que antes. Ahora gobiernan con el PSN-PSOE y concurren a las generales con el PP.

Con PNV y CiU nunca lo han intentado porque las diferencias entre ellos y el PP en sus respectivas regiones es muy grande.

Tanto en el PP, como en PNV, CiU y UPN, se han dado cuenta de que son partidos semejantes en la mayoría de sus planteamientos programáticos, ideológicos y religiosos. También se han dado cuenta que el nacionalismo, tanto el español como el periférico, les ayuda a los dos en cuentos hacen que el debate no esté en cuestiones tangibles sino en cuestiones de identidad y de contraidentidad, donde la derecha actualmente gana. De esta forma cuando se enfrentan ganan ambos, porque no compiten por el mismo espacio electoral y los maximizan.

El cambio de estrategia es éste: atacaremos mediáticamente a los nacionalistas periféricos y ellos a nosotros para poder llegar a la totalidad de los respectivos ‘cleavages’ identitarios; después de las elecciones nos apoyaremos para evitar gobiernos de izquierda tanto en las regiones (Euskadi, Catalunya y Navarra) como en el Gobierno de España.

¿Realmente es un cambio? Sí y no. Sí porque renuncia ahora explícitamente a ocupar el espacio de la derecha naiconalista o foralista. No es porque fue el criterio postelectoral de 1996 y que los populares mantuvieron hasta la mayoría absoluta de 2000.

Fue en el 2000 cuando Aznar decidió prescindir del mundo y mantener un tono de arrogancia cuyas consecuencias su partido ha tenido que sufrir durante más de una década. Ahora el PP vuelve a pensar en el futuro más allá de los resultados concretos y define una estrategia a largo que le facilite el Gobierno de España a cambio de abandonar cualquier intención en Euskadi (donde se alejan todo lo que pueden de Patxi López), Catalunya o Navarra.

Read Full Post »

El Reglamento del Parlamento asturiano (Junta General) prevé la posibilidad de que más de un candidato se presente a la investidura, como sucede también en el Parlamento Vasco, y como éste establece que únicamente se puede votar a un candidato o abstenerse.

El hecho de que el voto en contra no sea posible, incapacita a la Cámara a rechazar un candidato pese a que en su gobierno iba a tener a una oposición con mayoría absoluta frente a él. Algo que en Euskadi no ha pasado con la misma crudeza con la que se ha vivido durante seis meses en Asturias.

La realidad política de Euskadi es diferente a la de Asturias y tengo la impresión de que la regulación parlamentaria asturiana responde más al deseo que posibilitar al vencedor gobernar sin recurrir a formulaciones expresas como ocurre en el Estatuto de Castilla-La Mancha.

Yo soy de la opinión de que hay que impedir la posibilidad de que alguien, casi sin respaldo, llegue a presidir lo que sea y desde allí intente permanecer. Porque pueden suceder dos cosas: o que no lo consiga y que las necesarias elecciones solamente se hayan atrasado y propiciado un periodo de crispación, o bien ese gobierno sin respaldo suficiente permanezca en el poder ‘pagando’ un alto precio en cada votación.

En Asturias el pacto con la izquierda del ganador era imposible, porque Álvarez-Cascos sí tiene ideología como sus adversarios de PSOE e IU. Pero lo realmente imposible era con el PP, porque no hay odio más grande que el que surge entre miembros del mismo partido y más si estos son de derechas. Y ahora llega UPyD para malmeter más que otra cosa y pedir que otros pacten (regeneración lo llaman) en vez de decidirse a formar gobierno o con las formaciones de izquierda o con las formaciones de derecha. Pero las patologías políticas magentas son merecedoras de una entrada específica.

Es cierto que las normas pueden configurar las relaciones políticas y evidentemente las normas parlamentarias tienen su porción de influencia. Pero también que una realidad política no es equivalente a otra y la incidencia de las normas jurídicas es diferente, por lo que un mismo sistema, como el asturiano y el vasco, dan lugar a escenarios muy diferentes porque el sistema de partidos, de mayorías y las estrategias de los diversos actores de la política regional son sumamente diferentes.

Read Full Post »

Tengo la impresión de haber escrito ya esta entrada, pero advertido el riesgo del autoplagio inconsciente, continúo adelante.

El otro día el ex director de La Vanguardia, Lluís Foix, escribía una arrebatada entrada contra lo que él considera deseos recentralizadores del nacionalismo español.

El hecho de que el nacionalismo español le ponga de los nervios a alguien que ha dirigido La Vanguardia entra dentro de lo normal, pero lo curioso es que si hurgamos un poco en unas de la reivindicaciones centrales del nacionalismo español es el neocentralismo, es decir, que todas las decisiones importantes vuelvan a tomarse por parte del Gobierno de España.

Cualquier nacionalista español mantiene que cualquier parte del país es tan España como cualquier otra y uno puede encontrar confesos de esta ideología en cualquier parte del país.

Lo curioso es que los grandes defensores mediáticos del nacionalismo español se encuentran en Madrid. Para ellos recentralizar es que la toma de decisiones se haga en Madrid. Y Madrid no es un territorio neutro en intereses, como ninguna otra región o ciudad de España.

¿Recuerdan la polémica y el recurso judicial por el traslado de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones a Barcelona? El gran argumento que se manejó en aquel momento era que a los trabajadores se les cambiaba la vida de golpe, lo cual era cierto. Lo que no se comentaba es que posiblemente casi todos los trabajadores de un organismo nacional eran de una sola región, aquella donde tenía su sede antes de ser trasladada a Barcelona.

¿Por qué los medios valedores del nacionalismo español no proponen que la capital del país se traslade a Barcelona, Bilbao, Oviedo, Pontevedra, Cáceres, Salamanca, Palma de Mallorca, Murcia, Sevilla, Santa Cruz de Tenerife o Ceuta? Entonces yo estaría de acuerdo con el neocentralismo y todas esas gaitas, porque creería que el nacionalismo español al menos es coherente con su postulado básico de ‘Plenitudo Hispanitatis’ para cualquier rincón, y no ocultaría el resquemor al ver a eso que llaman ‘provincias’ tomando sus propias decisiones.

Read Full Post »

Los que leéis habitualmente Geografía Subjetiva sabéis que en este blog no somos nada displicentes ni con UPyD ni con su portavoz, Rosa Díez. El otro día recibieron medicina mediática que antes no les afectaba y siendo injusta como suelen ser los ajustes de cuentas de la caverna queremos comentarla en este blog.

UPyD, fiel a su estrategia de partido de un solo punto, presentó en el Congreso una moción para solicitar al Gobierno la ilegalización de BILDU y de AMAIUR. Retiró la moción toda vez que no tenía visos de verse aprobada y encontrarse con una propuesta con apoyo casi unánime en un sentido diferente al presentado por ellos.

Los del UPyD se lanzaron a criticar lo que ellos entendían que era un cambio de la posición del PP en este tema (un cambio que efectivamente se ha dado y que desde aquí aplaudimos).

Las críticas de UPyD dieron de llena en una de las líneas rojas del PP, la supuesto fortaleza ante ETA, y la caverna mediática, parte sustancial de la estructura social de los populares, se lanzaron a atacar a los magentas.

ABC se puso a escarbar en las noticias de la semana y descubrió que en el Parlamento Vasco el diputado de Eusko Alkartasuna (EA) había apoyado una propuesta del diputado de UPyD. Dado que con mucha posterioridad a la celebración de las últimas elecciones al Parlamento Vasco, EA ha sido uno de los partidos conformantes de Bildu, ABC llega a la conclusión de que UPyD ha pactado con Bildu.

UPyD ha coincidido en unas votación con un partido que, en unas elecciones, formó parte de Bildu y al que tanto el Tribunal Supremo como el Tribunal Constitucional han considerado absolutamente ajeno a ETA.

¿Qué tendría que hacer UPyD y todos los partidos para no ‘pactar’ por coincidir en el voto con Amaiur, Bildu o EA? ¿Tendrían que preguntarle su voto y votar lo contrario sea lo que sea lo que se vota? ¿Tendrían que aceptar que con el voto reactivo ellos decidieran el resultado final definiendo su voto?

UPyD comienza a ser víctima de una estrategia que hasta ahora no le había afectado. UPyD comienza a sentir como cuando se cuestiona la política antiterrorista del Gobierno se te acusa de ser terrorista o conniviente con los terroristas o con sus apoyos. Sería interesante que en UPyD recordasen este incidente cuando acusen a los socialistas de ese tipo de oscuridades.

Read Full Post »

Older Posts »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.375 seguidores