Rumor 2.0

Puede parecer mentira que en el siglo XXI el rumor siga siendo un arma de la comunicación política, pero es así. La derecha española lo ha redescubierto y lo ha adaptado a los canales contemporáneos que están sirviendo para refutar, al menos parcialmente, de que la red modifican los valores y la comunicación. Recuerden ustedes cómo se esparció el rumor de que Leire Pajín no había terminado la carrera.

Ahora ha tocado llenar de heces los traspasos de poderes. Parece que ha sido el PP el que ha hablado de trituradoras, pero no encontrarán nada en sus bocas, sino que el rumor se ha extendido a través de blogs de total confianza, Twitter, Facebook y los conocidos confidenciales.

De camino hay muchos que se incorporan a la ola de los rumores sin darse cuenta de que lo son, o siendo consciente de que se dedican a expandir hechos no probados. Algunos creen tanto en el rumor que, si se les reclaman pruebas, te llaman sectario, que niegas la realidad o antidemócrata.

El rumor sigue siendo un arma efectiva en la comunicación política. Las estrategias de toda la vida, que ya se daban en Atenas o en Roma, se muestran nuevamente efectivas. Lo importante no es la veracidad, sino dando por supuesta su veracidad, repetir un mensaje para que un atributo negativo acabe calando en el imaginario social del adversario.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s