Monarquía minimalista

Desde 1975 hasta el día de hoy, la Monarquía ha tenido una transformación “social”, independiente del ajuste institucional que fue adoptando desde la muerte de Franco hasta la aprobación de la Constitución.

La Monarquía adoptó una imagen minimalista, forzada por las circunstancias y apoyándose en éstas. La Familia Real era pequeña (el Rey, la Reina y sus tres hijos) y solamente hacían apariciones públicas para cuestiones estrictamente institucionales. Los pocos miembros de la Familia Real y la necesidad de no despertar ningún tipo de rechazo por cuestiones externas a su papel institucional, hizo que la Monarquía fuera una monarquía de mínimos en lo social (otra cosa es cuál fue y es su papel político).

El paso del tiempo y el normal decurso de la vida de las personas han producido que los miembros de la Familia Real, especialmente los más jóvenes, salieran en los medios de comunicación por actos absolutamente ajenos a los de la institución monárquica. Todo ello se ha dado junto a la aparición de una prensa del corazón que ignora los límites consuetudinarios de tiempos anteriores.

Son más los miembros de la Familia Real y más posibilidades de cometer errores, ya que cuanto más amplio es algo, hay más probabilidades de divergencias. La actual Monarquía es una monarquía tendente a lo maximalista

Buena parte de los problemas comunicativos y del cierto desgaste de imagen de la Monarquía viene de hechos ajenos a sus funciones institucionales. Quizá sea por ello que desde La Zarzuela que llevan tiempo procurando que las líneas laterales se instalen lejos de nuestras fronteras, se acogen gustosamente las dimisiones de los responsables de comunicación tras la publicación de los pactos del divorcio de la infanta Elena y se les da un mayor protagonismo a los Príncipes de Asturias.

Si quiera o no en España la Monarquía depende de su percepción pública que se tenga de ella, ya que la afección monárquica no es ideológica, sino coyuntural. El modelo minimalista ha resultado efectivo para la Monarquía, con lo que no es descabellado que se quiera volver a la pequeña monarquía de las últimas décadas del siglo XX.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s