Constitucionaliza que algo queda, o no


Las constituciones que se están redactando en los últimos años se caracterizan, ante todo, por ser muy largas, con una gran cantidad de artículos, intentando dejarlo todo “atado y bien atado”.

La idea de que las constituciones deben establecer los principios fundamentales y las instituciones básicas del Estado creo que sigue siendo válida, dejando a la legislación ordinaria la concreción de lo que se encuentra en estado embrionario en el texto constitucional.

Intentar constitucionalizar todo lo que se puede, manifiesta dos prejuicios curiosos cuando se dan en conjunción. El primer es una desconfianza absoluta en el papel y efectividad de la legislación ordinaria y de la acción cotidiana de gobierno. El segundo prejuicio es una injustificada confianza en la efectividad de las constituciones.

No comprendo los motivos que llevan a quien no confía en el cumplimiento de las leyes a imaginarse que la constitución sí se va a cumplir plenamente. Es más, la inflación de normas constitucionalizadas puede socavar la efectividad de la constitución o la parálisis política, de modo que cualquier cambio político tiene que pasar por una reforma constitucional o por un periodo constituyente, lo cual no ayuda mucho a la seguridad jurídica y otros elementos legales que son de suma importancia para el desarrollo social y económico.

Un comentario en “Constitucionaliza que algo queda, o no

  1. Realmente es una cosa impresionante lo de constitucionalizar al extremo como si de un Reglamento se tratase, y absolutamente opuesto a la tradición constitucional occidental, tendentes a delegar en el legislador (y en el ejecutivo, claro) lo demás.

    Sin embargo, especial atención me merece el famoso artículo que prohíbe al poder constituído buscar una reforma constitucional so pena de cometer crimen contra la patria. Desde un punto de vista jurídico, ¿Es posible que una Constitución prohíba la reforma de parte de su articulado? En ese caso, ¿negar tal posibilidad a futuros poderes constituyentes o constituídos tiene lógica en un sistema democrático? Porque, desde luego, como mecanismo de defensa de la Constitución es impresionantemente eficaz, a costa de constreñir el futuro.

    Por ello, dada la inmutabilidad jurídica del precepto, y si todos quisiesen cambiar dicho contenido ¿Habría que hacer una Constitución nueva respetando tal precepto o derogando su validez? Porque una nueva Constitución nacida de procedimientos de reforma de la vigente no puede hacer lo que la anterior proscribe…

    Vamos, una maravilla.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s