Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Comunitat Valenciana’ Category

El descubrimiento de que la Administración de la Comunitat Valenciana ha estado falseando sus cuentas a través de la no inclusión de las obligaciones para las que no habían partidas presupuestarias o el olvido de consignación de determinados gastos, por una cifra que puede superar los 2.000.000.000€ coloca a este Comunidad en una situación difícil respecto a ella misma y sobre todo respecto al conjunto del país.

La contención del déficit público es una tarea compartida por todas las administraciones y el incumplimiento de una daña a las demás. Yo no estoy de acuerdo con los criterios con los que se hace la contención, no con la contención misma. La Comunitat Valenciana no es que haya fallado en la reducción del déficit, sino que ha hecho lo peor engañar a todos los españoles.

Los gastos no contabilizados por la administración valenciana son mayores que el recorte sanitario y farmacéutico, acercándose también a la suma a estos del recorte educativo. La administración valenciana está perjudicando gravemente a España, a su situación financiera y a los servicios que reciben los españoles.

La Comunitat Valencia de Zaplana, Camps y Fabra es un peligro para España, no porque quiera independizarse, lo que sería casi una bendición, sino porque nos han encadenado a su agujero negro fiscal. Si tuviéramos un gobierno que se creyese lo que aprueba la administración regional debería estar intervenida desde que se conoció la información de la Eurostat y el Consejo de Ministros debería hasta plantearse la utilización del artículo 155 CE.

Read Full Post »

El Secretario General que los militantes del PSOE elijan tiene que enfrentarse como primera gran prueba a unas elecciones municipales y autonómicas complicadas, donde el PP suele mantener sus feudos y donde la fragmentación de los partidos de izquierda puede ayudarle mucho en la primera pretensión.

Los grandes municipios y muchas autonomías se han ido despegando del voto socialista. Otras han empezado a hacerlo. Analistas políticos hay muchos y, aunque yo tengo mi opinión sobre el asunto, le dejo a los asesores del que sea el nuevo Secretario General ilustrarle sobre qué pasa en los grandes municipios y cómo remediarlo, aunque cada ciudad es un caso.

Yo solamente le hago “entrega” de estos dos interesantes cuadros donde se refleja el partido ganador en las autonomías que celebran elecciones juntas y en los veinticinco municipios más poblados (a fecha de 2014). Merece una mirada atenta.

25mUNI19792011
AutCon19832011

Read Full Post »

Estas líneas son la síntesis de una serie de ideas que me han ido rondando la cabeza los últimos meses. Es solamente una hipótesis de trabajo.

1. Echando de menos a Julio Anguita

Era mayo de 2012. Las Elecciones Autonómicas andaluzas habían arrojado la primera victoria electoral del PP en aquella comunidad autónoma, pero el hecho de no haber alcanzado la mayoría absoluta, como apuntaban todas las encuestas y los resultados de la Generales de 2011, le impidió a Javier Arenas hacerse con la Presidencia de la Junta de Andalucía.

Los socialistas habían aprendido de la experiencia de sus compañeros extremeños y no dieron por hecho que IU les iba a apoyar solamente para que los populares no gobernasen. Además los socialistas andaluces habían vivido, años antes, la feliz experiencia de ver al ahora líder regional de IU convertido en Presidente del Parlamento gracias al voto de los conservadores.

El PSOE de Andalucía se tomó en serio las negociaciones con IU y se marcó un doble objetivo: conseguir su apoyo para la investidura sobre unos acuerdos programáticos fuertes y que hubiera consejeros de IU en el gobierno andaluz. No se quería pasar por la difícil situación de no tener un sólido apoyo y un compromiso con el gobierno por no haber hecho algunas concesiones en su momento. La alternativa a un pacto con IU, en el caso que esta formación desde fuera del gobierno les hiciera la vida imposible, era solamente la celebración de unas elecciones que nadie quería.

Griñán ganó su segunda investidura y Valderas fue nombrado Vicepresidente de la Junta de Andalucía. En términos generales el gobierno de coalición entre el PSOE e IU ha marchado razonablemente bien, con algunas desavenencias, crisis y algo de postureo, y hasta ha sobrevivido a un cambio en la Jefatura del Gobierno.

Entre las filas socialistas el prejuicio respecto de los pactos con Izquierda Unida iba desapareciendo, mientras que en la federación liderada por Cayo Lara parecía mejor participar en gobiernos y poder atribuirse éxitos y alguna medida con relumbrón (los fracasos para otros) que esos votos casi desapercibidos en el Congreso que sirvieron para tomar decisiones relevantes pero que nadie le ha reconocido a IU durante todo el periodo de Gaspar Llamazares.

Pese a que las encuestas que se publican, y que los medios las cocinan convenientemente, parecían no mostrar demasiadas heridas para el PP, más allá de un descenso no acompañado por un ascenso del PSOE. En la calle Génova bien sabían que las diferencias eran más escasas y que IU recogería muchos de los votos que los socialistas perdieran, con la diferencia de que esos votos no se quedarían reducidos a un perdido grupo parlamentario, como en los tiempos del Anguitismo, sino que podrían converger en una coalición como la andaluza, como la experiencia asturiana y, más remotamente y con sus peculiaridades, como el tripartito catalán.

Pudiera ser que los socialistas no superasen a los populares en las próximas generales o que quedasen empatados, pero la certeza de que el gobierno de coalición les arrebataría La Moncloa hizo que planteasen una estrategia de amplio alcance.

2. Controlando los medios

A lo largo de los años el Partido Popular ha sabido estar amparado por grandes grupos mediáticos, mientras que su oponente, el PSOE, ha visto como sus apoyos mediáticos se venían abajo en crisis empresariales causadas por la estupidez de los derechos futbolísticos.

La realidad es la siguiente. Los españoles emplean la televisión para informarse, después la radio, los periódicos y finalmente están los de Internet. Quien controla la televisión, controla las noticias y las opiniones que reciben la inmensa mayoría de los españoles. Nada más llegar a la Presidencia, Rajoy liquidó la RTVE neutral y de calidad y puso al frente a un ex abogado del Estado que está ejerciendo a la perfección tu tarea de comisario político, hundiendo los índices de audiencia de Televisión Española.

Pero eso no importa, porque el que no quiere TVE no tiene alternativas: puede irse a Atresmedia o a Mediaset. Allí recibirá, con modulaciones, el mismo mensaje que quiere el Gobierno que reciban, porque en estos años de crisis hay que llevarse bien con el primer inversor publicitario del país y si no que se lo digan a Pedro J.

Alguien podría decirme que La Sexta no hace lo que estoy diciendo, pero yo le invitaría a la siguiente reflexión. Tras el hundimiento de los promotores de La Sexta, la cadena fue comprada por el Grupo Planeta que tiene al archiconservador periódico La Razón, la emisora de televisión para bienpensantes de derecha Antena 3 o la cadena de radio para bienpensantes de derecha Onda Cero. El Grupo Planeta se ha identificado siempre con la derecha más neta de España y nunca iba a permitir, ni por dinero, que un medio de su propiedad le hiciera el juego a la izquierda.

El Grupo Planeta y el Partido Popular se encontraron con un tesoro cuando La Sexta cayó en sus manos: una audiencia de izquierda dura, el sector izquierdista del PSOE y la mayoría de IU.

Como son personas listas no cometieron la enorme torpeza de cambiar radicalmente la línea editorial del medio y transformarla en la enésima televisión conservadora. La cambiaron de una forma sumamente sutil, dándole un giro más a la izquierda, de forma que el PSOE entrase dentro de su campo de tiro. Ante un público para el que el PP es el demonio, cualquier equiparación con el PP es hundirte. Y comenzó Jordi Évole y las infinitas tertulias televisivas a mandar el mensaje del PPSOE, de que son la misma mierda, de que el PSOE tiene que renovarse hasta dejar de ser un partido socialdemócrata, etc.

Una labor de zapa que día a día va dando sus frutos y se comienza a herir al núcleo duro del PSOE y también, aunque en menor medida, al núcleo duro de IU al que le darán fuerte después.

El control mediático consigue maravillas como las que hemos visto los días posteriores a las Elecciones Europeas: tres de cada cuatro votantes votan a la oposición y el tema es la situación de crisis en los principales partidos de la oposición y no la pérdida escandalosa de votos del en el partido del gobierno, el cual tiene al 75% de los ciudadanos en contra.

3. Fragmentación de la izquierda

El peligro de una coalición postelectoral, y no sólo a nivel nacional, entre el PSOE e IU no se conjugaba con la estrategia de atacar al PSOE porque esos ataques eran rentables para IU y el amigo Anguita ya no estaba. Se imponía fragmentar aún más la izquierda, atacar a todos simultáneamente e introducir un tercer elemento.

Pululaba por los canales de televisión un profesor con coleta, discurso contra la casta y exoneración de los ciudadanos, ferviente del comunismo latinoamericano y de todo lo bolivariano que era el candidato ideal. Se hace un tertuliano habitual, se le da cancha, él funciona correctamente y comienza a seducir desde La Sexta y Cuatro (donde quedan núcleos en extinción de nostálgicos de PRISA) al electorado de izquierda.

Los medios de comunicación que tienen una audiencia más zurda le hacen una campaña tremenda y lo tienen en toda tertulia posible. La repercusión de extiende a la red, pero siempre con base en la televisión que es lo realmente importante.

Vienen unas Elecciones Europeas donde la circunscripción única permite que se aproveche hasta el último voto y donde los llamamientos al voto útil son ridículos. Pablo se anima, hace varios trucos de primarias, y encabeza una lista que es la sensación de la aburridísima noche electoral del 25M.

Automáticamente los medios ensalzan a Pablo y Podemos como si hubieran ganado y el electorado de izquierda, que tiene cada cosa, se vuelve loco. Los dos partidos grandes comienzan a querer ser más Podemos que Podemos y a hacer el tonto en el intento. Las encuestas, aunque parecen no saber que los escaños se reparten por provincias poco pobladas en lo general, apuntan a que Podemos puede tener un grupo parlamentario generoso. Ya una coalición a tres se hace imposible y más con elementos maximalistas como Pablo y los suyos.

4. La Gran Coalición

Antes de las Elecciones Europeas, para complementar el efecto Podemos, los populares se lanzaron a comentar que Rubalcaba sería un gran Vicepresidente del Gobierno en el futuro ejecutivo de coalición entre el PP y el PSOE. Si examináis las declaraciones de los populares sobre esta posibilidad, ellos únicamente contemplan la Gran Coalición si ellos son los socios mayoritarios y nunca si son los minoritarios porque saben que es el suicidio para quien no tenga la Presidencia y se adjudique la labor de todos.

La mera idea de Gran Coalición espantó a muchos sectores de militantes y votantes socialistas, que se les han tenido que ver de todos los colores con los del PP en sitios nada agradables para ser de izquierda y del PSOE como la Comunitat Valenciana, Murcia o Madrid.

5. Sistema electoral

Guste o no, a mí no me gusta, el sistema de la LOREG es el que tenemos y el que se utilizará para elegir el próximo Congreso de los Diputados. Aunque todo el mundo hable de la “Ley D’Hontd” lo que hace realmente mayoritario al sistema son las muchas provincias de escasa población donde no votar a uno de los dos partidos con más votos es tirar tu voto.

Si el segundo partido pierde muchos votos, lo ganaré directamente el primero porque el ascenso del tercero, cuarto y quinto partido será insuficiente y más si el tercero también puede perder fuerza a favor de un hipotético cuarto. Unas elecciones con PSOE, IU y Podemos destrozándose entre ellos es la mejor forma de que, aún perdiendo votos, el PP aumente su representación parlamentaria.

6. Recomponer las bases

Las bases del PP están tocadas. No en vano han perdido puntos porcentuales como ellos no recuerdan. Los jubilados, gran apoyo de los populares, no se esperaban estos hachazos de los que creían sus grandes valedores y esos señores nunca olvidarán quien les hizo pagar nuevamente los medicamentos.

La estrategia del PP para recuperar votantes se centra en transmitir una sensación de recuperación económica, pero es difícil porque esta crisis no se encumbre con mentiras contables.

Las líneas van por cuestiones identitarias, ofrecidas en bandeja de plata por la derecha catalana y vasca, y ahora la defensa de la Monarquía escondida bajo la idea de defensa del orden constitucional. Dos de sus grandes temas, aborto y ETA, están aparcados porque han detectado oposición en el primer caso y hartazgo en el segundo.

Pero lo que más fuerza les va a dar a los populares va a ser el miedo a la extrema izquierda. La operación de lanzamiento de Pablo Iglesias y de Podemos tiene, además del objetivo de fragmentar más el voto de izquierda, el objetivo de asustar a los votantes de derecha y que les haga pensar que el hacimiento de su hijo en clase es menor que si gobernase el de la coleta y que merece la pena pagar más por los medicamentos porque al menos los hay, porque si llega al poder el de la coleta no habrá ni medicinas como en Venezuela.

El miedo es una fuerza poderosa y puede movilizar a quien no se espera. Si los populares y sus dóciles medios saben transmitir miedo, entonces podrán recuperar mucho terreno.

Las movilizaciones posteriores a la abdicación regia, del estilo del 15M, ayudan a la estrategia electoral del PP. Si después del 15M el Partido Popular obtuvo mayoría absoluta, después del nuevo proceso constituyente en Sol y su república federal, igualitaria, autogestionaria, indigenista, plurinacional, homeopática, asamblearia, medioambientalista, etc, etc el PP puede conseguir los dos tercios necesarios para reformar la Constitución.

¿Y qué podemos decir de Vox? Es la única piedra que tiene el PP en el camino, pero ha demostrado poco empuje electoral. El apagón mediático ha ayudado mucho a su fracaso porque sin base social o sales en los medios nacionales o no existes. Vox morirá el día que el PP llame al voto útil frente a la extrema izquierda.

Read Full Post »

Una de las bases fundamentales sobre la que se ha edificado la hegemonía, a prueba de bombas atómicas (como Zaplana, Camps o Fabra), del PP en la Comunitat Valenciana ha sido la defensa de la “identidad valenciana” frente al “imperialismo pancatalanista”.

La lucha por defender las diferencias entre el catalán y el valenciano ha sido tal que en ocasiones ha rozado el ridículo, siendo la Generalitat una de las pocas instituciones que defiende posiciones radicales tras el acuerdo que “una lengua con dos estándares y denominaciones”.

Pero en el PP no interesan esas cosas como los estándares lingüísticos, porque para ellos la lengua es un arma política: lo que se critica en Catalunya lo hacen ellos con pocas diferencias en Illes Balears.

Siendo importante la lengua no era el único que constituía la “identidad valenciana” que, en manos de los actuales dirigentes, consiste en una mezcla de folklore, lengua y todo lo que sea diferente a los catalanes. Porque no es el aprecio por lo que propio lo que se hace ganar elecciones, sino tener muy claro un enemigo común exterior (con infiltrados) y presentarte como el único muro de contención posible.

Un elemento paradójico que nos trae el colapso financiero de la Comunitat Valenciana es el hecho de que el sector bancario está dejando de ser valenciano y pasando a manos del “enemigo catalán”. La CAM ha sido absorbida por el Banco de Sabadell y el Banco de Valencia por CaixaBank de forma que el sector bancario valenciano ahora es parte del catalán.

Sin duda el PP valenciano continuará con su rentable electoralmente política de “identidad valenciana frente a imperialismo catalán”, pero su mala gestión ha hecho que la Comunitat se quede sin autonomía bancaria. Esto parecerá poco importante, incluso puede que lo sea, pero no deja de ser significativo que se te escape uno de los sectores más importante para una economía.

Read Full Post »

La verdad es que el Consejo de Política Fiscal ha sido preparado con esmero. El ministro Montoro amenazó con intervenir el Principado de Asturias para ver si conseguía que UPyD votase de una vez a Álvarez-Cascos, pero solamente ha conseguido un acuerdo de los de Rosa Díez con el PSOE.

Igualmente filtró sus reparos al Plan andaluz de reducción del déficit. Todo ello pretendía dejar de un lado de Andalucía y Cataluña tendrán que hacer un esfuerzo de un 44% del total autonómico cuando su población representa el 33% y su PIB un 32.3%.

Pero lo peor de todo es que el Gobierno de España no ha dado importancia a que tres comunidades autónomas hayan presentado nuevas cifras de déficit de 2011, algunas con desviaciones del 1% del PIB, todo lo cual ha llevado al ministro Montoro a tener que rectificar la cifra del déficit.

Es fácil volver a hacer de los andaluces el objetivo de chanzas, pero lo cierto es que esta comunidad tiene mejores datos fiscales que muchas de las que sucesivamente han sido puestas como ejemplo y, sobre todo, no ha maquillado sus cuentas en ningún momento.

El instrumento de la intervención ya lo debió haber tenido el Gobierno de Rodríguez Zapatero, porque se han comprobado que las comunidades del Partido Popular hicieron todo lo posible para engordar su déficit. No lo tuvo porque carecía de la mayoría parlamentaria y ni CiU, ni PNV, ni PP le iban a dar una posibilidad ‘contra sus intereses’ a medio plazo.

Montoro ha demostrado que emplea la intervención más como una amenaza política que como un cauce jurídico para hacer cumplir con objetivos. Es así porque tres comunidades con unas fuertes desviaciones, especialmente la de Madrid, se han ido de rositas, sin la menor corrección y sin conocer cómo es la sombra de la intervención.

El PP deja cabalgar a sus anchas a sus baronías regionales mientras carga de sacrificios a las regiones en las que no gobierna ni tiene opciones en el próximo medio milenio.

Así no se es creíble ni dentro de nuestras fronteras, ni fuera de ellas.

Read Full Post »

Según parece Francisco Camps está deseando volver a la política activa, después de que un jurado con la incultura media de los votantes valencianos (uno también sabe ser demagógico-insultante y lo digo por mañana) le absolviese a las acusaciones penales que pesaban sobre él.

Lo ha hecho saber precisamente porque nadie se ha acordado de él en el reparto de puestos en la Administración del Estado que el PP ha tardado demasiado tiempo en concluir. No se han acordado de él ni lo piensan hacer en mucho tiempo.

Francisco Camps se agarró al sillón de la Presidencia de la Generalitat Valenciana no por si era declarado culpable, pues tendría que abandonarlo al ser inhabilitado, sino precisamente por si le sucedía lo contrario y era declarado inocente, que es finalmente lo que ha ocurrido.

Cuando uno es defenestrado por una imputación penal, sea condenado o absuelto, es imposible volver y el precedente ya lejano de Demetrio Madrid sigue teniendo su peso. Camps puede amagar con lo que quiera, con montar jaleo interno en el PP valenciano o con formar un partido propio.

La primera opción tiene pocas probabilidades de éxito porque el nuevo Presidente, Fabra, no ha hecho una limpia completa de cargos, sino que se ha limitado a poner a algunas personas de su confianza y a mantener a la muchedumbre de cargos intermedios donde están y donde pueden llevar una vida inimaginable para sus escasas capacidades. Esos cuadros no quieren jaleo interno no vaya a forzarse una nueva intervención desde Madrid y el ahora líder indiscutible Rajoy fulmine el modo de vida de buena parte de ellos.

La segunda posibilidad se la juega vicariamente mañana en Asturias. Si Álvarez-Cascos consigue mantenerse, puede pensar Camps que él también tiene posibilidades por su cuenta en una aventura valencianista de derecha. El problema que tiene esta opción es el tiempo, pues cuando Álvarez-Cascos optó por montarse por cuenta propia la legislatura estaba a punto de terminar y los diputados autonómicos que le acompañaron no perdieron casi nada al dimitir y dejar el PP. Por el contrario Camps se encuentra con la ausencia de procesos electorales hasta el año 2015, de forma que si formar ahora su partido perderá el ‘momentum’ fundacional, pero si lo pone en marcha poco antes del años electoral nadie se acordará entonces de él.

¿Tendrá su oportunidad Camps dentro de un tiempo? No tengo duda que, pasados unos años, dentro del Partido Popular valenciano haya un movimiento de reconocimiento de Camps y se le dé algo, pero ese algo será intrascendente y sin relevancia ni poder político. Todos los que han crecido gracias a Camps limpiarán así su conciencia.

Read Full Post »

Cuando en 1996 el PP de José María Aznar alcanzó una atacable mayoría relativa en su primera victoria electoral desde la reinstauración de la Democracia, hicieron unos ímprobos esfuerzos por aparentar moderación, esencia centrista y cierto espíritu de jovialidad. La mayoría absoluta de 2000 diluyó cualquier atisbo de lo anterior y Aznar en especial y el PP en general dieron rienda suelta a su ser más auténtico.

Estamos en 2012 y hace unos meses los populares han logrado su tercera victoria electoral. Ahora no juegan la baza de la moderación y se sienten como si estuviéramos en el primer semestre de 2004: henchidos de autenticidad y manejando una dialéctica binómica.

Más allá de los hechos concretos que hayan motivo la actuación policial en Valencia, y conocedor que la Delegada del Gobierno no manda directamente a la Policía, sí da la impresión de que los mandos policiales sí han recibido la instrucción general de terminar con las protestas lo antes posible, deseando los dirigentes populares que así recibieran un escarmiento ejemplarizante.

El fracaso de esta estrategia ha sido su propia y exacta ejecución. La incapacidad política, personal y psicológica de soportar al disidente ha hecho que la reacción haya sido mayor que la protesta por la ausencia de calefacción. Las redes se han incendiado y las calles de Valencia se han inundado de personas que han salido a manifestarse con los estudiantes de un instituto sin calefacción.

Bien podía el Gobierno de la Generalitat Valenciana haber salido hace dos días reuniéndose con los alumnos y sus padres y poniendo calefacción en ese instituto. Unas cuantas fotos y lo haces extensivo a los centros de la zona (más fotos) y, de camino, dices que le vas a quitar dinero a algún malvado de turno (al que le das dinero sin que tú lo sepas) y has convertido en un triunfo lo que parece un fracaso.

Pero hay muchos en el PP a los que se les ha ido la prudencia después de ver la película dedicada a Margaret Thatcher y llegar hasta el final. Perro deberían recordar que su espíritu chulesco es lo que mejor y con más celeridad moviliza a la izquierda, lo que les hace enormemente útiles a la hora de votar y que su base electoral puede verse tocada sensiblemente una vez presenten los Presupuestos Generales del Estado.

Read Full Post »

No tengo duda que Valcárcel (Murcia), Camps antes y Fabra ahora (Comunitat Valenciana) o Vivas (Ceuta) esperaban como agua de mayo la victoria electoral de Mariano Rajoy para poner rescatar a sus respectivas autonomías sin que pareciera un rescate.

De hecho casi no se habían preocupado por el lamentable estado de sus finanzas públicas esperando que su partido mimase a sus autonomías con mejores resultados electorales.

Pero el problema resultó ser que en mayo las cosas le fueron demasiado bien al Partido Popular y de repente asumió responsabilidades nuevas en territorios ignotos para los populares y estos también se pusieron a reclamar cariños a la calle Génova, para consolidar al PP donde tradicionalmente había sido poco menos que una fuerza testimonial.

Ahora la Comunitat Valenciana, la Región de Murcia y la Ciudad de Ceuta, que llevan décadas gobernadas por los populares, tienen que hacer tremendos ajustes, fruto del despilfarro, pese a que algunas, como Ceuta, han cerrado la ejecución de los ejercicios presupuestarios todos los años en superávit. Imagino que muchos de estos dirigentes autonómicos acogieron con resignación la histórica victoria de su partido en las elecciones municipales y autonómicas.

Read Full Post »

Ayer, como ya nos hicimos eco en GS, Álvarez Cascos disolvió al parlamento asturiano y convocó nuevas elecciones autonómicas. Dada la pluralidad y diversidad de límites y condiciones que hay a la hora de convocar elecciones anticipadas, tanto si se ha conseguido investir presidente como si no se ha conseguido.

El Estado regula esta materia en la Constitución y las Comunidades en sus respectivos Estatutos de Autonomía, con la excepción de Euskadi que lo hace en su ley de gobierno y Galicia que lo hace parcialmente también en su ley de gobierno.

En el que caso de que no haya elección posible de un presidente la norma general es la convocatoria de nuevas elecciones pasados dos meses desde la primera votación de investidura. Otros son más precisos en el plazo temporal, como Euskadi e Illes Balears que señalan el plazo de sesenta días desde la primera votación, Navarra amplía el plazo a tres meses pero desde la celebración de las elecciones y Castilla-La Mancha obliga a la investidura del candidato del partido con más escaños (no dice nada el Estatuto del empate a escaños).

Sobre la capacidad del presidente para disolver la cámara legislativa hay mucha más variedad: desde la no previsión estatutaria de disolución anticipada en Canarias hasta la disolución sin límites estatutarios de Catalunya, Illes Balears o Euskadi. Entre las Comunidades que tienen limitaciones es común la de disolver cuando se está tramitando una moción de censura y cuantitativamente las limitaciones se multiplican en Madrid, Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha, La Rioja, Madrid, Murcia y Navarra.

Que yo conozca el único caso de nuevas elecciones por imposibilidad de elegir un presidente se dio en Madrid después de las elecciones de mayo de 2007, planteándose una dificilísima cuestión estatutaria. El adelanto electoral se ha dado más en las Comunidades que accedieron por la ‘vía rápida’ a la autonomía (uno en Andalucía, dos en Catalunya y dos en Euskadi) y creo que el adelanto astur es el primero en las Comunidades de la ‘vía lenta’.

 

Read Full Post »

Hace dos días, Pablo (aka Kanciller) publicaba una interesante entrada sobre las consecuencias electorales de que un partido se pareciese más a España que el resto de los partidos. Partiendo de que España es un país plural, formulaba la tesis de que un partido se parecerá a España cuando consigue resultados homogéneos en las circunscripciones. El resultado del estudio de la homogeneidad arroja que el partido con resultados más parecidos en todo el país es el PSOE, seguido del PP e IU.

La cuestión que nos podemos hacer a colación de estos resultados es si al PSOE le ha merecido la pena esta homogeneidad mayor sobre el PP. Para tener un discurso relevante en todo el país hay que adaptarlo y variarlo, de forma que puede entrar en contradicción lo que se diga en un sitio con lo que se mantenga en otro. ¿Merece la pena?

La falta de homogeneidad electoral del PP ha hecho que el PSOE pudiera ganar con la diferencia que le sacaba a los populares en Andalucía y en Catalunya. Estas dos comunidades han sido siempre el gran escollo de la derecha española, de forma que solamente ha sido capaz de gobernar cuando en las dos regiones más pobladas de España han conseguido un resultado más aproximado a su propia media, sacando la diferencia en sus feudos madrileño, castellano-leonés, valenciano o murciano. Un discurso unitario, hasta ahora, que ha sido castigado electoralmente por un tercio de los españoles.

Cada una de las dos estrategias tiene su problemática. Si quiere tener resultados decentes en todas las circunscripciones tengo que tener un discurso ágil y plural con el peligro de caer en contradicciones; si prescindo de las diferencias en cada lugar y formulo un discurso unitario debo tener la habilidad de que se base en algo asumible por la mayoría de los que quiero que me voten y ayudan cuestiones como ‘vascos terroristas’, ‘catalanes desagradables’ o ‘andaluces gandules’.

Read Full Post »

Older Posts »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.431 seguidores