Casi lo peor es que la medida tenga éxito

Sin duda la noticia que se convertirá en tema de conversación de la sociedad española es la nueva limitación de la velocidad en autovías y autopistas a los 110 km/h. La principal justificación de esta reducción del límite de velocidad en determinadas vías es la necesidad de ahorrar dinero y más ahora cuando la inestabilidad política en el Mundo Árabe, principal zona productora de petróleo, puede provocar una subida alocada del precio del crudo.

La pregunta es si es una medida efectiva para cumplir con el objetivo que se plantea. Según los cálculos del Ministerio de Industria el ahorra será de 1.400 millones de euros en un año, lo cual aliviará un poco nuestra desastrosa balanza de pago y evitará que aún más dinero salga de nuestro país. Si Industria ha tomado esta medida entiendo que lo hace con buenos datos aunque ya hay estimaciones de ahorro de combustible y de gasto por mayor tiempo de desplazamiento que son interesantes.

También es cierto que el Gobierno ha aprobado un conjunto de reducciones en los precios de RENFE para los servicios de cercanías y de media distancia. El problema es que la red ferroviaria para lo que podemos llamar un ‘transporte cotidiano’ solamente está madura en áreas muy pequeñas del país, siendo simbólica y poco útil en la mayoría de las ciudades españolas (Sevilla, Málaga, Murcia por sólo citar las que mejor conozco).

Después viene otro inconveniente. Si la medida tiene éxito y baja el consumo de combustible, también bajará la recaudación fiscal del Estado por los impuestos que gravan a la gasolina y al gasóleo (entre 700 y 1.000 millones de euros), que implicará necesariamente un mayor déficit, cuando no nos podemos permitir disminuir nuestros ingresos y a la vez estamos recortando los gastos.

10 comentarios en “Casi lo peor es que la medida tenga éxito

  1. Antes de que nadie empiece a decir que es una medida estalinista que sólo puede ocurrírsele a Zapatero etc. etc.:

    Está copiada de Estados Unidos, donde entre 1974 y 1995 la velocidad máxima fue de 55 mph (no llega a 90 km/h) y ahora es de 65 mph (105 km/h). En autopista.

    Otras consideraciones:

    Es perfectamente posible que el ahorro en combustible sea del 15 % (al menos durante el tiempo que vas a la velocidad máxima). El consumo aumenta exponencialmente con la velocidad a partir de 60 km/h más o menos. La estimación que enlazas está equivocada; nada más empezar confunde consumo de combustible con coste de operación. Además, añadir el coste del tiempo no es relevante, ya que lo que persigue la medida no es ahorrar dinero ni tiempo, sino combustible.

    La bajada de la recaudación por combustibles puede quedar más que compensada por el aumento de la recaudación en multas, si quieren.

  2. Corrección: desde 1995 el límite de velocidad en Estados Unidos se deja a cada Estado, fue de 65 mph / 105 km/h a nivel nacional desde 1987 a 1995.

    De todas formas vale como prececente.

  3. Puede que me haya pasado con las multas. De todos modos, si ahora recaudan 500 millones, bastaría con activar los radares más tiempo (ahora no funcionan permanentemente) para doblar la cifra, si quieren.

    Además, ten en cuenta que los precios de los combustibles han subido un 25 % en pocos meses. Aunque los impuestos especiales no dependen del precio, el IVA sí, y un 25 % más cubre con creces esos 1000 millones. Al final, fiscalmente la medida será neutra.

    No es que yo esté a favor de la medida. En Estados Unidos no ha dado buen resultado: siguen gastando gasolina como locos. Es mucho mejor lo que han hecho los demás países civilizados, que es poner impuestos altísimos a los combustibles. Eso sí que hizo bajar el consumo drásticamente.

    El problema es que subir ahora los impuestos generaría inflación y deprimiría la actividad, dos cosas que no nos convienen. Y este gobierno en fase terminal está obsesionado con “hacer algo”, aunque no valga de mucho.

  4. En esta medida, que entiendo impopular, el meollo no es tanto su efectividad sino lo que esconde. Y visto lo visto, mi opinión es que nuestra situación energética (la de España) es bastante peor que lo que se nos quiere decir. Son muy recientes otras medidas en temas energéticos que apuntan en esa dirección.

    Otra cuestión es el gusto que tienen los que gobiernan en España por limitar y prohibir cosas. Va a tener razón un amiguete mio bastante escorado a la derecha, cuando dice, entre bromas y veras, que con Franco había más libertad, que solamente estaba prohibida la política, que lo demás se permitía todo y encima no había impuestos.

    Reconozco que es una opinión tendenciosa y que no puede tomarse en serio, pero al paso que vamos no sé si no irá ganado aceptación, en perjuicio de la democracia que tanto ha costado.

      1. ¡Ay amigo Geógrafo! Esa es la cuestión: Los límites. Y quizá sin quererlo has dado en el clavo. No es el hecho anécdótico de una limitación de velocidad, si no que cada vez nos marcan más el espacio donde debemos estar. El gusto del poder, de todo poder, por mantenernos como ovejitas. Por nuestro bien, por supuesto.

  5. Respondo: Más libres si claro, exactamente 15 kilómetros más de libertad que podré o no utilizar, sin que me sancionen. A la segunda cuestión, y como seguro supones, responderé afirmativamente. Soy de los pocos que quedan del interdit d’interdire. Como sé que ahora la mayoría no se fía de que los demás usen de su libertad con responsabilidad, aceptaré las limitaciones que se impongan, pero siempre refunfuñando y pidiendo que sean las menos posibles.

    Es algo inevitable que mucha gente, cuando tiene libertad sienta vértigo y añore la esclavitud, donde mal que bien te daban de comer, de vestir y cobijo, no teniendo que preocuparte de nada. Ocurrió con la liberación de los esclavos americanos, ocurre ahora con la caída del comunismo, que en muchos países lo añoran y ocurre en las democracias occidentales, que nos da miedo la libertad y pedimos que nos la limiten. Y los gobiernos, pues qué más quieren. La disminución de la velocidad en autopistas es solo un ejemplo anecdótico del descaro de los gobiernos ante el acoquinamiento de la población, en este caso ha sido el socialista. Pero en esto todos son iguales.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s