El 7-J sólo votó el 8.82% del censo

Después del inusitado éxito de mi entrada sobre las consecuencias de la abstención, quiero volver a tocar el tema de la participación y la abstención desde otra perspectiva.

Sea cual sea el nivel de participación o de abstención, siempre habrá gente que vaya a votar y siempre habrá personas que no irán a votar. Con cierta pretensión podemos denominar a ambas como participación estructural y abstención estructural.

Soy un atrevido desconocedor de las estadísticas, por lo que con unas cuantas reglitas me he puesto a calcular la participación estructural y la abstención estructural en las convocatorias de ámbito nacional celebradas en España (municipales, generales, europeas y los cuatro referenda).

Los datos de participación son los siguientes desde 1976 a 2009.

Fuente: Ministerios del Interior. En la página web del Ministerior (www.mir.es) no están recogidos los datos de las EEMM de 1979 y de 1983

Fuente: Ministerio del Interior. En la página web del Ministerio (www.mir.es) no están recogidos los datos de las EEMM de 1979 y de 1983

El mayor dato de participación fue en 1982 con el 79.97%; la menor participación fue en 2005 con 41.77%. De forma que la participación estructural se sitúa en el 41.77% del censo y la abstención estructural estaría en el 20.03%.

Tomando estos dos extremos como el principio y final de una escala podemos calcular nuevamente la participación en una convocatoria electoral.

Los que realmente deciden si van a votar o no son aproximadamente el 38.2% de los censados, por lo tanto la abstención no estructural, la que interesa medir es precisamente este 38.2%.

Por ello la “escala” que podemos ver a continuación lo que hace realmente es medir qué porcentaje de esta abstención no estructural (del 38.2%).

Esto permite ver claramente las posibilidades de incremento de la participación que puede haber en una elecciones, así como la participación en las elecciones de cada tipo. Un mejor trabajo sería territorializarlo lo más posible y cruzar estos resultados con otras variables interesantes.

Participación convocatorias nacionales sin estrructurales

7 comentarios en “El 7-J sólo votó el 8.82% del censo

  1. Muy interesantes estas dos entradas, Geógrafo, sobre todo porque este es un tema sobre el que se ha investigado muy poco en España, pese a lo importante que es.

    De todas maneras, un pequeño matiz a estas dos cifras que aportas sobre la abstención/participación estructural: asumes que el 41,77% de personas que siempre votan son siempre las mismas, cuando no tiene por qué ser así. De hecho, se me hace muy difícil imaginarme que más del 5% de la población haya votado en todas las elecciones que nombras.

    No soy un experto en este tema, pero la impresión que yo tengo es que existen hasta 4 perfiles de ciudadano respecto a la participación: los que siempre votan, los que votan casi siempre, los que votan sólo en elecciones excepcionales y los que no votan nunca.

    Creo que nunca se ha hecho en España una estimación de que porcentaje representaría cada grupo, supongo que porque no debe ser posible acceder a este tipo de datos. Pero, si no recuerdo mal, un par de politólogos franceses lo intentaron hacer en varios distritos de París con todas las elecciones de los años ochenta y noventa, y obtuvieron como resultado que una amplísima mayoría de los ciudadanos eran “abstencionistas intermitentes”. Así que seguramente en España la “abstención no estructural” será también mayor a ese 38,2%.

    ¡Un saludo!

    1. Los cuatro perfiles me gustan, incluso añadiría un quinto: los que votan normalmente excepto en elecciones que les importan poco.

      Hasta donde yo sé los partidos son los que mejor podrían estudiar la abstención, porque ellos son los que tienen los datos, mesa por mesa, de quiénes no han votado y sus edades. ¿Lo hace? No creo…. ya Franesco indica algo en su comentario.

  2. Planteé en una ocasión en mi agrupación, justo después del “Tamayazo”, que era el momento no sólo de saber EXACTAMENTE quiénes eran los abstencionistas no estructurales entre dos citas separadas por sólo 5 meses, sino de CONTACTAR con ellos: de mayo a octubre de 2003, la participación en mi distrito había descendido en 1.600 personas y al PSOE le habían votado 1.500 personas menos, al PP 200 menos y a IU 100 más. Todo cuadraba y teníamos punteados los censos porque la labor de los interventores de la agrupación había sido magnífica…

    Es decir, que bastaba con visitar a esas 1.600 personas de quienes constaba en nuestros censos punteados que habían votado en mayo, pero no en octubre, para saber por qué se habían quitado de enmedio después del “Tamayazo” y si estaban tan cabreados con la inacción política del PSOE en Madrid. Por supuesto, es casi seguro que hasta 200 de esos ciudadanos fuesen votantes del PP (los 200 que tampoco habían votado) y quizás se enfadasen por abordarles, pero los otros 1.400 estarían encatandos de que “su partido” demostrase que su opinión le interesaba y, sobre todo, que la organización “funcionaba”, porque se sorprenderían de que hubiésemos sido capaces de detectar su abstencionismo y de desplazarnos personalmente a sus casas…

    Eran 1.600 personas que en cuatro años, hasta las elecciones de 2007, se debían haber visitado durante los 200 días laborables anuales, a razón de 2 diarias… Y así en todas las agrupaciones de la Comunidad… Sobre todo porque se puede hacer sin mucho trabajo.

    Planteé la cuestión en mi agrupación, me dijeron que ellos habían enviado los censos punteados a Miguel Fleta (sede del PSM) y que la Ejecutiva Regional decidiría la estrategia de actuación… Y hasta hoy… Por el camino, Aguirre revalidó la presidencia en 2007 y Simancas tuvo que dimitir…

    Para no hacer más el primo, no he vuelto a puntear los censos.

  3. Me parece bastante buena la idea, y a grandes rasgos es válida para conocer a aquellos que votan contra viento y marea, pero (y si no hubiera pero no comentaría), la gente tiene la mala idea de morir, por lo que me parecería mas correcto haber hecho las estadisticas por años de nacimiento.

    Aunque esto no lo debería de hacer una persona anónima, deberia de ser hecho de manera oficial, cruzando datos económicos, ademas de los que utilizas.

  4. La idea es interesante pero creo que el desarrollo estadístico que has empleado es erróneo, sencillamente has aplicado una interpolación lineal, y esto sólo se puede aplicar cuando las variables (votantes y procesos elñectorales) son las mismas y tienen el mismo valor, y este no es el caso.
    Es obvio que los votantes no son los mismos en 1982 votó un 79,92% del censo lo que supuso 21.469.279 y por ejemplo en las generales de 2008 votó menor porcentaje 73,85% lo que supuso 25.900.442 votos, casi un 25% más de votos.
    La solución a lo que propones sería bastante compleja, habría primero que desestacionalizar los datos (no es lo mismo votar el referendum de la Constitución que el referendum de la Constitución Europea), después habría que fijar un criterio objetivo para determinar los costes de oportunidad de ir a votar (no es lo mismo votar en un colegio electoral con un censo de 250 electores que en uno con 2000) esto implicaria estudiar de que manera afecta la abstención en relación al número de habitantes de los municipios y de las ciudades y constatar su evolución a lo largo de los años, así como la evolución de los respectivos censos electorales, distinguiendo voto rural/urbano por ejemplo, y por último utilizar las herramientas estadísticas adecuadas. Todo esto entre otras muchas cosas.

    Una solución simple, como la que has dado y a su vez errónea también pero mas acertada, sería realizar sendas medias geométricas a los porcentajes de participación y abstención y a su vez ponderarlos en relación al incremento del censo electoral.

    Saludos.

    P.S. La realidad del ser humano es compleja y subjetiva y creo que nunca se podrá reducir a una estadística, aunque es una herramienta útil y nos ayuda ha acercarnos a la compleja realidad social. Al fin y al cabo es sólo estadística, recuerda que el CIS predijo una participacón del 80% tan sólo una semana antes de las elecciones ¿alguien se lo creyó?

    1. Es cierto lo que indicas y yo me escudo en mi ignorancia estadística, reconocida en la entrada.

      En todo caso el “estudio” está sobre el electorado nacional y no por municipios. Sé que esto tiene enormes debilidades, pero básicamente lo que quería decir es que hay un tanto por ciento que no vota, otro que siempre vota y una serie de personas que decide ocasionalmente si lo hace o no, y dar una pista sobre qué porción ocupa cada cual.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s