Incentivos y fracaso escolar

fracaso-escolar
En medio de la crisis que vivimos, la educación, la obtención de títulos de secundaria y profesionales, está volviendo a ser un requisito para encontrar un trabajo cada día más escaso. Si la crisis se alarga no tengo duda de que la presión social y familiar a favor de los estudios reducirá sustancialmente las cifras del fracaso escolar.

No voy a decir nada original, pero me gustaría hacer un pequeño análisis “económico” del fracaso escolar en términos de coste/beneficio. Una de las causas por la que la educación no tiene demasiado éxito es porque ha exigido unos costes muy altos para unos beneficios muy bajos.

Intentaré explicarme. La educación había dejado de ser un instrumento de inserción laboral y de promoción social. Un estudiante que dejaba de serlo y se incorporaba a ciertos sectores económicos en los tiempos de la “burbuja” podía tener unas remuneraciones y una independencia impensables para el que continuaba estudiando o formándose profesionalmente.

Por el contrario el que continuaba sus estudios no sólo seguía dependiendo de sus padres, sino que no tenía ni independencia, ni el reconocimiento como un igual que da lo laboral en nuestra social (ni tampoco el coche nuevo tuneado y los viajes al Caribe con la novia).

Además nuestra economía ha remunerado especialmente bien a trabajadores no cualificados o escasamente cualificados, mientras que contrataba a trabajadores sobrecualificados para otros puestos, visto el superávit de titulados universitarios.

Buena parte del fracaso escolar puede encontrarse en la falta de incentivos que la educación tenía en los alumnos y en sus familias. Si la educación recupera sus incentivos, el fracaso escolar puede reducirse, aunque también creo que es justo decir que sólo es un factor, importante pero no el único. Ya comienzan los primeros síntomas de la “vueltas a las aulas“.

5 comentarios en “Incentivos y fracaso escolar

  1. Qué razón tienes… si te contara la de amigos albañiles que tengo que cuando tenían 18 cobraban un pastón y yo seguía dependiendo de mis padres… Ahora creo que ellos se cambiarian por mi. Cómo han cambiado las cosas

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s