Iberismo, no. Gracias

Cuando era niño pasaba los meses de agosto en la “Costa de la Luz” en la provincia de Huelva. Una de las actividades que todos los años cumplimentábamos era ir a Portugal. Había frontera de verdad, no había puente sobre el Guadiana, por lo que al papeleo fronterizo se le unía la espera para tomar los transbordadores.
En esos momentos, aburridísimo en el coche y siempre con alguno miembro de la familia que tenía los documentos caducados, deseaba que España se expandiese y ocupase toda la Península Ibérica.
Hoy esos sueños expansionistas (por hartura de la espera) se han borrado de mi conciencia y me hace cierta gracia que se diga que determinado número de españoles y de portugueses verían con buenos ojos la unificación política de ambos estados.
La verdad es que no encuentro sentido a la unión política de España y Portugal. Portugal ha sido independiente muchísimo tiempo y la última vez que estuvo integrada en la Corona Hispánica lo fue únicamente por medio de una “unión in personam”, no a través de la unión de todos los órganos del Estado, por lo que no hubo ninguna institución política común, si salvamos la persona del Rey.
Pero estoy en contra más pensando en cuestiones prácticas que teóricas. Lo primero es que todo lo que antes se podía hacer por medio de unificación política, ahora se puede hacer a través de cooperación e integración internacional, de forma que se puede unificar todo lo que se quiera manteniendo cada cual su independencia y soberanía.
Lo segundo es porque me aterraría el modo de hacer la unificación. Podría ser mediante la conversión de la República Portuguesa en la Comunidad Autónoma de Portugal y de tener embajadores, representaciones internacionales y hasta ejército propio terminarían discutiendo la financiación. Junto a esto sería muy curioso ser a la comunidad autónoma portuguesa pidiendo la transferencia de competencias que sí tenía cuando independiente y soberana.
La otra vía sería la federación entre España y Portugal, pero eso es aún más jaleo que lo primero. Si se federan los dos estados la cosa parece fácil para Portugal y difícil para España, ya que las autonomías quedarían reducidas a divisiones territoriales de un estado federado (poca cosa). A todo esto le podemos unir crear, en el caso de España, una cuarta instancia de poder político, con su legislativo, ejecutivo y judicial y su lucha competencial con las demás instancias. Pero sobre todo tendríamos un lío casi eterno con todo eso que nos encanta convertir en problema: nombre, bandera, jefatura del Estado, himno, sede de la capital, idioma oficial y selecciones de fútbol.
España y Portugal, desde 1986 forman parte de las Comunidades Europeas (ahora Unión Europea), y es allí donde se han armonizado más que nunca en todos los planos jurídicos y económicos. Bien podrían marcar estos dos países una mayor velocidad en sus respectivas integraciones, pero eso depende de la voluntad política de los gobiernos de los dos estados y no de los sueños iberistas.

Banderas ESP POR
Cuando era niño pasaba los meses de agosto en la “Costa de la Luz” en la provincia de Huelva. Una de las actividades que todos los años cumplimentábamos era ir a Portugal. Había frontera de verdad, no había puente sobre el Guadiana, por lo que al papeleo fronterizo se le unía la espera para tomar los transbordadores.

En esos momentos, aburridísimo en el coche y siempre con alguno miembro de la familia que tenía los documentos caducados, deseaba que España se expandiese y ocupase toda la Península Ibérica.

Hoy esos sueños expansionistas (por hartura de la espera) se han borrado de mi conciencia y me hace cierta gracia que se diga que determinado número de españoles y de portugueses verían con buenos ojos la unificación política de ambos estados.

La verdad es que no encuentro sentido a la unión política de España y Portugal. Portugal ha sido independiente muchísimo tiempo y la última vez que estuvo integrada en la Corona Hispánica lo fue únicamente por medio de una “unión in personam”, no a través de la unión de todos los órganos del Estado, por lo que no hubo ninguna institución política común, si salvamos la persona del Rey.

Pero estoy en contra más pensando en cuestiones prácticas que teóricas. Lo primero es que todo lo que antes se podía hacer por medio de unificación política, ahora se puede hacer a través de cooperación e integración internacional, de forma que se puede unificar todo lo que se quiera manteniendo cada cual su independencia y soberanía.

Lo segundo es porque me aterraría el modo de hacer la unificación. Podría ser mediante la conversión de la República Portuguesa en la Comunidad Autónoma de Portugal y de tener embajadores, representaciones internacionales y hasta ejército propio terminarían discutiendo la financiación. Junto a esto sería muy curioso ser a la comunidad autónoma portuguesa pidiendo la transferencia de competencias que sí tenía cuando independiente y soberana.

La otra vía sería la federación entre España y Portugal, pero eso es aún más jaleo que lo primero. Si se federan los dos estados la cosa parece fácil para Portugal y difícil para España, ya que las autonomías quedarían reducidas a divisiones territoriales de un estado federado (poca cosa). A todo esto le podemos unir crear, en el caso de España, una cuarta instancia de poder político, con su legislativo, ejecutivo y judicial y su lucha competencial con las demás instancias. Pero sobre todo tendríamos un lío casi eterno con todo eso que nos encanta convertir en problema: nombre, bandera, jefatura del Estado, himno, sede de la capital, idioma oficial y selecciones de fútbol.

España y Portugal, desde 1986 forman parte de las Comunidades Europeas (ahora Unión Europea), y es allí donde se han armonizado más que nunca en todos los planos jurídicos y económicos. Bien podrían marcar estos dos países una mayor velocidad en sus respectivas integraciones, pero eso depende de la voluntad política de los gobiernos de los dos estados y no de los sueños iberistas.

19 comentarios en “Iberismo, no. Gracias

  1. Te olvidas de una tercera opción: portugal y españa se integran federativamente y España descompone sus partes en Estados Federados. Y voilà, por fin somos una federación. Luego, como los portugueses representarían como un 20% de la población y el español no es lengua hablada allá, habría que alcanzar un acuerdo para hacer Iberia un estado la suiza, multilingüe. Entonces ya no habría que acomodar a las otras 3 lenguas españolas, sino que gozarían de su propio estatus, como el italiano o el romance en Suiza.

    Y todos contentos.

  2. Y por cierto, me olvidé de lo mejor de todo esto: echar al borbón por la borda (veréis cuando se sepa lo que se han gastado los duques de palma en su mansión a las afueras de Washington, en Bethesda… preguntamos el otro día al registro y como 20 millones en una horterada tremenda,con verjas negras rococó con rosas rojas metálicas, inmenso palacete, azulejos… tiene un cartel en azulejos en la entrada que dice “Casa del Amor”… ehem…)

  3. Puestos a soñar, yo quisiera una Europa sin números de integrantes, sin paises que manden y otros que obedezcan; y ya puestos un planeta donde no haya dos bloques militares o tres o cuatro, y las fronteras sean un recuerdo del pasado.
    Y que los tronos sólo sirvan para que se sienten los reyes magos…si acaso.

    Saludos

  4. Que hipocresia la del nacionalismo español, el que se unan Navarra, Euskadi y Pais Vasco Frances es una invencion del nacionalismo vasco. Que se unan Catalunya, Pais Valenciano, Baleares y el Rosellón es una entelequia fascista instada por el nacionalismo catalán y el nazismo (esto último lo dicen los de Unificación Comunista de España). Pero ah amigo que un facha falangista de mi pueblo diga que quiere la unión de los pueblos Ibéricos es la hostia cojonera. Y en cuanto lo de la República Ibérica Federal bueno Alejandro no se si bebes o fumas hachis o las altas temperaturas te afectan mucho, pero os digo (con cariño, no te vayas a creer) que dejes de flipar tanto. Seamos sinceros España y Portugal siempre han vivido de espaldas la una con la otra y bueno y que ahora alguien venga con esto demuestra que la falta de noticias políticas unidas a el abuso del sol en la playa traen este tipo de entelequias. Por favor que llegue Septiembre¡¡¡

  5. la cuestión lingüística es pelín más complicada, en Portugal no se habla castellano (masivamente en esa pre-unión quiero decir, ya veríamos en un par de generaciones); en Euskadi, Cataluña y Galicia sí… es decir, se puede “impedir” la entrada del castellano en sus instituciones, no es lo mismo “impedir” que “expulsar” por muchos experimentos que se hagan en estos románticos tiempos …

    De todas formas aunque como idea me hace gracia si surge un partido nacionalista más dando la brasa me largo a Kuala Lumpur…

  6. Desde luego, la opción que comenta Alejandro Guerrero sería una buena salida al nunca-resuelto problema de la identidad nacional española y la distribución territorial del poder.

    Una nueva nación política, la Federación Ibérica, compuesta de X estados federados + 2 ciudades autónomas ;-)

    Pero claro, habría que superar la barrera del nacionalismo reaccionario, empezando por el español, que a veces parece que no existe…

  7. Esta misma liebre saltó hace tres años y ya hablé de ella en mi blog.

    Además de conocer su idioma, siempre me ha parecido una nación entrañable.

    Recomiendo a todo el mundo que compare el artículo d e la Wikipedia en español y portugués de la Batalla de Aljubarrota y que visiten la página de los monárquicos portugueses: Os Arautos d’El-Rei. http://www.arautosdelrei.org/ Los monárquicos brasileños también tienen su gracia.

  8. Pues yo soy uno de esos españoles que verían bien la unificación hispano-portuguesa. En general, siempre me ha parecido absurdo que una misma isla/península esté descompuesta en estados independientes, más cuando su cultura tiene tantas similitudes que la base es totalmente común (como es nuestro caso)

    Hoy en día, compartimos origen histórico, idioma romance, misma economía, hemos eliminado fronteras… etc. Nuestro papel en ultramar también fue similar y la posición que disfrutamos en Europa y el mundo, más bien secundaria, también nos une.

    Yo creo que, como bien dice Alejandro, la solución pasa por algo tan sencillo como instaurar una República Federal. El problema que expones en tu artículo sobre las Comunidades Autónomas se resolvería convirtiendo éstas en Estados Federados. Se trataría de configurarlas bien (nada de Castillas-La Mancha/León y similares) y dotarlas de igualdad.

    Esto será posible, estoy convencido, si llega un tiempo en que se supere el nacionalismo castellano imperante. También es cierto que vivimos en un país en el que, por desgracia, si reflexionas un poco sobre x tema o haces propuestas, siempre surge alguien que te toma por imbécil y te dice que dejes los porros, como tenemos un ilustrativo ejemplo en los comentarios de esta entrada.

    Buen artículo, saludos.

  9. la verdad es que tienes razon cuando planteas problemas…

    Tambien la union alemana planteo y sigue creando problemas, es lo que pasa con la union de estructuras politicas y economicas, incluso la union europa cuando integra a estados genera grandes discusiones de como llevarlo a cabo
    Pero que haya problemas no es excusa para no hacerlo si se quieres, ahora no veo a la suficiente gente animada para hacer la union, pero si la hubiera, porque desanimarla con algunos problemas que siemper hay.

    LA gente ve los beneficios a mediano y largo plazo.
    Esta claro que toda esa gente no es idiota, no son cuatro fachas expansionistas, sino gente que ve una relacion cultural, economica lo suficiente importante para ver buena la union . Que hay problemas, cuando no los hay cuando se quiere hacer grande e importe. pero eso no es excusa para no luchar por hacerlo.
    Cuantos mas problemas mas grande es la lucha y mas ha merecido la pena por lo que lucha, por los objetivos.

    Como se suele decir

    Lo hicimos porque no sabiamos que era imposible.

  10. Que lelo, acaso la España actual a través del matrimonio de Isabel y Fernando no es una unión también ad personam? España es Hispania, e Hispania es Península, desde Cataluña hasta el Algarve, y las islas.

    1. Un ejemplo tomado de Javier Solana: cuando exigimos eurobonos -algunos, otros como Mariano sólo los pide y con la boca chica- ¿estaríamos dispuestos a aceptar primero unos “iberobonos” mancomunando las deudas española y portuguesa? Yo sí, me respondo, pero casi nadie más… hoy.
      Pues lo que es política ficción puede ser en un par de años una realidad si la Unión Europea fracasa y debemos decidir con quien queremos compartir por ejemplo, nuestra moneda.

  11. Unión Iberica si, pero la capital Federal en Lisboa.
    Nosotros somos un matrimonio de Barcelona y Oporto y nos funciona muy bien.
    Autonomos y con profesiones liberales vivimos entre las dos ciudes

    No estoy de acuerdo con la afirmación de que somos naciones que viven una a espaldas de la otra.
    España se cree el centro del poder y se olvida de la importacia de Portugal.
    El norte de Portugal tiene mucha tendencia a ir a Galicia, pero los gallegos tb van a Oporto a pasar el fin de semana , el Sur con Andalucía y obviamente es lógico que el Alentejo, tire mas a Lisboa que a Badajoz, pero yo veo un flujo constante de movimiento entre los dos paises.

    Aun hay muchos españoles que piensan que Portugal es un pais pobre y la verdad, es que, tenemos dos pisos alquilados, uno en Barcelona y otro en Oporto, el precio del alquiler del piso en Portugal es mas caro (aprox un 30%) que el alquiler en España.

    Unión Iberica si… pero capital Federal en Barcelona o en Lisboa.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s